La tradición del Cipotegato: origen e historia

24 Ago 2015 Jennifer García Sin Comentarios

Si no hemos hablado de 100 fiestas en este blog, no hemos hablado de ninguna. Pero parece que los artículos relacionados con ellas no tienen fin. Siempre hay alguna que desconocías y que es todo un evento multitudinario en la ciudad donde se celebra. Y como no queremos quedarnos sin hablar de ninguna fiesta, hoy es el turno del Cipotegato, ¿lo conoces? Veamos…

Fuente: Turispain

Fuente: Turispain

Dónde y cuándo se celebra

El Cipotegato se engloba en las fiestas municipales de Tarazona (Zaragoza). Cada año del 27 de agosto al 1 de septiembre, el pueblo celebra se viste de fiesta, inaugurándolas con este evento que ya se ha convertido en Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Historia del Cipotegato

Como ocurre casi siempre, detrás de cada fiesta hay una historia, un motivo que la ha convertido en un evento más que simbólico del pueblo. Pues eso mismo es lo que ocurre con el Cipotegato. Todo parece indicar que la tradición comenzó a celebrarse en el siglo XVI, según se ha podido saber a través de los diferentes documentos recogidos en el archivo del pueblo.

Pero, ¿quién es el Cipotegato? Se trata de un personaje vestido con un atuendo un tanto peculiar. El traje consta de dos piezas (parecido al de un arlequín) de chaqueta y pantalón, ambos con rayas horizontales verdes, rojas y amarillas. El afortunado de vestirlo se elige cada año por sorteo de entre unos 60 candidatos, siendo un auténtico privilegio para los jóvenes poder ataviarse con él.

Como decíamos antes, todo comienza el 27 de agosto a las 12.00 de la mañana. Llegada esta hora, las puertas del Ayuntamiento se abren para que el Cipotegato salga y comience a recorrer las calles del pueblo entre la multitud que le lanza tomates. Así corre algunos metros hasta que llega a la plaza y escala una pequeña figura que cada año se levanta en su honor.

El origen de esta fiesta tiene una explicación. Antiguamente, en Tarazona existía una cárcel en la que cada año se daba la oportunidad a un preso de salir en libertad. Pero la liberación no era gratis. Al elegido se le daba un palo con una bola atada mediante una cadena. La condición era sencilla: para conseguir esa libertad tenía que lograr salir del pueblo sin que ninguno de la localidad lograra atraparle. Obviamente eran muy pocos los que al final se hacían con la libertad permanente…

Esta fiesta, cuyo origen es bastante curioso, fue catalogada como Fiesta de Interés Turístico en 1998, adquiriendo la categoría de Interés Turístico Nacional en 2009.

Si no tienes plan para estos días, puedes organizarte una escapadita a Tarazona y disfrutar de esta fiesta que cada año atrae a más gente.

Casas rurales en Tarazona »

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso