Bedmar Y Garciez

Qué ver en Bedmar Y Garciez

(2 Opiniones)

Municipio que se extiende a los pies de Sierra Mágina, formado por la fusión de las localidades de Bedmar y Garcíez, que se sitúa en el norte comarcal. Su territorio se extiende desde el río Guadalquivir, al norte, hasta las altas cumbres de Sierra Mágina al sur, por lo que el término municipal es variado y rico tanto en espacios naturales como transformados. Ocupa una extensión aproximada de 119 Km2.

Cuenta con un paisaje de terrenos abruptos, dedicados al cultivo de cereal y olivos. Pertenece al Parque Natural de Sierra Mágina, que forma parte de la Subbética y que ofrece bellos y espectaculares paisajes. En cuanto a la vegetación , son frecuentes los encinares, quejigales, el pino carrasco y el salgareño. Es importante también su rica y variada fauna.

Está integrado por las localidades de Bedmar y la de Garcíez, siendo la primera la más importante. Bedmar posee una magnífica iglesia y Garcíez un interesante Palacio, ambos renacentistas.

Las actividades económicas principales son la agricultura, que ha estado basada tradicionalmente en el cultivo del olivar, y más recientemente en el cultivo del espárrago blanco, que han originado el desarrollo tanto de la industria oleícola, como de la de conservas vegetales, bajo cuya influencia empiezan a implantarse nuevos cultivos hortícolas.

Su nombre viene del linaje de los Bedmar, caballeros que acompañaron al rey D. Fernando a la conquista de Andalucía y se apoderaron de la villa y el castillo de Bedmar. En el año 1302 era alcaide y señor del castillo D. Sancho Sánchez de Bedmar, el cual defendió hasta su muerte el cerco hecho por el rey granadino Mohamed ben Alhamar.

Tras la conquista cristiana perteneció a la Orden de Santiago y gobernada por la familia de la Cueva. En el año 1563, D. Alonso de la Cueva y Benavides compró a Felipe II el señorío y la villa de Bedmar. En el año 1975, se fusiona con el municipio de Garcíez.


Las tierras que hoy ocupa el núcleo de Bedmar han sido habitadas desde la Prehistoria. No es de extrañar, si tenemos en cuenta la gran cantidad de cuevas y abrigos naturales que existen en estas laderas de Sierra Mágina.

Al periodo ibérico corresponden los yacimientos arqueológicos de los Cornetales y del Cerrillo de los Ayozos y los vestigios encontrado en otros puntos permiten documentar la presencia romana y visigoda en la zona. Precisamente es en este último periodo, el visigodo, cuando empieza a tomar cuerpo la villa de Bedmar. El núcleo original estaba en Peña Marta, con un cinturón de muralla para refugiar a los habitantes del valle.

La situación estratégica de Bedmar, dominando el valle del alto Guadalquivir, animó la construcción de nueva defensas desde los primeros momentos de la conquista musulmana. Así, ya en el siglo VIII se levantó un segundo cinturón defensivo y se comenzó a edificar el castillo. En esta época se llamaba Bedmar "al-Matmar", que significa silo y, por extensión cueva. Es probable que el término se refiera a la cueva que se abre en la pared rocosa que domina la ciudad. Una cueva que estuvo integrada en el primitivo conjunto fortificado del que, todavía hoy, quedan restos: dos lienzos, parte de las torres y un aljibe adosado a las rocas.

Como tierra de frontera, la historia de Bedmar es azarosa en aquellos siglos. Varias veces conquistada por los castellanos y otras tantas recuperada por los musulmanes que se resistían a perder este baluarte en el límite norte del reino nazarita. El castillo de la ciudad, el torreón de Cuadros, el pequeño castillo de Fuensucia o el torreón de Fique, entre Bedmar y Baeza, son algunas construcciones de su sistema defensivo. Finalmente no fue la lucha, sino un tratado de paz (el de Sevilla en 1310 entre Fernando IV y el rey Nasr) el que determine el pase al dominio cristiano de la ciudad. Aún así, un siglo después los nazaritas del Reino de Granada intentarían tomar los castillos de Bedmar y Albanchez por sorpresa, pero no lo consiguieron (1417).

A esas alturas la villa pertenecía ya a la Orden de Santiago y, con el final de la Guerra de Granada estas tierras, hasta ahora muy inseguras, son repobladas. Así en el siglo XV se construyen nuevas casas, al principio cerca del castillo, pero luego desbordando los límites de la fortaleza.

Los Reyes Católicos concedieron el privilegio de villa a Bedmar que fue refrendado después por Carlos V. El rey Felipe II autorizó su venta a don Alonso de la Cueva en 1512. Ya separada de la Orden de Santiago, Bedmar fue cabeza de un marquesado.

Como villa señorial, experimentó un importante crecimiento y renovación urbana. Del siglo XVII son las principales edificaciones: ermita de Cuadros, Iglesia de la Asunción, iglesia de la Concepción. En 1882, Alfonso XII concedió al ayuntamiento el tratamiento de ilustrísimo y reafirmó su escudo de armas.

Dominando la orilla contraria del río Cuadros, sobre un altozano, se encuentra Garciez. Este núcleo, originado en una de las aldeas del término, tiene un origen señorial. En 1973 se inició un Expediente de Fusión Voluntaria con la vecina Bedmar, proceso que concluyó en 1977 con la fusión. El epílogo fue el conflicto entre el comprador de las propiedades del marquesado y los vecinos que, finalmente, se hicieron con esas propiedades agrupados en una Sociedad de Transformación Agraria.

En los últimos años Bedmar, que presentaba todos los síntomas de pérdida y envejecimiento de la población propios de una comarca deprimida, ha cambiado las tendencias demográficas y la evolución económica. La iniciativa empresarial local, basada en la experiencia de los emigrantes, ha potenciado la industria agroalimentaria de transformación, principalmente espárragos y pimientos, abriendo nuevas expectativas de futuro.

La arquitectura de interés de Bedmar-Garciez está representada por la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, construida entre los siglos XV y XVIII, sin olvidar el Castillo de Bedmar, declarado Monumento Histórico, o el Palacio de los Marqueses de Viana. La ermita Antigua de la Inmaculada Concepción que data de finales del XVI, con discreta portada de arco de medio punto entre pilastras toscanas.

Además de la Iglesia Parroquial de la Asunción (Garcíez). La portada tiene un arco de medio punto sobre impostas y clave resaltada con la fecha de su construcción, año 1.574. Consta de una sola nave con testero plano y cubierta por bóveda de medio cañón con lunetos, el presbiterio se cubre con bóveda de media naranja.

Torre-atalaya de Cuadros. Aparece mencionada en el Tratado de Algeciras (1310), cuando el rey de Granada devolvió a Fernando IV el castillo de Bedmar. Tiene forma cilíndrica, estrechas saeteras y mampostería regular. Declarado Monumento Histórico en 1985. Ermita de Nuestra Señora de Cuadros. De origen medieval fue reedificada en el siglo XVII, bajo el patrocinio de la familia de la Cueva, marqueses de Bedmar. De una sola nave cubierta con falsa bóveda. El presbiterio está cubierto con bóveda de media naranja, en su testero principal está el camarín, de planta poligonal. A los pies de la ermita se conserva un molino medieval con el escudo de los Cueva.

Urbanisticamente a lo largo de las calles Nueva, Mercado y Virgen de Cuadros hay edificios de finales del siglo XIX y principios del XX que siguen los patrones de la arquitectura ecléctica del momento. Combinan elementos historicistas y modernistas: miradores renacentistas, columnas toscanas, arcos góticos, cartelas manieristas, balcones y llamadores de estilo "art decó". El Palacio de los Marqueses de Viana (Garcíez) fue levantado en 1548 con una estructura y elementos inicialmente góticos que fueron ampliándose en los dos siglos siguientes. Se organiza en torno a un patio rectangular con doble galería de ornamentación renacentista en mármol, en el siglo XVIII se le añadió la galería superior.La portada tiene forma de arco carpanel sobre impostas con clave de acanto, en los flancos pilastras y todo rematado por un entablamento con friso decorado con bucráneos. En el interior destaca la escalera de tres tramos y la fastuosidad decorativa de sus salones. La casa de la Tercia del Pan del siglo XVI, muy reformada en 1670. La casa solar de los Cueva junto al Ayuntamiento.

Que visitar en Bedmar Y Garciez

Bedmar
Bedmar
0 opiniones 0
Jodar
Jodar
0 opiniones 0
Jimena
Jimena
0 opiniones 0

Opiniones sobre Bedmar Y Garciez

En el mes de julio de este año estuve con mi familia unos días en esa preciosa y mágica zona de Sierra Mágina.

Una de mis visitas fue el nacimiento del río Cuadros en Bedmar, pintoresco e histórico lugar que nos encantó: su torreón del s. XI, la ermita y la zona del río (Bosque galería), lleno de vegetación y frescor. Un lugar recomendable para todos los amantes de la naturaleza.

La única pega que encontramos fue que en la zona de recreo del río, junto al aparcamiento anexo a la carretera, hay un único merendero con barra y mesas para comer, Pues bien el encargado es un cuatrero asalta visitantes, un energúmeno desaprensivo que por dos cervezas te cobra 5 euros, y por una ración de calamares "acartonados" 20 euros (Más del doble que en Bedmar), en definitva un timo, un robo a todos los visitantes y turístas que se acercan allí.
04/10/2009 01:04
Carlos Rodriguez Fernandez
por suerte conozco esosa tierras por mi abuela maria cuadros sanchez morales k nacio alli y es d lo mas precioso d andalucia
07/08/2008 17:38

Deja tu opinión sobre Bedmar Y Garciez

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal
Las fotos de Logo Panoramio están bajo el copyright de sus autores
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso