Recorre los escenarios de El Tiempo entre costuras

22 Ene 2014 Jennifer García Sin Comentarios

Esta misma semana finalizaba una de las series con más éxito de nuestra televisión: El Tiempo entre costuras. Con ella nos hemos trasladado a la época de la guerra y la posguerra, hemos viajado a diferentes países, visto cómo eran las ciudades antiguamente, las formas de vida de los ciudadanos, sus costumbres…todo. Imbuidos por una trama excepcional, con historias imprevisibles y una evolución de los personajes única, ha convertido a la serie en una de las más vistas de la historia. La adaptación del libro de María Dueñas ha hecho que el rodaje se desplazara por numerosas ciudades de España, pero que saliera también de nuestras fronteras para llegar hasta Tetuán y Portugal.

El Tiempo entre costuras

Desde que comenzara el rodaje de El Tiempo entre Costuras, las ventas de máquinas de coser se han incrementado, así como los viajes a Tetuán, ciudad donde transcurre gran parte de la primera mitad del serial. Pero hay otros lugares que podrás visitar dentro de la península sin tener que tomar un barco.

Madrid. Lugares míticos como el barrio de Salamanca o el Parque del Retiro han aparecido en algunos capítulos de la serie. Para adaptar los escenarios a los años 30, se han tenido que emplear algunos trucos. Para tapar la señalización de las calles, se repartieron kilos y kilos de hojas por el suelo, y para el rodaje de algunas escenas, se eligieron algunas calles que aún conservan la esencia de antaño, con viviendas antiguas y sin edificios nuevos. En viajes a Madrid, ya será impensable no visitar lugares como la cafetería Embassy o el Palacio del Retiro.

El retiro, calles de Madrid

También Guadalajara ha sido protagonista de los rodajes de El Tiempo entre Costuras. El Fuerte de San Francisco, un complejo arquitectónico perteneciente al siglo XVI y que actualmente acoge en su interior la cripta de los duques del Infantado, ha sido el escenario de algunas escenas.

El Fuerte de San Francisco, Guadalajara

Una de los rodajes más complicadas no sólo para la actriz, sino para el desarrollo de la serie, es el que se hizo en la estación de tren de Tetuán, donde Sira portaba más de una docena de pistolas bajo el atuendo típico marroquí. En ese capítulo, consiguieron trasladarnos hasta la estación de tren de Tetuán, aunque realmente estábamos en la estación de Algodor, en Aranjuez, a tan sólo 17 kilómetros de Toledo.

Estación de Tetuán/Algodor

Su regreso a Madrid estuvo marcado por una Sira que nada tenía que ver con la que se marchó. Lujo y elegancia marcaban no sólo su vestuario, sino también su personalidad. Atrás quedaban las deudas, los días en los que solo importaba el presente, del futuro, nadie hablaba. La primera escena rodada tras la vuelta a la capital fue a las puertas del Hotel Ritz de Madrid.

Hotel Ritz Madrid

En su nueva vida, uno de los lugares que más frecuentó fue el Café Embassy, mítico en el Madrid de la década de los 30 y lugar clave para los negocios de Sira con la embajada inglesa.

Embassy

Pero Portugal, también ha protagonizado grandes escenas, sobre todo en los últimos capítulos. Con la serie hemos podido recorrer las ciudades más hermosas del país luso. Estoril ha sido una de ellas. Antiguamente se trataba del lugar de descanso de muchas familias pudientes de Europa. Incluso llegó a conocerse como la “Riviera portuguesa”. Ahora es ciudad de retiro de quienes quieren pasar unos días alejados del estrés y los ruidos.

Lisboa, la capital portuguesa, probablemente sea una de las ciudades que mejor ha conservado su historia sin renunciar a la modernidad. Y esto ha facilitado el rodaje de algunas escenas de la serie. Cuando Sira recibe la propuesta de los ingleses, traslada su residencia por unas semanas a Lisboa, donde tratará de conocer los planes de Da Silva y los alemanes. A través de los restaurantes y salas de fiesta descubrimos el Portugal de la década de los 40.

Esta escena del último capítulo, cuando Sira está esperando a Marcus en la estación de tren de Lisboa, fue rodada en el Museo del Ferrocarril de Madrid. ¿Quién lo diría, verdad?

Museo del Ferrocarril, Madrid

Pero hay otro lugar del país que ha servido como escenario para las escenas de El Tiempo entre costuras: Cascais. Se trata de una localidad de 33.000 habitantes que vivió en la década de los 40 su mayor esplendor, precisamente la época en la que se desarrolla la historia de Sira.

Destacar también la importancia de Marruecos en el desarrollo del serial. Tetuán y Tánger protagonizan gran parte de los capítulos de la serie.

Una serie digna de ver, aunque eso sí, si aún no has leído el libro, te recomendamos que antes lo hagas, al igual que la serie, es increíble disfrutar de estas aventuras a través de las letras.

Tags:

Publicado en Algo Especial

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso