De ruta por los 10 faros más bonitos de Galicia

9 Jul 2021 Aroa Salazar Sin Comentarios

Si nos preguntas cuantos faros hay en Galicia lo cierto es que son incontables… Cada cual más bonito e impresionante que el anterior. Por eso son muchos los viajeros que deciden realizar una ruta por los faros más conocidos de la comunidad. En este caso, nosotros hemos elegido diez de ellos para mostrarte que además de servir como punto de referencia para los barcos, ahora algunos se han convertido en un alojamiento rural o son punto de interés turístico de la zona por sus increíbles vistas al mar. Lo mejor es que puedes hacer la ruta de los faros en autocaravana o incluso en bicicleta si eres de los que va con ella a todas partes. Además, es un plan perfecto para ir con niños. ¿Imaginas dormir en un faro? Pues sigue leyendo porque puedes hacerlo en alguno de ellos.

Faro de Fisterra (A Coruña)

Este faro recibe su nombre del cabo donde está ubicado. De hecho, este cabo es uno de los más visitados de Europa y el más cercano a América. El Cabo de Fisterra surgió en la época romana cuando se pensaba que este era el punto más occidental de la península y donde se acababa el mundo, por lo que lo llamaron «finis terrae». Sea como fuere este lugar es uno de los más conocidos por los navegantes por su peligrosidad, ya que aquí han naufragado varios barcos a lo largo de su historia. Desde el faro podrás contemplar las fantásticas vistas al mar y al paisaje agreste que lo rodea. En cuanto al faro se trata de una construcción de 1853 que cuenta con una torre octogonal y la casa del farero. El faro se construyó a 138 metros del nivel del mar y su luz alcanza los 65 kilómetros de longitud. ¿Lo mejor? Disfrutar del atardecer para ver el sol mientras desaparece en la inmensidad del océano.

Faro de Cabo Home (Pontevedra)

Este faro se encuentra en el extremo del Cabo Home. Destaca por ser una de las torres más altas de Galicia y por su color blanco y azul que destaca entre el paisaje. Al igual que el Faro de Fisterra, éste también fue construido en 1853. Cuenta con 18 metros de altura y su luz alcanza los 12 kilómetros. Su principal función es señalar la entrada de la ría de Vigo entre las Islas Cíes y la Costa da Vela. Como curiosidad, contar que debido a la densa niebla que aparece en este lugar a menudo, se decidió colocar una sirena en 1888 llamada «Vaca de Fisterra» para avisar a los navegantes del peligro. Además, este faro se encuentra en una de las zonas costeras más bonitas de las Rías Baixas donde hay una ruta circular de 8 kilómetros perfecta para ir con niños. Durante el recorrido también podrás ver el Faro de Punta Robaleira, más pequeño y de color rojo.

Faro Roncudo (A Coruña)

Su nombre proviene del fuerte sonido ronco que hacen las olas al chocar contra las rocas de los acantilados. Se trata de un faro sencillo construido en 1920 que cuenta con una altura de 11 metros. El paisaje que le rodea destaca por sus piedras de granito que lo hacen agreste y misterioso. Además, este lugar es muy conocido por el famoso percebe del Roncudo, considerado el más delicioso de Galicia. Aquí los percebeiros trabajan en condiciones extremas para conseguir este preciado manjar, algunos de ellos incluso han perdido la vida, por eso se colocaron dos cruces en honor a ellos. Por otro lado, este lugar es también muy peligroso para los barcos, algunos de los cuales también han naufragado en aguas de la temida A Costa da Morte. Aun así, no deja de ser un sitio especial donde contemplar el inmenso mar azul del paisaje gallego.

Faro de Candieira (A Coruña)

Si algo destaca de este lugar es lo peligroso de su camino para llegar hasta el faro. Y es que para llegar hasta aquí deberás dejar el coche unos kilómetros antes de llegar al faro para caminar por la carretera desde Cedeira, atravesar el bosque y descender por un sinuoso camino hasta el faro. Eso sí, te aseguramos que el esfuerzo merece la pena cuando llegues hasta aquí y disfrutes de las maravillosas vistas. El faro, construido en 1954, se encuentra a pocos metros sobre el nivel del mar y posee un color blanco y rojo muy bonito que lo hace destacar entre el paisaje. Desde aquí podrás admirar el impresionante acantilado de grandes rocas y los islotes que emergen del mar a su alrededor.

Faro de Punta da Barca (A Coruña)

Este faro quizás no destaca por su belleza, pero sí por la impresionante ubicación en el Cabo Vilán. Si en los casos hasta ahora mencionados lo mejor era ir al atardecer, en este caso recomendamos acudir a primera hora de la mañana para ver el amanecer. Y es que la luz que hay a esta hora del día y los colores que aparecen en el cielo son absolutamente bellos. Para llegar hasta aquí hay un camino perfectamente señalizado y muy sencillo. Lo bonito de este lugar es que el faro se encuentra muy cerca del santuario de la Virgen da Barca. En cuanto al faro, éste fue creado en el siglo XX como señal para los barcos. Aunque realmente no podemos hablar de faro como tal, ya que esta edificación está considera una baliza costera según las autoridades portuarias.

Faro Cabo Vilán (A Coruña)

También llamado Cabo Vilano, este faro es uno de los clásicos de Galicia. Al encontrarse en la Costa da Morte es normal que haya vientos de hasta 200 km/h y olas de varios metros de altura, por lo que se trata de un lugar inhóspito y peligroso. Por el contrario, se encuentra en un enclave declarado Sitio Natural de Interés Nacional. Se trata del faro eléctrico más antiguo de España, construido en 1896. En la actualidad, la casa del farero acoge un Centro de Interpretación donde se cuenta la historia del faro, los naufragios y que alberga algunas de las piezas marítimas de la Costa da Morte. Precisamente, una de las historias más conocidas de este lugar es el naufragio del barco inglés HMS Serpent en 1890.

Torre de Hércules (A Coruña)

Se trata de una mezcla entre torre y faro situada sobre una colina y con una altura de 55 metros. Fue construida en el siglo I y es el único y más antiguo faro romano en funcionamiento. Además, es el tercer faro más alto de España, por detrás del faro de Chipiona, el más alto con 62 metros, y el Faro de Maspalomas, de 60 metros y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2009. Como curiosidad mencionar que este faro era conocido como Faro de Brigantia. En la actualidad este faro se puede visitar y subir los 234 escalones hasta lo alto de su torre donde te explicarán la historia y la importancia de este edificio. Desde luego el nombre es de lo más mitológico, por eso el faro esconde varias leyendas relacionadas con la mitología griega que mejor no te desvelamos para que las descubras durante la visita.

Faro Islas Cíes (Pontevedra)

Como ya sabrás las Islas Cíes es uno de los paisajes naturales más bellos de España. Pero no solo eso, si no que aquí se encuentran tres de los faros más importantes de Galicia. Uno de ellos es el Faro da Porta, construido en 1918 muy cerca del nivel del mar. Este faro puede visitarse haciendo la ruta del Faro da Porta, de unos 5 kilómetros por el borde de la costa y con vistas a la playa de Rodas y las dunas. El Faro de Cíes, de 1853, es el más conocido por sus impresionantes vistas panorámicas de la isla, sus acantilados y la ría de Vigo. El tercero de ellos es el Faro do Peito, situado en la isla de Monteagudo desde donde se pueden contemplar los acantilados escarpados de la isla.

Faro Isla Pancha (Lugo)

Como ya te habíamos adelantado al comienzo del post, el Faro Isla Pancha es uno de los ejemplos donde podrás alojarte y dormir en un auténtico faro. Su construcción data de 1857 y actualmente está en activo iluminando el mar durante las noches. Lo curioso de este faro es que se encuentra en una pequeña isla conectada con la península a través de una carretera construida sobre el mar. Aquí se encuentran dos edificios, por un lado, el antiguo edificio del faro original pintado de azul y blanco, y por otro, un pequeño faro cilíndrico de color blanco y negro. Lo bonito de este lugar es que en el mes de abril la planta uña de gato invade de color rosa el paisaje de la isla.

Faro de Punta Nariga (A Coruña)

Se trata del faro más joven de Galicia y el más moderno y vanguardista. Te sorprenderá por su forma de barco diseñado por el arquitecto César Portela. Construido en 1995 destaca por la escultura de Atlante situada en la proa del barco que recuerda a un mascarón. Posee una altura de 50 metros y dos miradores desde donde se pueden contemplar las islas Sisargas. Otra de sus características es el fuerte viento que sopla en esta zona, y puede llegar hasta los 100 km/h. Aunque sin duda lo más especial de este lugar son las grandes rocas que rodean el faro y que poseen diferentes formas de animales. Su panorámica te encantará por sus vistas al mar de la Costa da Morte.

Deja un comentario

Acepto facilitar mis datos para la gestión de comentarios


Información básica aquí y política de privacidad

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso