¿Quién dijo que Madrid no tiene playa?

7 Ago 2013 Marta Nova Sin Comentarios

A estas alturas del verano, o ya te has ido de vacaciones o estás a punto de marcharte. Sea cual sea tu situación siempre puedes aprovechar un fin de semana y hacer una ruta por las playas de agua dulce de Madrid. Sí, Madrid. No nos hemos vuelto locos.

La capital madrileña también ofrece una amplia gama de piscinas naturales en las que poder disfrutar de un buen baño en familia o con amigos sin tener que hacer cientos de kilómetros y, a su vez, aprovechar para hacer turismo rural por sus encantadoras casas rurales y atractivos monumentos madrileños.

Las playas de Madrid

En Madrid encontrarás más de una decena de playas en las que poder llevarte la comida, juegos y tumbonas -en plan dominguero- sin agobios de que no te quepa ni un alfiler –que es lo que suele pasar en el resto de playas de la costa- e incluso puedes reservar un espacio donde disfrutar de la compañía sin que nadie te moleste. Eso sí, no esperes olas donde poder disfrutar ni arena fina en la que poder hacer castillos. En Madrid, hay césped y un pelotón de árboles en los que poder resguardarse del sol cuando uno ya se ha puesto morenito.

Una de ellas se encuentra por la cuenca alta del Manzanares, la zona de baño natural de Canencia, muy cerca del pueblo, con mesas, fuentes y juegos infantiles. Toma nota: es totalmente gratuita.

En San Martín de Valdeiglesias, en la cuenca del río Alberche se encuentra el único embalse acondicionado para el baño en la Comunidad de Madrid. Hablamos de 14 kilómetros de playa, concretamente el Pantano de San Juan. En él se pueden utilizar embarcaciones a motor para deportes acuáticos y, en las calas más escondidas, se puede hacer nudismo.

En la misma cuenca del Alberche, la zona recreativa de La lancha del Yelmo, cerca de la Sierra de Gredos, hay una piscina natural para el baño y donde se pueden realizar actividades deportivas -vela, remo, pesca, bicicleta o escalada-.

Otra opción es ir a Lozoya para disfrutar de las pozas del Jarama –de acceso gratuito también- cuyos alrededores ofrecen espectaculares paisajes naturales decorados con casas rurales que no escatiman en detalles donde poder descansar plácidamente tras un auténtico día de diversión. A 80 kilómetros de la ciudad, un lugar perfecto para olvidarse del calor y del ajetreo de la ciudad.

En LozoyuelaLas Presillas de Rascafría, sobre el Lozoya, se encuentran a los pies de la sierra de Guadarrama. Son gratuitas y cuentan con instalaciones básicas como césped, aseos y quioscos.

Más escondida se encuentra la Cascada del Purgatorio -pasando las Presillas-, La Isla en Rascafría -formada por una pequeña presa del Lozoya- con parking, aseos y quiosco. A 60 kilómetros de Madrid, se encuentran Las Dehesas, con todo tipo de instalaciones y un punto clave para los amantes del senderismo por un módico precio de 5 euros para los adultos y 3 para los más peques. También, muy cerca, en Cercedilla, encontrarás Las Berceas con una amplia pradera verde en la que poder aventurarse con las distintas actividades que ofrece.

Y en Aranjuez, La Pavera. Una pequeña y tranquila playa que está preparada con mesas, papeleras y aparcamiento.

¿Quién dijo que en Madrid no hay playa?

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso