Mallos de Riglos, un paisaje por descubrir

16 Oct 2015 Jennifer García Sin Comentarios

¿Recuerdas este anuncio?  ¿A quién no le dio vértigo ver las nubes por debajo de los pies? Y por supuesto, ¿quién no dijo “yo quiero ir ahí”?

Pues no hace falta irse al Quinto Pino para poder visitarlo. Ni siquiera hace falta salir de España, fíjate tú. Ese spot publicitario estaba grabado en los Mallos de Riglos (Huesca) una zona privilegiada prepirenaica que merece la pena visitar. Ahora vamos a ver por qué.

Paredes verticales de hasta 300 metros de altura, desiguales y rojizas son las protagonistas de este pequeño pueblo  oscense situado a 45 kilómetros de Huesca y con una población que no llega al centenar. Su origen parece remontarse al Mioceno (época que comenzó hace 23 millones de años) y está formado por cantos rodados, grava y arena, de ahí el color particular que tienen. El empuje de los Pirineos, hicieron que fueran elevándose, quedando sobre la superficie un total de 18 mallos (9 grandes y 9 pequeños), cada uno con su correspondiente nombre, en la mayoría de los casos en homenaje a la primera persona que lo ascendió. Este sorprendente paisaje, además se encuentra rodeado por uno de los lados por el río Gállego, un complemento perfecto para hacer más inolvidable el lugar.

Mallos de Riglos

Fuente: Turol Jones, un artista

La leyenda sobre los Mallos

leyendaAunque la explicación científica sobre estos Mallos es la de la influencia de los Pirineos, alrededor de estas figuras naturales hay todo tipo de historias y leyendas con las que se trataba de dar justificación a su presencia en medio de la nada.

Cuenta el boca a boca que en Foz de Escalete, una pequeña aldea cercana a los Mallos, vivía una anciana, extraña y bruja que atemorizaba a todo el pueblo, por lo que nadie se acercaba a ella. Harta de tanto rechazo por parte de sus vecinos, un día elevó de la nada estas gigantescas paredes para refugiarse tras ellas y olvidarse de las miradas.

Desde entonces permanece escondida ahí, saliendo tan solo la noche de San Juan, noche en la que aprovecha para subir hasta el risco Pisón y peinar sus largos cabellos sobre él.

Escalada como forma de vida en los Mallos

Es una de la Meca preferida de cualquier aficionado a la escalada. Aunque están hechos del mismo material, ninguno de los 18 Mallos es igual. Para escaladores poco expertos, probablemente el Mallo Colorado sea uno de los más accesibles. Tiene diferentes vías y están perfectamente equipadas para la seguridad de los deportistas.

mallos de riglos escalada

Otro recorrido sencillo es el que propone el Mallo Colorado, otro de los considerados Mallos pequeños y que se convierte en uno de los preferidos para aquellos escaladores que optan por las rutas más sencillas. Con 150 metros de altura es de los más frecuentados.

Pero no todo va a ser fácil. Los Mallos más altos tienen evidentemente más dificultad y son el reto de todo escalador experimentado. Así por ejemplo, el Mallo Fire, cuenta con una de las vías más complicadas, de hecho es considerada la más complicada: la Vía Espolón del Adamelo.

Turismo activo como forma de conocer esta zona

Pero aparte de escaladores, no es extraño ver a aficionados de todo tipo de deportes, practicando sus actividades favoritas.

Vía Ferrata

Una combinación perfecta para mezclar dos actividades: el senderismo con la escalada. Disfrutar durante unos minutos de una fantástica vista de pájaro será una experiencia inolvidable. Con todas las medidas de seguridad garantizadas, los monitores te orientarán sobre consejos y estrategias para aprovechar al máximo la Vía Ferrata.

Paintball

paintball

Otro de los juegos de moda es el paintball. Además de divertirte, es una buena técnica para poner en práctica tus conocimientos sobre orientación y estrategia. Cada uno de los participantes adquiere un rol diferente, teniendo que meterse en el correspondiente papel y evitar ser marcado con las bolas de colores de otros competidores.

Circuitos multiaventura

Estos circuitos incorporan todo tipo de actividades: rapel, tirolina sobre las aguas del río o tiro con arco pueden hacer de tu jornada, una de las más interesantes ociosamente hablando. Además la mayoría de las actividades pueden ser practicadas por cualquier miembro de la familia, así que es una opción bastante interesante para las familias que viajan con los más pequeños de la casa.

Rutas y senderismo por los Mallos de Riglos

Con una distancia de casi 6 kilómetros, esta ruta parte del municipio de Riglos, el más cercano a los Mallos. La primera parada será en el Mallo de Pisón, del que no es muy recomendable caminar demasiado cerca ya que con frecuencia hay pequeños desprendimientos. Y de Pisón, continuaremos hacia el Mallo de Firé. Ambos, uno enfrente del otro, están considerados como las puertas de este mundo mágico que se nos presenta al cruzarlos. Los senderos llevan por lugares únicos y especiales, como el mirador de Ventuso con unas fantásticas perspectivas a todos los Mallos.

Casas rurales en Riglos (Huesca) »

Tags: , ,

Publicado en Destinos

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso