Platos de invierno para entrar en calor

26 Ene 2014 Jennifer García Sin Comentarios

Parece que el invierno ya ha llegado. Despedimos el 2015 con la sensación de estar todavía en otoño, pero el inicio del 2016 nos ha traído lluvias y frío por todas partes. Hay miles de formas de combatirlo: abrigándote, quedándote en casa o sencillamente comiendo. Un plato de cientos de calorías es una estupenda opción para hacer que la temperatura del cuerpo suba (y el peso también). Veamos algunos de los platos tradicionales que todas las abuelas saben preparar y que ninguno somos capaz de rechazar.

cocido

Fuente: Salvatore G2

Gachas manchegas

Aunque hay diferentes variedades en función de la comunidad en la que nos encontremos, hoy hemos preferido quedarnos con las de Castilla – La Mancha. Es un plato muy sencillo. Prepara aceite en una sartén y ponlo a calentar. Después echa en la sartén los dientes de ajo pelados y sofríelos. Cuando estén listos, retíralos y en su lugar introduce la panceta troceada. Añádele primero el pimentón y después la harina de Almortas. Ten cuidado de que no se te queme (aproximadamente 2 minutos) y añádele agua sin remover. Déjalo así unos 15 – 20 minutos, tiempo necesario para que la grasa suba. Apágalo y permite que repose durante 5 minutos. Ya lo tienes listo para comer.

Sin duda que con esta mezcla de ingredientes, la subida de la temperatura está garantizada.

¿Por qué no te planificas un viaje a Castilla – La Mancha y disfrutas de su gastronomía? Aquí tienes algunas casas rurales.

Migas extremeñas

Si vas a Extremadura, ¿cómo resistirte a unas buenas migas? Has de tener mucha fuerza de voluntad para ser capaz de irte de aquí sin catarlas. Aunque puede que por tiempo o por ubicación geográfica no puedas viajar hasta Extremadura, por eso te damos algunas pautas para que seas capaz de prepararlas tu solito en casa.

Prevé antes de nada que vas a hacer migas. El día anterior a ponerte manos a la obra, corta el pan en rebanadas muy muy finas. Al día siguiente échalas en una fuente amplia con agua y sal, tápala con un paño y déjalo que repose. Mientras tanto, puedes entretenerte cortando el chorizo y el tocino en trocitos pequeños y sofriéndolos en la sartén. Al mismo tiempo sofríe también los ajos. Cuando veas que el pan está los suficientemente mojado, mezcla todo en una sartén y déjalo que se haga sin parar de remover para evitar que los ingredientes se mojen.

¿Te vienes a Extremadura? Mira sus casas rurales.

Fabada asturiana

fabada asturiana - copia

Fuente: calafellvalo

¿Puede haber un plato que te caliente más que la fabada asturiana? Probablemente sí, pero ahora mismo no se me ocurre ningún otro. Ya puede hacer -10 grados que después de meterte un plato de fabada entre pecho y espalda, tu temperatura será similar a la del verano. Este plato tan elaborado requiere de tiempo y de numerosos ingredientes, así que toma nota de una de sus recetas y prepáratelo tú en casa. Aunque ya sabes, nada está tan bueno como en su lugar de origen, así que prepárate un fin de semana y vete a Asturias, ya verás cómo agradeces meter al cuerpo un plato como este.

¡Mira qué casas rurales!

Cocido madrileño

Fuente: Manuel

Fuente: Manuel

Rectifico lo anterior. Sí hay un plato que supere, o al menos equipare en calorías a la fabada asturiana: el cocido madrileño. Con este plato tradicional de la capital, los madrileños tratan de hacer frente este frío seco que cada invierno permanece con nosotros durante unos meses. Sabes que para su preparación necesitas bastante tiempo, pero luego el resultado puede ser bastante satisfactorio. Imagínate comerte un buen plato de cocido, con su sopa de fideos, los garbanzos, el chorizo y la morcilla. Probablemente nadie como las abuelas para hacer uno de ellos pero, ya eres mayorcito para aprender a hacerlo, así que ponte manos a la obra y adelante.

O bien vente a Madrid, pasa un fin de semana en una casa rural y ¡a ponerte las botas!

Pote gallego

Fuente: juantiagues

Fuente: juantiagues

Este guiso tradicional del norte de España dicen que es el mejor revitalizante para dar al cuerpo la temperatura necesaria cuando por el frío, huye de nosotros. Los gallegos están muy orgullosos de este plato y no dudan en exportarlo a cualquier parte de España. A pesar de ser una comida con unos ingredientes muy básicos (patatas, verduras y hortalizas) acompañados de jamón y costillas, no deja indiferente a ningún paladar, siendo así un recurso muy habitual en las mesas gallegas. El potencial de la gastronomía en esta región es tan fuerte que nadie se resiste a sus encantos alimenticios.

¿Te preparas una escapada a Galicia? Echa un vistazo a sus casas rurales

Marmitako vasco

marmitako (1)

Fuente: Javier Lastras

Como buena región costera, el pescado no podía faltar entre uno de sus platos estrella: el marmitako. Como protagonista fundamental de esta comida está la patata cocida, acompañada por un ingrediente secundario encargado de darle ese toque personal y único que tanto nos gusta a los enamorados del marmitako. En mi caso lo he probado con salmón, pero probablemente el más conocido sea el elaborado con bonito. Sea cual sea la opción que elijas son perfectas para entrar en calor si vas a pasar un invierno en el bonito y frío País Vasco.

Y ya que estamos, ¿por qué no pruebas a pasarte unos días por la región y alojarte en sus casas rurales?

Menestra de verduras riojana

Vamos a darle una oportunidad a las verduras como opción ideal para entrar en calor a lo largo de este frío y largo invierno. Coge las verduras que más te apetezcan: alcachofas, coliflor o judías verdes. Las primeras puedes incluso rebozarlas, dándoles un sabor diferente. De esta forma, si no eres demasiado apasionado de las verduras, puedes disimular su sabor con esta técnica. Ponlas calentitas y ya verás como todo ese frío que se te ha quedado impregnado en los huesos lo superas.

¿Te hace una escapada a una de las casas rurales de La Rioja?

Botillo del bierzo

Tengo que reconocer que hasta la redacción de este artículo desconocía lo que era el botillo. Pero una vez visto… ¡tengo que probarlo! Esa fabulosa mezcla de chorizo, patatas, caldo y repollo es ¡maravillosa! Estoy imaginándome comiendo eso y se me está haciendo la boca agua.

Aunque uno de los botillos más famosos es el de El Bierzo, es frecuente encontrártelo en otros puntos de Castilla y León, así que si en tus planes de invierno estaba visitar esta región, no olvides probar este plato, seguro que entras en calor.

Busca aquí tu casa rural para disfrutar de la comunidad.

Ropa vieja canaria

ropa vieja

Fuente: stu_spivack

Aunque el frío de Canarias, probablemente no tenga nada que ver con el de Asturias, o País Vasco, ellos también su particular “invierno”. ¿Y cómo calientan el cuerpo para intentar superarlo lo mejor posible? Muy sencillo, como en el resto de España, comiendo. Y para ello tienen un plato muy tradicional, la ropa vieja. Debido al potencial de sus ingredientes, es fácil que subas la temperatura corporal fácilmente. ¿De qué se compone? De garbanzos, patatas, carne, tomates, pimiento o perejil entre otros ingredientes. Puede que te recuerde ligeramente al cocido, pero solo tienes que catarlo para notas la diferencia.

Si eres de los que piensa en Canarias no tienen invierno, vente a las islas y compruébalo tú mismo. Ah, y de paso conoce las casas rurales del archipiélago.

Caldereta de langosta menorquina

Fuente: Daniel Lobo

Fuente: Daniel Lobo

Y de isla a isla y tiro porque me toca. Ahora aterrizamos en Menorca para hablar de la caldereta de langosta menorquina. Pero bueno si no puedes ir hasta Baleares siempre tienes la opción de preparártela en casa. Solo tienes que coger una vasija de barro donde sofreír un poquito la langosta. Añádele un poco de caldo de pescado y déjalo reposar durante 20 minutos con la langosta. Te quedará un plato de fácil elaboración y con muy pocas grasas. Pero eso sí, perfecto para subir la temperatura.

Vente a Baleares y disfruta también de su turismo rural.

Tags:

Publicado en Gastronomía

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso