La Sierra de la Culebra, un paraje por descubrir

22 Sep 2017 Jennifer García Sin Comentarios

Es hora de adentrarse en una de las provincias más desconocidas del panorama nacional. Hoy nos vamos a ir de viaje hasta Zamora concretamente a una de sus cordilleras: la Sierra de la Culebra. ¿Qué sabes de ella? ¿Qué es lo que hay que ver en una visita? ¿Cuáles son las características más interesantes? Todo esto y mucho más lo conoceremos en este artículo.

¿Dónde está la Sierra de la Culebra?

Geográficamente hablando, la Sierra de la Culebra se encuentra en Zamora, en las comarcas de Sanabria, Carballeda, Aliste y Tábara. Se extiende a lo largo de 70.000 hectáreas y su importancia radica sobre todo en la gran variedad de elementos faunísticos que aparecen en su interior.

Se alza hasta los 1.241 metros sobre el nivel del mar gracias a la cumbre Peña Mira, siguiéndoles Miño Cuevo (1.207 metros) y Peña Castillo con 1.185 metros. Por su territorio también circulan los ríos Aliste, Manzanas, Valdaya, Castrón y Moratones. Además ejerce de frontera natural con Portugal al oeste.

Descubre dónde dormir cerca de la Sierra de la Culebra»

Reserva de la Biosfera

Desde 2015 esta zona está catalogada como Reserva de la Biosfera, después de que un año antes se propusiera a la Unesco esta posibilidad.  Esta declaración forma parte de la Reserva de la Biosfera Transfronteriza Meseta Ibérica junto con al Parque de Montesino, el Parque Natural Douro Internacional, el Parque Natural Arribes del Duero, el Paisagem Protegido da Albufeira de Azibo, el Parque Natural del Lago de Sanabria y los espacios naturales de las Lagunas de Villafáfila ocupando un total de 1.1 millones de hectáreas.

La riqueza tanto faunística como floral permitieron que este espacio fuera reconocido con la categoría de Reserva de la Biosfera.

Lobos en la Sierra de la Culebra

Los aficionados a la observación de lobos, sabrán que en la Sierra de la Culebra encontrarán un buen rincón donde practicar esta actividad. Aquí se concentra la mayor densidad de lobos de la Europa occidental. A pesar de esto, el lobo es un animal en peligro de extinción y protegido dado que las muertes fortuitas y las de cazadores furtivos han reducido considerablemente el número de especies en la última década.

El mejor momento para la observación del lobo es el amanecer o el anochecer. No solo porque la luz reúne las mejores condiciones sino porque se puede hacer un mejor seguimiento de huellas y excrementos en las zonas habilitadas y con permisos para acceder. También el silencio permite escucharles a metros de distancia.

El lobo es un animal salvaje, pero al mismo tiempo uno de los más tiernos. La mayoría de estas observaciones se hacen entre 800 y 1.200 metros de distancia. No hay que temer, siempre que se respete al animal, la seguridad está prácticamente garantizada.

Aunque es el emblema de la Sierra, en este espacio habitan otro tipo de mamíferos como los corzos, el jabalí o los gatos monteses.

La berrea en la Sierra de la Culebra

Como decíamos, aunque el lobo se lleve gran parte del protagonismo, lo cierto es que hay otras muchas especies que habitan en la Sierra. Entre ellos, el ciervo. Llegado el final de septiembre y comienzos de octubre, los bosques y campos de la Sierra de la Culebra comienzan a emitir sonidos impresionantes en unas luchas rituales que enfrentan a los machos durante unas semanas.

Para esta actividad se suelen emplear unas 3 horas que coincidirán bien con el amanecer o con el atardecer. Para una mejor visión de este espectáculo de la naturaleza lo ideal es llevar un material de equipamiento de calidad que permita disfrutar perfectamente de esta tradición original.

Micología en la Sierra de la Culebra

Pero el interés de la Sierra de la Culebra no queda en sus habitantes animales, también la comunidad micológica tiene gran protagonismo. La gran diversidad de este tipo de hongos atrae a muchos turistas y aficionados sobre todo en la temporada en la que están en perfecto estado para ser recogidas. Características como pinares umbríos o suelos ácidos hacen que este tipo de ser vivo crezca con facilidad en la zona.

La recogida de setas está regulada en toda la Sierra. Su valor y el cuidado de la tierra como recuso natural es fundamental para mantener la salud del entorno. La biodiversidad de esta zona es un gran recurso económico para los habitantes de los pueblos por donde se extiende la sierra.

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso