10 fiestas en verano que querrás descubrir

7 Jun 2016 Jennifer García Sin Comentarios

Si eres afortunado y tienes vacaciones durante todo el verano, aquí tienes algunas fiestas tradicionales de España que si no conocías, deberías hacerlo. Algunas son famosas y otras curiosas, pero todas tienen algo en común: la diversión está garantizada.

Fuente: Ayuntamiento de Málaga

Fuente: Ayuntamiento de Málaga

Échalas un vistazo, planifica tu verano y dedícate a conocer estas tradiciones tan valoradas a nivel internacional.

San Fermín (Pamplona)

San Fermin

Fuente: Laura

Probablemente sea la fiesta más famosa del verano sobre todo en términos internacionales. Turistas llegados de cualquier parte del mundo aprovechan la semana del 6 al 14 de julio para probar suerte delante del toro en los entre tres o cuatro minutos que de media duran los encierros diarios por las calles de Pamplona. Pero el nicho turístico más importante en esta fiesta es por supuesto el turista español que sobre todo aprovecha el fin de semana para viajar al norte y disfrutar de esta tradición.

Con una historia muy arraigada, aqui tienes algunas curiosidades de San Fermín:

  • el ruido del Chupinazo alcanza los 133 decibelios, una intensidad similar a la de un avión cuando despega (a pesar de que el cohete solo mide 120 centímetros).
  • Es la fiesta que más comentarios genera en las redes sociales siendo así el evento más viral de España.
  • La población de la capital navarra llega a multiplicarse por 14 durante la semana de San Fermín, alcanzando casi los tres millones de personas.

Feria de Málaga

Quien por motivos de trabajo no puede disfrutar de las fiestas otoñales o primaverales de Andalucía, tiene la opción de ir a Málaga a partir del 15 de agosto y disfrutar de su feria. Y tiene dos opciones. La primera es aprovechar el día y vivir la fiesta en la ciudad. Con la calle Larios como el centro neurálgico de la zona, casetas improvisadas y bares ofrecen música desde media mañana hasta bien entrada la tarde. Una nota interesante: no te olvides de tomar el tradicional Cartojal, un vino blanco muy típico en la ciudad.

Este fantástico ambiente se traslada a partir de las 8 de la tarde a las afueras de la ciudad. Unas instalaciones con casetas, puestos y atracciones completan un día cargado de fiesta y alegría. Aquí la hora de cierre se alarga hasta las 6 de la mañana. Y de nuevo un ambiente joven y feliz se encarga de hacer que las horas pasen volando.

Como curiosidad es interesante destacar que el año pasado fue precisamente esta fiesta (y no San Fermín como se podría pensar), la que más turistas internacionales atrajo durante el verano.

Hogueras de San Juan

Sería difícil quedarse con una ya que probablemente a lo largo y ancho del Mediterráneo (aunque también por otras zonas de España) no haya playa donde no se celebren. En la madrugada del 24 de junio, la noche más corta del año las hogueras delimitan toda la costa mediterránea en una tradición que se remonta a siglos de historia. Bailes, cantos y saltos alrededor de las hogueras protagonizan las horas de esta noche desde que el sol se pone hasta que amanece al día siguiente.

Tomatina de Buñol

Para los habitantes de este pueblo valenciano, el último miércoles de agosto no es un día más. Se celebra la Tomatina, una fiesta que se ha convertido en una de las más populares de España por extraño que le pueda parecer a la mayoría de los turistas. Cuando llega este día 150.000 tomates son lanzados entre los habitantes y los curiosos que se han acercado hasta Buñol para disfrutar de la fiesta. Eso sí, para que nadie salga herido ni dañado de este particular encuentro es interesante seguir las normas  y los consejos que desde el ayuntamiento promueven. No hay que olvidar que se trata de lanzamientos de tomate y hay que tener especial cuidado sobre todo si se hace desde muy cerca o hay niños pequeños.

Descenso del Sella

El primer fin de semana de agosto el Sella tiene más tráfico que cualquier día del año. La competición da comienzo en Arriondas una cita que congrega a cientos de aficionados a la piragua. Aunque para todos aquellos que no se montan en la canoa, esta fiesta es el encuentro perfecto para viajar hasta Ribadesella y participar en las fiestas. El ambiente y la algarabía que se genera tanto por los locales como por los visitantes lo convierten en una cita imperdible en el mes de agosto haciendo prácticamente un lleno en sus alojamientos.

El origen de este descenso parece remontarse al año 1929, siendo el germen del actual descenso. Desde ese año se celebraron competiciones a mayor o menor escala que fueron reuniendo cada vez a más gente. Tan solo durante los años de la Guerra Civil Española y algunos de la dictadura (1936-1943) se cancelaron estos encuentros. Actualmente  participan equipos de cualquier parte del mundo y para muchos es la cita más importante entre los amantes del piragüismo.

Nochevieja en agosto

Si en algo destacamos los españoles es por tener fiestas lo más extrañas posibles. ¿Habías imaginado tener que celebrar la Nochevieja el primer fin de semana de agosto? Esta tradición comenzó a ponerse en marcha en 1997 después de que en Bérchules un corte en la electricidad del pueblo dejara a todos sus habitantes sin energía para celebrar la Nochevieja en 1994. Manifestaciones e incluso la creación de una asociación derivaron finamente en esta festividad navideña en pleno mes de agosto.

El boca a boca y las experiencias de quienes ya han estado en ella han hecho que cada año sean ya casi 10.000 personas las que se animen a visitar el pueblo en este fin de semana navideño veraniego. A las doce en punto, los asistentes se reúnen frente al reloj de la Iglesia para tomarse todos juntos las uvas del “nuevo año”.

Fiestas del Ángel

teruel

El 9 de julio a las 4.30 de la tarde dan inicio las Fiestas del Ángel con la Puesta del Pañuelico. Es un encuentro en el que el alcalde de Teruel desde el balcón del ayuntamiento da comienzo a este evento tan esperado entre los turolenses. Con el Campanico sonando, un vaquillero será el encargado de poner el pañuelo rojo a la figura más importante de la ciudad, El Torico. Este vaquillero subirá ayudado por el resto de compañeros, que a pulso, lo impulsarán hasta lo más alto para poner “poner guapo” al emblema de la ciudad.

La fiesta tiene un amplio programa que engloba conciertos tanto de artistas nacionales como locales.

Romería Vikinga


En el pequeño  municipio de Catoira (Pontevedra), todos los años cuando llega el primer domingo de agosto retroceden en el tiempo para escenificar las invasiones vikingas que sufrieron hace siglos. Todo comienza a las 10 de la mañana cuando gran parte de los habitantes del pueblo, vestidos de guerreros representan un ataque pirata. Desde las 10 de la mañana las actuaciones folklóricas copan toda la actualidad local, así como mercadillos medievales. A eso del mediodía se produce el tan ansiado desembarco. Una réplica de cómo eran antes los barcos vikingos de los piratas llegan hasta la costa. Los habitantes del pueblo, para impedir la llegada les lanzan vino simulando una batalla que finalmente acabará con los invasores y los habitantes del pueblo compartiendo una agradable comida que se alargará hasta la noche con el acompañamiento de una verbena popular

Romería de los muertos (Romería de Santa Marta)


Y no salimos ni de Galicia ni de Pontevedra para hablar de una de las romerías más extrañas que jamás pudieras imaginar. Se trata de un encuentro en el que los participantes recorren las calles de As Neves portando ataúdes con personas vivas en su interior. El origen de esta fiesta tan particular, celebrada el 29 de julio, parece remontarse al año 1650. La tradición manda acompañar a Santa Marta (hermana de Lázaro y considerada abogada de los que están en peligro de muerte) con los ataúdes en hombros en la creencia de una posible cura.

Es una costumbre muy asentada en el pueblo y que ya se ha convertido en un evento que atrae a cientos de familias. Se trata de un encuentro bastante interesante para conocer una tradición diferente a todo lo que se pueda imaginar en España.

Bajada de la Rama

Declarada de Interés Turístico Nacional desde 1972 cada 5 de agosto los habitantes de Agaete en Gran Canaria bajan desde las montañas en peregrinación hasta los campos. Durante el recorrido, los participantes van con ramos para una vez llegados al mar, golpear el agua como petición de lluvia. Al mismo tiempo, cantan canciones tradicionales canarias y beben. Pero todo empieza la noche anterior cuando a la cinco de la mañana un cohete anuncia la diana y se pone en marcha una dura jornada de fiesta.

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso