Almazán Y Medinaceli

24 Feb 2014 Jennifer García Sin Comentarios

En esta ruta se pone de manifiesto la importancia del Patrimonio Histórico- Artístico de la provincia, pudiendo encontrar magníficas muestras de diferentes épocas y pueblos que dejaron su huella en tierras sorianas. Destaca el importante legado de Medinaceli como el arco romano y el impresionante monasterio cisterciense de Santa María de Huerta.

Medinaceli

Fuente: M.Peinado

En Almazán destaca la Iglesia de San Miguel, declarada Monumento Nacional. Levantada a mediados del siglo XII, en en ella coinciden el estilo cisterciense en su estructuración, lombardo catalán en la decoración externa del ábside y linterna, y mudéjar en la cúpula y decoración histórica.

Morón de Almazán conserva una magnífica Plaza Mayor de finales del siglo XVI. Estructurada en varios niveles adaptándose a la inclinación del terreno. Compuesta por el antiguo ayuntamiento, un palacio con fachada plateresca, una iglesia parroquial con su magnífica torre plateresca y un rollo gótico.

Monteagudo de las Vicarías fue un sólido enclave defensivo en época medieval, centro de guerras fronterizas y de pactos entre Castilla y Aragón.De su antigua plaza fuerte, de gran importancia estratégica, se conserva el castillo -palacio del siglo XV, con planta pentagonal, flanqueado por dos torres octogonales y un patio renacentista.

La población de Santa María de Huerta surge en torno a uno de los monasterios más destacados de la orden del Císter. Está declarado Monumento Nacional.

Del magnífico monasterio destaca su cocina y el espléndido refectorio, que posee una original escalera calada de acceso al púlpito del lector. Ésta se halla abierta al muro a través de arcos que constituyen auténticas joyas del románico medieval. Posee dos claustros, el de los caballeros y el de la hospedería, de estilo barroco.

Llegamos finalmente a Medinaceli, declarada conjunto histórico-artístico. De su importante patrimonio destaca la Colegiata, de estilo gótica tardío, del s. XVI. En el interior merece una visita la cripta románica. Es de una sola nave de tres tramos, con rejería gótica, coro renacentista y el altar mayor barroco. En su interior destaca el Cristo de Medinaceli, una notable talla del siglo XVI, y el órgano del XVIII. Destaca también el palacio de los Duques de Medinaceli, edificio civil del siglo XVII reformado en el XVIII.

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso