El término municipal, cuyo núcleo urbano se localiza a 640 metros de altitud, presenta un relieve elevado (1.600 metros en el pico de Las Villuercas), con pendientes pronunciadas y desniveles frecuentes. Entre los materiales integrantes del soporte litológico destacan sobremanera las pizarras y cuarcitas. Los accidentes topográficos más relevantes se localizan en las Sierras de Villuercas y Altamira.
El clima es de tipo mediterráneo. La temperatura media anual es de 14,6º. El mes más frío es enero (5,7º) y los más calurosos julio y agosto, ambos con 24º. Las precipitaciones medias alcanzan un volumen anual de 783 mm. La estación más lluviosa es el invierno (326) y la más seca el verano (38).


La tasa de actividad alcanza un valor medio del 33,7 por 100. La distribución por sectores de la población activa muestra la importancia de los servicios (45,6 por 100) y de la agricultura y ganadería (30,6 por 100). La construcción y la industria únicamente emplean al 11,3 y 12,5 por 100 respectivamente.
La estructura de la empresa agraria aparece caracterizada por el predominio de las explotaciones con tamaño inferior a las 10 hectáreas (81,3 por 100) y, consiguientemente, por la escasa representatividad de las de tamaño medio y grande (15,7 y 3 por 100 respectivamente).
Del total de la superficie censada (4.912 Has.) el 27 por 100 está dedicado a la práctica de la agricultura, siendo el olivar y los frutales los cultivos más representativos. El censo ganadero está integrado por 59 cabezas de vacuno, 4.000 de ovino, 1.500 de caprino, 50 de porcino y 100 de equino.


El origen y desarrollo de esta localidad está estrechamente vinculado al Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, de quien dependerá durante gran parte de su historia.
La primera noticia que tenemos de la población data de 1340, momento en el que Alfonso XI otorga terrenos a los pobladores que se habían ido instalando junto a la ermita; probablemente este grupo poblacional inicial no era muy importante. Siete años después otro documento menciona a la localidad "Puebla del dicho logar de Santa María de Guadalupe", quedando reconocido como de realengo, y un año después el rey concede al prior del Santuario el Señorío de la Puebla, condición bajo la que estará hasta 1820, momento en el que se formó en Guadalupe el Ayuntamiento Constitucional.
En 1368 la importancia de la localidad debe ser notable, aunque probablemente será a partir de esta fecha cuando adquiera mayor desarrollo. En ese año el rey Pedro I concedió a la Puebla de Guadalupe feria franca durante 20 días, en torno a la festividad de la Virgen. En 1389 aparece mencionado en los documentos como un lugar de numerosa población, aunque se desconoce el número de habitantes. Probablemente los privilegios de los que gozaba el Santuario y la Puebla, y la incrementada población que acudía a visitar a la Virgen, dio lugar al asentamiento de comerciantes y artesanos, además de los que estaban al servicios del Monasterio, potenciándose una actividad importante en la localidad, línea que se mantuvo e incluso se incrementó en algunos períodos a lo largo de su historia.
Hoy Guadalupe sigue siendo un importante centro devocional, punto de encuentro de los devotos extremeños que visitan a su patrona, así como de importantes personalidades, continuando con una tradición iniciada desde sus orígenes. En los últimos años ha sido visitada el Papa Juan Pablo II y los Reyes de España.

Que visitar en Guadalupe

Claustro gótico
Claustro Gótico
0 opiniones 0
Alia
Alia
1 opinión 0
Cañamero
Cañamero
Foto: drilillo Panoramio
0 opiniones 0
Sacristía
Sacristía
0 opiniones 0
Villuercas
Villuercas
Foto: mundele. Panoramio
0 opiniones 0
Navezuelas
Navezuelas
Foto: JoseAngel Panoramio
0 opiniones 0
El Real Monasterio
El Real Monasterio
0 opiniones 0

Deja tu opinión sobre Guadalupe

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal
Las fotos de Logo Panoramio están bajo el copyright de sus autores
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso