Ruta De Los Caballeros Y Del Vino

15 Ene 2014 Jennifer García Sin Comentarios

Después de visitar Ciudad Real, tomamos la carretera N-430 que va a Piedrabuena. A 8 km. se encuentra el Santuario de Nª Sª de Alarcos, un importante yacimiento íbero-medieval, hoy declarado Parque Arqueológico.

Los amantes de la naturaleza y de la geología tienen uno de sus paraísos en este Campo de Calatrava, con más de 100 puntos volcánicos situados en Valverde, Poblete, Corral de Calatrava, Cañada de Calatrava, Villar del Pozo… que harán las delicias de todos aquellos que estén dispuestos, sobre todo a caminar, para conocer estos focos de gran interés paisajístico y geomorfológico.

Algunos de ellos acogen en su interior un importante conjunto lacustre de excepcional valor ecológico; otros forman manantiales termales, conocidos popularmente como hervideros, con aguas entre los 15 y los 28 grados.

Después de pasar por todos aquellos pueblos, llegamos a Aldea del Rey, población con interesante arquitectura popular. Cuenta con una de las más importantes fortalezas medievales de la provincia: el castillo-convento de Calatrava la Nueva, declarado monumento en 1931.

Nos dirigimos a continuación a Calzada de Calatrava. Tras visitar su iglesia y su ermita, salimos del pueblo en dirección a Puertollano para encontrarnos con su principal atractivo: el castillo de Salvatierra. Era una fortaleza musulmana de origen romano, de gran importancia estratégica por ser un excelente observatorio militar, dado que estaba y está situado en lo alto de un cerro, llamado de la Atalaya.

Un poco más adelante, a la derecha, llegamos a la fortaleza de Calatrava la Nueva, a la que se accede por una pista que nos deja en un aparcamiento a los pies del recinto. La iglesia -convento es de tipología cisterciense y cuenta con un sobrio interior dividido por tres naves con tres ábsides y varias capillas del gótico tardío con restos de decoración mudéjar. En la fachada, la puerta de la Estrella y un gran rosetón; cuenta además con claustro, refectorio y sala capitular. Desde lo alto del castillo la panorámica de la comarca es excepcional.

Llegamos a Almagro. Es ésta una antigua ciudad cabeza de la Orden y Campo de Calatrava cuyos orígenes los encontramos en el Paleolítico con asentamientos en la Edad de Bronce y del Hierro, importante nudo de comunicaciones en época romana. A partir del s. XIII empieza su desarrollo; la Iglesia, los hidalgos y los labradores fueron los artífices y mecenas de un excepcional patrimonio arquitectónico declarado conjunto histórico en 1972.

Todo en Almagro respira una insólita belleza que contrasta con la típica fisonomía de las villas manchegas. De obligada visita es su Plaza Mayor. Se encuentra en ella su famoso Corral de Comedias, que acoge todos los años el Festival Internacional de Teatro Clásico en el mes de julio. Frente a éste se encuentra el Museo del Teatro; en la parte norte de la plaza, el Palacio Maestral, y al este, el Ayuntamiento.

Continuamos la ruta y, pasando por Moral de Calatrava, llegamos a Valdepeñas, conocida como capital del vino por sus excelentes caldos con denominación de origen. La ciudad se desarrolla en torno a la Plaza de España, que conserva tres de sus lados porticados, ocupando el cuarto la iglesia parroquial de Nª Sª de la Asunción, con interesantes puertas al exterior y magnífico retablo en el interior.

La población cuenta con numerosas casas solariegas y con tres museos: el de la Fundación Gregorio Prieto, con cerca de 3000 obras del artista, así como de otros tales como Picasso, Alberti, García Lorca,….; el Museo de los Molinos, que recoge pinturas, dibujos e ilustraciones sobre los molinos de La Mancha; y el Museo Municipal, que alberga importantes restos arqueológicos de la zona.

Nuestro próximo destino es uno de los enclaves más interesantes de la provincia: Villanueva de los Infantes. Pocas poblaciones cuentan con su destacado patrimonio artístico, centrado en su Plaza Mayor con el Ayuntamiento y la gran iglesia parroquial de San Andrés. En el interior de ésta podemos ver interesantes capillas como la de los Bustos, donde fue enterrado Quevedo, o la de los Caballeros de Santiago, así como un magnífico púlpito plateresco y bellos retablos

Por una carretera comarcal nos dirigimos a Montiel, antigua capital del Campo de Montiel, que fue cedida por Fernando III en 1219 a la Orden de Santiago. Aquí se encuentran las ruinas del castillo de la Estrella, del s. IX, escenario de uno de los episodios más significativos de la Edad Media: el enfrentamiento entre el rey Pedro I y Enrique de Trastámara en 1369.

Retomamos camino en dirección a Santa Cruz de Mudela, pasando por Castellar de Santiago y Torrenueva. Es aquélla una población muy visitada por sus balnearios, importante zona de caza de la perdiz roja e interesante enclave artesano. Cuenta con un patrimonio arquitectónico cuyo edificio de mayor interés es la iglesia parroquial de Nª Sª de la Asunción, gótica con elementos renacentidas, donde destacan sus portadas. A tan sólo 6 km. se sitúa el magnífico Santuario de las Virtudes, un conjunto de ermita y plaza de toros, declarado conjunto histórico en 1981.

Y llegamos finalmente a nuestra última visita, El Viso del Marqués, que fue importante zona de paso durante la reconquista y aldea fronteriza. La plaza de Pradillo es el centro de la villa y en ella encontramos el Palacio del Marqués de Santa Cruz, magnífico ejemplo de palacio renacentista italianizante construido entre 1564 y 1588. La fachada es de gran sobriedad y constrasta con la riqueza del interior; el patio, las escaleras, los salones, todo ellos decorado con pinturas al fresco de estilo manierista y que exaltan las empresas militares del gran almirante y sus antepasados. En la actualidad alberga el archivo de la Marina Española.

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso