5 cosas de pueblo que si has crecido en uno has visto

15 Sep 2017 Jennifer García Sin Comentarios

Cada pueblo es diferente al de al lado. Y seguro que el tuyo es mucho mejor, ¿verdad? De lo que no nos damos cuenta es que en la mayoría de ellos se repite un mismo patrón en la estética del municipio y en algunas tradiciones que se pueden haber mantenido o poco a poco ir perdiendo. Sea lo que sea, aquí hemos hecho una recopilación muy curiosa a la que nos gustaría que pusieras tu granito de arena para hacerlo más completo.

La fuente del pueblo

Todos, absolutamente todos tienen fuente. Cuentan nuestros padres que cuando venía algún novio forastero, los amigos de la novia se encargaban de meterlo al pilón como bienvenida. Una especie de ritual de bienvenida que seguramente vuestros padres os hayan contado alguna vez (si no han sido ellos los que lo han sufrido).

La plaza

Va íntimamente unida a la fuente del pueblo. Es indudable que la plaza es un lugar muy importante en todos los periodos de nuestra vida. Primero jugaste en ella. Después la usaste como sitio de quedada con los amigos, aunque después os fuerais a otras calles o parques a jugar. Cuando pasas la adolescencia, sigues quedando allí pero ya no te vas, prefieres pasar el rato ahí, al sol. Casi siempre hay un puesto de chucherías y helados al que visitabais a diario. Y por supuesto, un elemento estético imprescindible de las plazas son los señores mayores que se sientan allí a primera hora y los ves en el mismo lugar hasta casi que anochece. ¡Son entrañables!

Quizá no en todos los pueblos, pero sí que ha ocurrido en muchos. Dinos si esta historia te suena del tuyo. Hace algunos años, hubo una intensa remodelación de las plazas de nuestros municipios. La fuente de antes, se la cargaron. Pusieron una más moderna (y generalmente más fea). Y esos árboles casi centenarios que daban sombra a tres bancos, los cambiaron por otros raquíticos que a día de hoy todavía no dan ni la mitad que los de antes.

La torre

Aquí englobamos, torres, torreones, castillos, atalayas…que están a las afueras del pueblo, en el campo y que con toda probabilidad fuiste de excursión cuando estabas en el colegio. Siempre hay una leyenda que nos contaban de pequeños y que todavía a día de hoy seguro que recuerdas y has contado a tus compañeros de trabajo de la ciudad. Hablándolo con gente de otros pueblos, me he dado cuenta además de que muchas de esas historias se repiten en todos. En el mío por ejemplo, decían que una mora salía cada mañana a peinarse. ¿En el tu pueblo qué se cuenta?

El hogar del jubilado

Más conocido popularmente como “el jubilao”, allí encontrarás a un gran número de hombres (los que no están en la plaza, están aquí) jugando a todo tipo de juegos de cartas. Las mujeres no suelen frecuentar estos lugares aunque si en el futuro siguen siendo sitios populares, probablemente la cifra se iguale. Cuando terminan las partidas, se debaten todo tipo de temas, desde los que afectan más directamente al pueblo, como los de carácter nacional. Sin olvidar por supuesto los cotilleos de los que se van enterando por sus mujeres, hijos y nietos.

Las esquelas

Dependiendo del tamaño del pueblo habrá varios espacios donde encontrarás estos papeles con información tanto de los entierros como de los funerales. A veces viene muy bien tenerlo cerca de casa cuando no tienes claro cuándo es el aniversario de un fallecimiento o no te ha quedado clara la hora del entierro. A veces hasta se ven corrillos de gente alrededor de los papeles intentando descifrar quién es el que aparece en el papel porque por nombres no te suena.

Y relacionado con lo anterior aparecen también las campanadas. En muchos pueblos cuando hay un fallecimiento, la iglesia emite una combinación de sonidos desde el campanario que ya todo el mundo sabe lo que quiere decir: hay muerto. Cuando eres joven no es fácil descifrarlo, más que nada porque no le prestas atención, pero a medida que vas creciendo ya sabes lo que va significando. Por eso, si estás de visita en un pueblo y oyes campanadas a deshora, significa que hay una mala noticia ;(

Por estas cosas nos gustan tanto los pueblos. Ahora entendemos por qué se están poniendo tanto de moda, porque las casas rurales permiten a muchos vivir la experiencia de un pueblo. Y para estar aún más tranquilo, las casas rurales aisladas, lejos del ruido y en el campo son la mejor opción. 

Tags: ,

Publicado en Algo Especial

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso