La Cueva de El Soplao, un viaje a la prehistoria

15 feb 2016 Manuel Ramos Sin Comentarios

Las características geográficas de Cantabria la han convertido en una de las regiones con más cuevas de España. Más y menos importantes, más o menos pequeñas, lo cierto es que cuentan con un amplio e interesante listado de cavidades. Probablemente la más reconocida y la que más miradas se lleve sea la de Altamira, que por sus pinturas y sus hallazgos se ha convertido en toda una meca para los expertos. Pero como probablemente ya se haya dicho todo de ella, nosotros en esta ocasión hemos querido hablar de otras cuevas,las de El Soplao.

El Soplao

Fuente: Wikipedia

¿Cómo llegar a la Cueva de El Soplao?

Si miras el mapa que te mostramos a continuación, verás que se ubica en los términos municipales de Herrerías, Valdáliga y Rionansa. A más de 500 metros sobre el nivel del mar, tiene una extensión de 20 kilómetros, aunque de ellos, tan solo 4 están abiertos al público.

Historia de la Cueva El Soplao

Fuente: José Miguel

Fuente: José Miguel

Su descubrimiento fue por pura casualidad. Allá a comienzos del siglo XX, en las labores diarias de excavación del túnel de La Isidra (como continuación de la explotación minera externa), sus constructores hallaron por accidente una nueva cavidad formada a lo largo de los años por el agua. Aunque este hallazgo al principio fue una contrariedad para los mineros, pues suponía la ausencia de minerales, pronto supieron darle un uso diferente.  ¿El nuevo empleo? Canal de comunicación entre diferentes puntos en el interior de la montaña. De esta forma, había un nuevo lugar a través del cual se podían transportar personas y minerales.

Una fecha importante en la historia de estas cavidades son los años 70. Fue por entonces cuando se reconoció oficialmente como cueva desde el punto de vista espeloeológico.

Ya en su interior, las características que la forman la convierten en todo una maravilla geológica. Estalactitas, estalagmitas, banderas o perlas de las cavernas son algunos de los ejemplos de recursos que se pueden encontrar en ella. Pero no acaba aquí todo. La profundidad y riqueza de su interior nos llevan por más de 20 kilómetros de galerías en donde además de todos los recursos naturales que se han generado con el paso de los siglos, también hay restos que han ido quedando de la actividad minera generada hace miles de años.

Galerías de la cueva

Galería de los Fantasmas

Debe su nombre a las fantasmagóricas imágenes que se generan gracias a las estalagmitas y pisolitas que crecen del suelo. Con 320 metros de largo, en algunos puntos de la galería su anchura se amplía hasta los 35 metros.

Galería Génesis

En longitud, es la mitad de larga que la anterior. Con 160 metros de largo y 30 de altura debe su nombre a la multitud de colores que se generan a través de las estalagmitas y los nidos de pisolitas.

Galería El Bosque

De nuevo los colores son los responsables de su nombre. Las columnas y las sombras asemejan grandes árboles del bosque.

Galería Gorda

Es la primera galería que se encuentra una vez se accede al interior de la cueva. Es una de las cavidades más grande de todo el conjunto. Por los efectos que produce la iluminación, da la sensación de ser más pequeña de lo que realmente es.

Galería del Campamento

Efectivamente, su nombre se debe a que esta cavidad fue empleada como campamento por los investigadores. En cuanto a las dimensiones, no es de las más grandes, con espacios de hasta 10 metros de ancho.

Visita a la Cueva El Soplao

Fuente: fotosmak

Fuente: fotosmak

Si tienes pensado hacer un viaje a Cantabria y entre los lugares que te gustaría conocer está esta cueva, pon atención a cómo tienes que organizar la visita. Para empezar, piensa en ropa cómoda, recuerda que el terreno no va a ser siempre liso por lo que el calzado tiene que ser lo más confortable posible. Una vez llegues a la cueva, un tren minero recreado como los de antiguamente trasladará a los turistas a través del túnel de la Isidra hasta la mismísima cueva. El recorrido circula por las diferentes galerías que va acompañada de una narración en la que cuentan la historia de la cavidad. Al viaje se le suman efectos acústicos y musicales que dan a la visita un toque especial, haciéndola inolvidable.

Las cuevas pueden ser visitadas por todo el que quiera asistir. Sus instalaciones están adaptadas a personas con problemas de movilidad e incluso permiten la entrada de niños siempre que vayan acompañados de adultos.

Sin embargo, hay otro tipo de aventura en su interior, de más duración (dos horas y media) y que propone actividades diferentes. En este caso son las galerías de Campamento y El Bosque entre otras, las que protagonizan el recorrido. ¿Por qué es diferente a la anterior? Porque va por zonas más inaccesibles. No existe ningún tipo de problema para ser recorrida, pero por seguridad, la organización provee a los visitantes de casco con luz, buzo y bodas de agua.

Si tienes problemas por ubicación, por tiempo o por economía, siempre puedes ver un vídeo e imaginar que estás allí. ¡Adelante!

 

Tags: , , ,

Publicado en Destinos

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso