La Rioja Alta: bodegas y pueblos

20 Ene 2017 Jennifer García Sin Comentarios

Descubrir España al 100% es un reto posible pero un tanto difícil. Si te lo propones, lo puedes lograr a lo largo de toda tu vida. Si ese es tu objetivo, ten en cuenta y apunta en la lista, el destino del que te vamos a hablar hoy: la Rioja Alta.

La Rioja Alta

Es la parte situada más al oeste de la región. Engloba hermosos pueblos y fabulosas bodegas dónde se crían algunos de los mejores vinos de España. Recorrerla no es solo un placer para el paladar, también para la vista que descubre nuevos paisajes, probablemente nunca vistos hasta entonces.

Pueblos de la Rioja Alta

Aquí haremos una pequeña selección de algunos de los pueblos de la Rioja Alta. Obviamente nos quedaremos con una representación, desde aquí no queremos que ninguna localidad se moleste por no aparecer en el listado, sabemos de la belleza y hermosura de la práctica totalidad.

Santo Domingo de la Calzada

Enclave mítico de la Rioja Alta donde los haya, además de esto es uno de los puntos del recorrido que los peregrinos hacen en su camino a Santiago. Situado junto al cauce del Río Oja, demográficamente hablando, en los últimos años está viviendo su mejor situación. Desde mediados del siglo pasado eran unos 2.000 calceatenses los que vivían en el pueblo, una cifra que se ha ido incrementando hasta llegar a los 6.500 actuales.

Entre los lugares de interés más destacados de Santo Domingo de la Calzada es imprescindible destacar su catedral, que desde 1158 acompaña a los habitantes. En su interior descansan los restos de Santo Domingo de la Calzada al que se le atribuyen milagros como la curación del caballero francés que se encontraba poseído por el demonio o la de un normando que de nuevo volvió a ver después de una visita a la catedral.

No hay que irse muy lejos de la catedral para encontrarte con una de las plazas más bonitas del pueblo, la de España. Está justo detrás del templo y en ella acoge el edificio del Ayuntamiento.

¿Te suena la dinastía de los Trastámara? Pues en una de las casas del pueblo murió Enrique II de Castilla, perteneciente precisamente a esta familia. Ahora se ha convertido en Biblioteca y Oficina de Información y Turismo.

Si te ha picado el gusanillo de la curiosidad y quieres descubrir el pueblo, anímate a pasar unos días en una casa rural de Santo Domingo de la Calzada.

Nájera

Con el río Najerilla como protagonista geográfico del pueblo, tiene una población de unos 3.000 habitantes. Históricamente ha pasado por diferentes invasiones. En primer lugar los romanos. Por entonces el término municipal del pueblo se extendía hasta la localidad de Tricio, a dos kilómetros de Nájera. Posteriormente con la llegada de los musulmanes, el pueblo será un punto clave en la frontera cristiana con los árabes.

Toda esta historia ha creado un escenario arquitectónico fabuloso. Necesariamente, es obligatorio empezar por el Monasterio de Santa María La Real. Su construcción pasó por diferentes etapas: de la primera fase en pie solo queda la cueva de la Virgen. En una segunda puesta en marcha, en 1435, se levanta el que es actualmente el monasterio. Por su belleza e historia, en 1889 es declarado Monumento Nacional.

Más allá de construcciones religiosas, el Castillo de la Mota, de origen musulmán fue importante en la Batalla de Nájera aunque el tiempo y el poco cuidado que se ha puesto sobre él lo han llevado a una situación ruinosa en la actualidad. Y muy cerca del Castillo está el alcázar, hoy en día en ruinas pero del cual se están extrayendo numerosos restos y mosaicos tras las excavaciones que se pusieron en marcha hace algunos años.

¿Crees que Nájera podría ser el destino de tu próxima escapada? Entonces vé reservando una casa rural y pasa una estancia inolvidable.

San Vicente de la Sonsierra

San Vicente de la Sonsierra

Fuente: SBR55

Su conjunto monumental, formado por el castillo, la fortaleza y la iglesia parroquial lo alzan como un lugar de peregrinaje donde la historia se mezcla con el presente con pequeños tintes culturales que denotan su tradición.

A los pies de la Sierra del Toloño, actualmente se encuentra poblado por un millar de personas y aunque en ruinas, uno de los puntos de atracción más destacados es el Castillo de San Vicente. Construido en el siglo XII, a lo largo de la historia fue parte de la línea defensiva entre Laguardia y Labastida. Con las características típicas de los castillos fortaleza, es fácilmente visible desde la distancia dado que se encuentra sobre un cerro a 528 metros de altitud. Está dividido en tres partes: el recinto amurallado, el superior y el fortificado por la muralla inferior.

Dentro de este recinto está la Iglesia de Santa María la Mayor levantada en el siglo XIII. Adjunta aparece la Ermita de la Vera Cruz, la cual permanece cerrada durante la semana excepto los domingos a la 1 de la tarde que abre para celebrar la misa semanal.

Es un castillo y un pueblo que merecen una visita. Recuerda reservarte una casa rural en San Vicente de la Sonsierra y disfruta de tu estancia.

Bodegas en la Rioja Alta

Aquí de nuevo tienes otra pequeña selección de bodegas que visitar en tu periplo por la Rioja Alta. Te sorprenderán, te conquistarán y sobre todo, dejarán un maravilloso recuerdo en tu memoria (y en tu paladar).

Bodegas Puelles

En Ábalos y con un total de 700 barricas, la bodega no solo ofrece una degustación gratuita, sino que además tiene servicios de alojamiento y aparcamiento para que la experiencia en su interior no sea de un solo día y puedas alargarla todo lo que necesites. Si te interesa, tienes visitas guiadas de lunes a sábado desde las 11.30 hasta las 17.00. Por supuesto se encuentra también abierta en temporada de vendimia.

Bodegas Marqués de Cáceres

Desde 1910 forma parte la amplia red de bodegas de La Rioja. Con presencia en más de 120 países, tiene un total de 36.000 barricas. Equipada con una amplia sala de catas, la bodega ofrece visitas de lunes a viernes de 11 a 16 y los sábados a las 11, 13 y 16. Una experiencia en el municipio de Cenicero que te puede interesar si eres amante del enoturismo.

Bodegas Gómez Cruzado

Una historia muy curiosa la que se esconde detrás de esta bodega. Todo parece remontarse hasta el 1886, cuando Ángel Gómez de Arteche descendiente de emperadores aztecas comenzó a comprar y vender vinos en la región. Con el paso del tiempo, la bodega cae en manos de Ángel y Jesús Gómez Cruzado que se encargan de extender el negocio por todo el país. Poco a poco su nombre fue haciéndose cada vez más importante hasta que de nuevo en 1990 y 2003 volvió a cambiar de propietario, este último vinculado con México, volviendo así a sus antiguos orígenes.

Actualmente tiene unas 330 barricas y cuenta con tienda y aparcamiento.

¿Quieres encontrar más bodegas en La Rioja Alta? Aquí tienes una amplia selección

Y ya terminamos este artículo con una petición. ¿Has estado en esta zona? Mándanos tus recomendaciones, ese lugar que no nos podemos perder y sobre todo aquél que más te sorprendió. ¿Te animas?

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso