Tesoros en el corazón de la tierra

16 Sep 2012 Beatriz Rodríguez Sin Comentarios

España cuenta con numerosos tesoros naturales. Algunos están entre nosotros desde tiempos remotos y otros han sido descubiertos por casualidad. Un ejemplo de estos últimos es la Cueva de Castañar de Ibor (Cáceres), en el Geoparque de las Villuercas, oculta bajo tierra hasta que un animal que araba próximo a Castañar de Ibor, allá por 1967, hundió sus cuartos traseros en un agujero abierto en la tierra.

No se prestó gran atención al descubrimiento, pero en 1986 alcalde y algunos jóvenes espeleólogos denunciaron su existencia en una entrevista con el presidente de la Diputación de Cáceres. Un estudio preliminar del Instituto Geológico de España destacó que era una de las cuevas más bellas del país y única en el tipo de formaciones geológicas. En 1997 la gruta obtuvo la declaración de Monumento Natural, año en que se descubre también la fragilidad de la cavidad, por lo que las visitas están bastante restringidas. Si no tienes concertada visita, una alternativa interesante es el Centro de Interpretación de la Cueva de Castañar, donde podrás acercarte a este rincón tan fascinante por medio de fotografías, documentales, trabajos de investigación o maquetas.

Una de las salas de la Cueva de Castañar de Ibor (Cáceres)

Según los expertos, 570 millones de años son los responsables de la formación de este insólito bosque mineral. Estratos de pizarras y calizas y la penetración y condensación del agua han dado lugar a varios kilómetros de grutas, salas y lagos interiores. Las formas caprichosas o las tonalidades minerales han bautizado las salas con nombres como Sala Nevada, El Jardín, La Librería, la Sala de los Lagos, la Galería de los Corales, etc.

Como puedes imaginar, la cueva de Castañar de Ibor es espectacular, pero no es el único punto relevante en el Parque Geológico, que mañana, 17 de septiembre, celebra que se cumple un año desde su entrada en la Red Global y Europea de Geoparques, avalada por la UNESCO. Cuando lo visites, comprobarás que son muchos los geositios que merece la pena conocer.

Pero si lo que quieres es ver cuevas, la oferta extremeña es amplísima: en Fuenlabrada de los Montes, en Retamosa de Cabañas del Castillo, la Cueva de los Maragatos (en el nacimiento del río Guadalupejo), la de Escobar, las de Cuesta Alta de Navezuelas, la Cueva Oscura en Robledollano, las de la Sierra de Berzocana, las de la Sierra de la Solana de Castañar y Fresnedoso de Ibor. No está mal, ¿no? Prepara linterna e introdúcete en alguno de estos rincones ocultos a primera vista.

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso