La Ruta del Quijote

6 May 2016 Jennifer García Sin Comentarios

El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, más comúnmente conocido como Don Quijote ha sido el responsable de dar nombre a películas, museos y a incontables rutas que de una forma u otra muestran los lugares por los que este valiente hidalgo venido a menos iba pasando. Con un recorrido de 2.500 kilómetros que cruza campos y pueblos de Castilla-La Mancha,  está categorizada como Itinerario Cultural Europeo por el Consejo de Europa.

  1. Ruta para ir con niños
  2. La Ruta del Quijote en bici
  3. La Ruta del Quijote en autocaravana

quijote

Como hay muchas formas de recorrerla, hoy te vamos a proponer varias formas de conocer la tierra. A pie, en bici, a caballo, con niños…


La Ruta del Quijote para niños

Hay algunos lugares que por el interés que despiertan o por la facilidad para ser recorridos por los niños son ideales para ellos. Es el caso por ejemplo de El Toboso. Este pueblo toledano de 2.000 habitantes es conocido en todo el mundo por ser el lugar donde vivía la amada Dulcinea. El Ayuntamiento, aprovechando el tirón de la obra cervantina organizó hace unos años una ruta que atraviesa los lugares más emblemáticos del pueblo. Parte, como no, de la casa donde vivía la doncella, en la que años después, se ha descubierto que vivía Ana de Zarco, de la que Cervantes estaba enamorado. El paseo continuará por  calles de casas blancas y edificios adornados con las más famosas frases del Quijote.

Fuente: M.Peinado

Fuente: M.Peinado

Pero sin duda uno de los homenajes más importantes del pueblo a la obra cervantina son las dos figuras que representan a la bella Dulcinea y a Don Quijote, arrodillado frente a su amada.

Campo de Criptana en Ciudad Real es otro de los destinos obligados para toda familia que viaje con sus niños. Si ya les has hablado previamente del Quijote, conocerán la importancia de los molinos en partes puntuales de la novela. Saber que esos gigantes que se anteponían al hidalgo, eran en realidad los molinos que tienen delante les hará sentirse por un momento como el protagonista de la novela. Además de ser unas imponentes construcciones, forman parte del paisaje manchego ya internacionalmente conocido.

Fuente: M.Peinado

Fuente: M.Peinado

Otro lugar que también puede ser interesante para los niños es la Casa de Medrano. Ya no como un capítulo más en la vida del Quijote, sino en este caso en la vida de su autor, Cervantes. Fue precisamente en la Cueva de Medrano en la que estuvo preso el escritor y en el que en teoría, escribió su archiconocida obra.

La Ruta del Quijote en bici

Otra de las alternativas, más rápida por supuesto es la de hacer la ruta en bici. Si la dividís en varias etapas, podréis practicar vuestro deporte favorito al mismo tiempo que disfrutáis de unos paisajes inconfundiblemente manchegos. El recorrido se dividiría en tres etapas con 117, 115 y 59 kilómetros cada una. Nuestra propuesta es la siguiente: El Toboso, Campo de Criptana, Tomelloso, La Solana, Manzanares, Almagro, Bolaños, Daimiel, Villarrubia de los Ojos, Las Labores, Puerto Lápice, Herencia, Alcázar de San Juan, Campo de Criptana para volver de nuevo al Toboso.

La ruta incluye estos pueblos porque varios son mencionados en las páginas de la obra, pero puede modificarse a gusto de los ciclistas, así como en función de lo que quieran visitar y de la dificultad que le quieran poner. A pesar de ser La Mancha, esta tierra tiene un desnivel de hasta 1.000 metros, por lo que la sencillez no es completa.

La Ruta del Quijote en autocaravana

Los hay que prefieren hacer esta ruta más cómodamente, aprovechando el tiempo y teniendo la oportunidad de visitar más lugares en menos tiempo. Bien en autocaravana o en coche, lo cierto es que en ambos vehículos también es posible hacerla. Una opción es empezar la ruta en Toledo, ciudad Patrimonio de la Humanidad y por qué no, una de las más bonitas de España. Diferentes puntos de la capital castellanomanchega como el mirador del Valle, la Plaza de Zocodover o las calles históricas. Más allá de la ciudad, otros pueblos cercanos como Almonacid y su castillo o las ruinas de una antigua fortificación en Mora son otras de las opciones para descubrir desde el vehículo.

Podéis avanzar a lo largo de la provincia con la autocaravana y llegar hasta Ciudad Real. De nuevo los molinos de viento se convierten en una fantástica opción para contemplar la arquitectura manchega y uno de los capítulos más importantes en la obra de Cervantes. Los de Campo de Criptana son los más conocidos, destacando sobre todo Burleta, Infanto y Sardinero, molinos que a día de hoy siguen conservando el mecanismo original con el que fueron construidos, pertenecientes al siglo XVI.

Continuando en Ciudad Real, Almagro, el pueblo de las berenjenas, es además un importante conjunto histórico-artístico que tiene su principal interés sobre todo en el Corral de Comedias y su mundialmente conocida Plaza Mayor. La ruta de Don Quijote puede continuar hasta las Tablas de Daimiel, un conjunto natural que en los últimos años, gracias a la labor de diferentes campañas publicitarias, ha vuelto a ser lo que fue en un pasado. Continuaría como no por Argamasilla de Alba, del que se dice, es ese lugar de La Mancha del que Don Quijote no quería acordarse.

Las formas de descubrir y conocer la ruta del Quijote son infinitas. Solo tienes que tener predisposición y muchas ganas de andar, montar en bici o subirte al coche con el fin de perderte entre los pueblos que protagonizaron uno de los libros más importantes y famoso de la historia literaria.

A lo largo de toda el recorrido puedes encontrar casas rurales en la Ruta del Quijote.

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso