Descubre las cascadas del Huéznar

15 Jul 2016 Jennifer García Sin Comentarios

Empezaremos por el principio. El río Huéznar nace en San Nicolás del Puerto (Sevilla) y va abriéndose paso por Andalucía hasta llegar a desembocar en el Guadalquivir. A lo largo de 65 kilómetros va atravesando la provincia encontrándose con todo tipo de paisajes así como con diferentes desniveles provocando precisamente una de las imágenes más buscadas del Huéznar: las cascadas.

Pero empecemos por el principio a descubrir esta zona de Sevilla tan impresionante.

San Nicolás del Puerto

Esta localidad, enclavada en el marco del Parque Natural Sierra Norte de Sevilla ve nacer al río Huéznar. De una pequeña piscina natural de apenas un metro de profundidad comienzan a manar las primeras gotas de lo que será el cauce del río. Actualmente la zona del nacimiento se ha convertido en un lugar tranquilo y cómodo para practicar actividades en la naturaleza o simplemente para  pasar un día en el silencio del campo, sólo interrumpido por el cauce del río.

El pueblo actualmente está habitado por 600 personas basando su economía sobre todo en el turismo desde que el nacimiento del río se ha convertido en un reclamo popular para los viajeros que visitan la zona.

Encuentra una casa rural en San Nicolás del Puerto

Cascadas del río Huézcar

Las primeras cascadas aparecen apenas a unos kilómetros del nacimiento. Con diferentes alturas, la caída provoca la creación de curiosas formaciones que han ido generándose con el paso de los años gracias a los sedimentos que quedaban a medida que avanzaba el cauce.

El conjunto de estas cascadas fue declarado Monumento Natural en el año 2001 tanto por la belleza de las caídas como por la flora y la fauna que la rodea. Precisamente esta última ofrece una amplia variedad sobre todo entre los peces que habitan en las aguas del río: el Martín pescador, el azor, la garza real o el mirlo acuático.

Estas cascadas se han convertido en un estupendo decorado para los amantes de la fotografía. Poder captar la intensidad y fuerza del agua, las cortinas que se forman en las grandes caídas y las pequeñas partículas de agua aparecen en el aire mientras chocan con el agua de la superficie son imágenes muy sutiles para cámaras de gran potencia.

Aunque en verano pueda ser muy tentador, el baño no está permitido, aunque no es de extrañar que algún turista imprudente se salte las normas y se pegue un chapuzón en el agua  en las temporadas más cálidas. De igual forma, tampoco está permitido cruzar el río de una orilla a otra. Aunque no es demasiado profundo, intentar atravesarlo caminando sobre las piedras que emergen es peligroso: una mala caída puede tener negativas consecuencias.

Ruta por el Nacimiento del Huéznar

El recorrido puede empezar por la Vía Verde hasta que aparezca la salida que invite a los viajeros a adentrarse en un profundo bosque de olmos, fresnos y madroños entre otros. A pocos minutos verán la primera cascada y la más grande del recorrido con unos 15 metros de caída por los que se vierten cientos de litros por minuto.

Primera cascada

Después de tomar las pertinentes fotografías, hay que continuar con el recorrido hasta topar con la segunda cascada, ésta quizá más considerada como un pequeño salto de agua de ni tan siquiera dos metros. Lo bonito en esta ocasión es el entorno que lo rodea: árboles con troncos que se elevan al cielo y un verde musco adornando las piedras son el complemento perfecto para hacer de este paisaje un lugar especial.

Siguiendo la senda, el camino aterrizará en la tercera catarata, en este caso un conjunto de tres cascadas, de más altura que la anterior pero sin llegar a ser tan elevadas como la primera. De nuevo la vegetación es un marco perfecto que acompaña al agua. El verdor de los árboles y la hierba que adorna gran parte de las rocas envuelven a la zona en una atmósfera de tranquilidad y silencio muy valorada por quienes con frecuencia están en la ciudad.

Fuente: Juan Sevilla

Fuente: Juan Sevilla

Consejos para visitar la zona

La difusión que muchos medios y viajeros han dado a la zona han provocado que algunos fines de semana se masifique, quedando el silencio en una extraña utopía. Por eso es recomendable elegir fechas poco concurridas como los días de entre semana o la primera hora del finde evitando así a quienes van a pasar el día allí.

El uso de calzado cómodo es primordial para resistir sin problemas todo el sendero. Si es posible ser recomienda además el empleo de deportivas anti resbalamientos pues muchas piedras estarán mojadas y provocarán más de una caída si el material no es el idóneo.

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso