Estas son las 10 mejores playas de Cabo de Gata

16 Jul 2021 Aroa Salazar Sin Comentarios

El Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar en Almería es uno de los parajes más espectaculares y, quizás, desconocidos de nuestro país. Un lugar que sorprende por ser totalmente diferente al resto, donde predomina el paisaje desértico y montañoso de arena negra en el que brotan los invernaderos y las chumberas, en contraste con las playas infinitas de aguas cristalinas y atardeceres inolvidables. Precisamente es aquí donde encontrarás esas playas vírgenes que tanto nos gustan. ¿Imaginas llegar a una playa casi desierta y poder tomar el sol y darte un baño sin nadie a tu alrededor? Pues en Cabo de Gata es posible.

La mayoría de las playas son naturistas y no cuentan con servicios ni chiringuitos, por lo que te recomendamos llevar todo lo necesario para tu jornada de playa. Y no olvides tus gafas de bucear, ya que sus aguas cristalinas son perfectas para hacer snórkel y contemplar el fondo marino. Pero si quieres disfrutar de la naturaleza nada mejor que una ruta por el parque natural para contemplar aves como los flamencos, las garzas o las gaviotas. Si quieres disfrutar del verdadero paraíso no te pierdas esta ruta por las playas más bonitas de Cabo de Gata.

Playa del Mónsul (San José)

Esta es una de las playas más famosas de Cabo de Gata por sus apariciones y diversas películas y anuncios. Una gran duna de arena fina donde predomina una gran formación rocosa de origen volcánico. Es ideal para ir con niños puesto que el desnivel del agua es muy sutil y lo pasarán en grande descubriendo los peces y cangrejos que se esconden en los alrededores del peñón. Además, para llegar es muy fácil, tan solo tienes que dejar el coche aparcado en el parking más cercano y caminar unos 200 metros hasta la playa.

Playa de los Genoveses (San José)

Muy cerca del pueblo de San José se encuentra esta inmensa playa de aguas cristalinas. Se trata de uno de los arenales más concurridos por su accesibilidad junto con el playazo de Rodalquilar, lo que la convierte en la favorita de las familias para ir con niños. Aun así, al ser tan extensa es muy cómoda ya que hay mucho espacio entre bañistas. El agua de esta playa es templada y apenas cubre en los primeros metros. Una opción estupenda para una larga jornada de chapuzones. El parking es gratuito excepto los meses de julio y agosto.

Cala Rajá

Es una de las calas menos conocidas de Cabo de Gata. Se trata de un pequeño arenal de apenas 120 metros de longitud rodeada de acantilados y muy tranquila. Aunque también es cierto que dependiendo de la época puede estar más concurrida de lo habitual. Para acceder a ella es más complicado que en otras, ya que la carretera no está bien asfaltada y el aparcamiento es casi inexistente. Además, para llegar a la playa tendrás que bajar unos 150 metros por un camino de piedras un poco inclinado, por lo que te recomendamos ir con un calzado adecuado. Lo mejor es que debido a su orientación está protegida del viento de levante.

Playa de las Salinas

Esta playa es una de las más concurridas y extensas de Cabo de Gata. Su arena es un poco más gruesa que el resto pero nada incómoda. El camino para llegar hasta ella es sencillo y casi seguro que encuentras aparcamiento a lo largo de todo el arenal. Todo ello la convierte en una playa familiar a donde acuden los padres con sus hijos a pasar el día. Lo más curioso de este lugar es la espectacular Iglesia de las Salinas situada entre el mar y las salinas.

Playa de la Fabriquilla

Un poco más adelante de la playa de las Salinas encontrarás la de la Fabriquilla. Es una playa más estrecha, por lo que es perfecta para resguardarse del viento cuando sopla el levante. Otra de las ventajas de este lugar es que se encuentra en una zona donde encontrarás algunos restaurantes, por lo que podrás reservar y disfrutar de platos autóctono como la jibia. Como recomendación personal contaré que al final de la carretera puedes entrar en el agua a través de las rocas y bordear la costa haciendo parada en las diferentes calas mientras haces snórkel.

La Isleta del Moro

Se trata de un pueblo rodeado de mar que cuenta con varias calas. La más grande ellas se llama la playa del Peñón Blanco y cuenta con unos 400 metros de arenal. Por su ubicación este lugar es perfecto para visitar varias playas o calas en el mismo día e incluso reservar la última hora de la tarde para dar un paseo por el pueblo repleto de casas blancas y disfrutar de una buena cena antes de volver a casa.

Playa de San José

Más al sur encontramos San José, quizás uno de los pueblos más pintorescos y bonitos de Cabo de Gata. A diferencia del resto de playas y calas vírgenes de la zona, en este caso encontramos un arenal accesible y con servicios puesto que se encuentra en el mismo núcleo del pueblo. Esto también hace que sea una de las más concurridas de la zona. Aun así, merece la pena acercarse una mañana para darse un baño o alquilar un kayak para dar un paseo por los alrededores.

El Playazo de Rodalquilar

Su nombre ya da pistas de cómo es este arenal… y es que esta es, sin duda, una de las playas más extensas de todo Cabo de Gata. Situada en la zona más al norte de la costa almeriense, el playazo de Rodalquilar es un lugar de aguas tranquilas y paisaje montañoso donde se encuentran las ruinas del castillo de San Ramón sobre una duna fosilizada. Lo que la convierte en una de las playas favoritas para ir con niños. Además, si practicas snórkel en esta zona incluso podrás ver algún pulpo escondido entre las rocas y grandes bancos de peces. La zona sur de la playa está reservada para nudistas.

Playa de los Muertos (Carboneras)

El nombre es de todo menos atractivo y no le hace nada de justicia a la belleza del lugar. Aunque el acceso es más complicado que en otras y la arena está llena de pequeñas piedras merece la pena acercarse hasta aquí para disfrutar del paraíso de aguas turquesas y cristalinas. Si quieres coger un buen sitio y practicar snókel con tranquilidad te recomendamos llegar a primera hora del día para ponerte en cualquiera de los extremos de la playa, junto a las rocas.

Cala de San Pedro (Las Negras)

Su nombre proviene de las ruinas del castillo de San Pedro situado en el peñón. Para llegar hasta este pequeño paraíso tendrás que caminar durante una hora. Pero no te preocupes porque el paisaje merece la pena… Otra opción es alquilar una lancha en Las Negras para llegar hasta ella. Quizás por la dificultad de su acceso y por la belleza del lugar aquí se encuentra una comunidad hippie con pequeñas casas construidas por ellos mismos y un chiringuito. Además, se trata de una cala nudista.

Deja un comentario

Acepto el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso