Alojarse en una casa cueva

11 Mar 2013 Beatriz Rodríguez Sin Comentarios

El interior de las cuevas ha sido refugio del hombre durante siglos. Ya en el Paleolítico Superior comenzó a valerse de las cavidades que se abrían en las montañas de forma natural. Miles de años después, las necesidades de seguridad y aislamiento llevaron al ser humano a intervenir y modificar el terreno para construir lo que hoy en día conocemos como casas cueva.

Este tipo de viviendas ofrecen una temperatura constante a lo largo del año: la montaña suministra el aislamiento necesario para equilibrar las condiciones climáticas (fresco en verano y protección contra el frío en invierno).

Esto supone un menor impacto en el entorno, gracias al ahorro energético que deriva del buen aislamiento de la vivienda. Y, hablando del entorno, se trata de alojamientos que, por su construcción, se integran perfectamente con el paisaje. Su forma y sus volúmenes dependerán de las características de la roca en que han sido excavadas.

Constituyen, además, un rico patrimonio histórico que merece ser visitado, ya que hay cuevas con más de 1.000 años a sus espaldas. ¿Y qué mejor forma de volver a nuestros orígenes y aproximarnos a nuestros antepasados que alojándonos en una casa cueva? Ya hemos hablado en alguna ocasión de Cuevas rurales Bardeneras (en Valtierra, Navarra), Casas Cueva Cazorla (en Hinojares, Jaén), pero en esta ocasión, recogeremos una lista más completa, en la que la comarca de Guadix (Granada), es protagonista por su elevado número de casas cueva.

Alojarse en una casa cueva, como Complejo La Tala, en Guadix (Granada)

Complejo La Tala (Guadix, Granada). Dispone de varias casas de distintas capacidades, perfectas para satisfacer tus necesidades. El entorno ofrece rutas de senderismo, barrancos, el Parque Natural de Sierra Nevada y otros pueblos encantadores, como Jerez del Marquesado o La Calahorra.

Cuevas del Zenete (Alcudia de Guadix, Granada). En sus 9 alojamientos encontrarás un cuidado diseño y una interesante oferta cultural y de ocio, además de un entorno lleno de hermosas localidades y varios parques naturales.

Cuevas La Granja (Benalúa de Guadix, Granada). Cuenta con 19 casas cueva en plena naturaleza, en las que podrás disfrutar de la fantástica cocina mediterránea y una completa oferta de actividades deportivas, culturales y de naturaleza. Los más pequeños también disfrutarán las 24 horas, gracias a su estupenda ludoteca.

Casas Cueva y Molino de Fuencaliente (Huéscar, Granada). Ofrece 15 casas cueva, perfectas para trasladarse a la historia, costumbres y hermosos paisajes de los pueblos circundantes. Podrás alojarte, también, en un molino de 250 años de antigüedad acondicionado para una estancia confortable. Y todo junto al lago de Fuencaliente, habilitado como piscina natural.

Cuevas La Atalaya (Huéscar, Granada). 6 alojamientos, con diferentes capacidades y todo el equipamiento necesario para disfrutar de la riqueza cultural de la comarca y de las “7 maravillas de Granada”, elegidas por votación popular en 2007, entre las que se incluye la Colegiata de Santa María La Mayor.

Cuevas Cortijo Tío Bernardo (Galera, Granada). Encantadora casa situada en plena vega del río Galera, junto al yacimiento arqueológico de la Necrópolis Íbera de Tútugi y otra de las “7 maravillas de Granada”, el yacimiento arqueológico del Castellón Alto.

Cuevas Tiana (Baza, Granada). Disfruta, acompañado de tu mascota, de la riqueza gastronómica, natural y cultural de la comarca, en la que destacanlos yacimientos arqueológicos de Basti y del Castollón Alto, los parques naturales de la Sierra de Baza y de la Sierra de Castril o del conjunto histórico-monumental de Baza.

Cuevas Cortijo El Moral (Castilléjar, Granada). Situadas en el corazón del Altiplano de Granada, sus 4 casas cueva (o su cortijo, si lo prefieres) te ofrecerán una estancia única en plena naturaleza, rodeado de alamedas y olivos, y junto a los bad-lands. Dispone, además, de amplias zonas verdes, barbacoa, zona para niños y piscina.

Cuevas Al-Qulayat (Castilléjar, Granada). Goza de una estancia fuera de lo convencional, rodeado de hermosos paisajes, en el que la paz será tu más fiel compañera. Entre su amplia oferta, destacan los parques naturales de la Sierra de Castril, de la Sierra de Baza o de la Sierra de Sagra, Galera, Orce, las cuevas de la morería, el yacimiento arqueológico de Castellón Alto y un largo etcétera.

Cazorla Casas Cueva (Hinojares, Jaén). Al sur del Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas, estas 4 casas cueva ofrecen un entorno incomparable y un ambiente rústico, combinado con un moderno equipamiento: jacuzzi, home cinema, salón con chimenea, etc.

Cuevas La Panadera (Hinojares, Jaén). Además de su emplazamiento, en pleno Parque Natural de Cazorla, podrás disfrutar de fantásticas vistas a Sierra Nevada. Cuenta con todo lo necesario para vivir una experiencia inolvidable, sin renunciar al espíritu rústico que envuelve sus paredes, como bañera jacuzzi especial para parejas.

La Cueva de los Sueños (El Romeral, Toledo). Sumérgete en un océano de sensaciones en este alojamiento con más de 100 años de antigüedad, en el que encontrarás cuatro dormitorios decorados con distintos estilos: africano, marroquí, hindú e ibicenco, junto a un encantador salón de té, de temática árabe.

No lo dudes y prueba: alojarse en una cueva nunca había sido tan agradable.

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso