Rincones con encanto: La Granja de San Ildefonso

2 Ene 2013 Beatriz Rodríguez Sin Comentarios

Hace un par de meses recogimos varias razones para viajar a Segovia: su céntrico emplazamiento, su fabuloso patrimonio monumental, su irresistible gastronomía… Aprovecha las fiestas para tomarte unos días de descanso y visitar otro de los lugares con mayor encanto de la provincia: La Granja de San Ildefonso.

Palacio Real y jardines de San Ildefonso (Segovia)

En esta localidad podrás encontrar un palacio-residencia de verano construido entre 1721 y 1761 por orden de Felipe V, quien añoraba su infancia en Versalles y Fontainebleau. El resultado fue un lujoso palacio repleto de obras de arte y elegantes detalles: bóvedas pintadas al fresco, cuadros de Panini, mobiliario de los siglos XVIII y XIX y un largo etcétera.

La Granja de San Ildefonso se compone de cuatro alas con dos patios en los extremos (el Patio de Coches y el de la Herradura), obra de Andrea Procaccini. Junto al palacio se halla la antigua capilla de la Real Colegiata de la Santísima Trinidad, en la que reposan los restos de Felipe V y de Isabel de Farnesio.

No se puede hablar de este rincón sin hacer mención a sus jardines, la Sala de los Mármoles o el Museo de Tapices, en la Antigua Casa de las Damas. El museo ofrece una espectacular colección de enormes tapices flamencos, elaborados en honor de Carlos I.

Los jardines son obra del escultor René Carlier y del jardinero mayor Esteban Boutelou. Su semejanza con los de Versalles y Marly, hacen que sean hoy en día uno de los mejores ejemplos de los jardines del siglo XVIII. Están formados por parterres y bosquetes delimitados con paredes de vegetación y alineaciones de árboles, desde tilos a castaños de Indias, e impresionantes secuoyas ante la Real Colegiata. Cualquier época del año es buena para visitarlos, aunque en otoño muestran especial esplendor.

Los macizos y avenidas están decorados con estatuas de mármol blanco, jarrones del siglo XVIII e impresionantes esculturas de plomo pintado, entre las que destacan la de Neptuno, Apolo y Andrómeda, la Cascada de Anfítride, las de las Ocho Calles, el Canastillo, los Baños de Diana y la Fama. Podrás contar casi una treintena de fuentes con interesantes juegos de aguas.

Si visitas el Real Sitio de San Ildefonso, hay una consecuencia segura: querrás volver. No te prives de unos días de descanso y disfruta de este oasis de paz, próximo a Madrid.

Tags: ,

Publicado en Destinos

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso