Marquinez

Qué ver en Marquinez

(0 Opiniones)
Foto: prieto2 Panoramio

Esta localidad llama la atención de manera especial por las numerosas cuevas artificiales, de entre las que destacan las de Santa Leocadia, Larrea y Peña del Castillo. En el complejo rupestre de Askana, excavado en el peñón existente detrás de la iglesia parroquial, se localiza la cueva de Santa Leocadia, en una de cuyas paredes se pueden contemplar unos bajorrelieves que representan una figura femenina a caballo y otra masculina en pie. Sobre su significado se han dado varias versiones; los que la consideran la representación de la diosa romana Epona, diosa de los caballos, o los que la relacionan con la Huida a Egipto de San José y la Virgen. Continuando por la carretera hacia Arlucea, por la orilla del río Ayuda, en las cercanías de la ermita románica de San Juan se pueden contemplar numerosos peñascos con cavidades excavadas en sus paredes, el complejo rupestre de Larrea. Destaca el conocido como Peña Castillo por haberse utilizado como fortaleza, con posterioridad a su utilización de ermita, conservándose algunos restos de esa estructura militar (pozo, escalones...).

Junto a este último conjunto se localiza la ermita de San Juan de Marquínez. Es un edificio románico interesante, y en ese sentido fue declarado Monumento Histórico-Artístico en 1984, sin embargo, cronológicamente se encuentra en la etapa de transición al gótico y ello se aprecia sobre todo en el interior. Esta construcción religiosa, realizada íntegramente en piedra, tiene planta rectangular, con una sola nave dividida en tres tramos, y cabecera semicircular. Está orientada al Este y el acceso se realiza desde el muro Sur, muro en el que se conserva una inscripción que la data en el siglo XIII. En el exterior destaca la portada abocinada de arcos ligeramente apuntados, coronada por tejaroz sobre canecillos lisos. En ella, destaca la decoración vegetal bastante estilizada y en menor medida la humana. Dos ventanas se abren en este mismo muro con rasgos similares a los de la portada descrita, pero en arcos de medio punto. Mientras que, en el muro occidental, se observan otros dos vanos en arco de medio muy abocinados cuya decoración se ve enriquecida con elementos florales, cabezas humanas y figuras de animales. El ábside es semicircular y tiene dos medias columnas adosadas al muro con capiteles de acanto que llegan hasta el alero. En este ábside se abre un ventanal parecido a los de la zona meridional, pero más sencillo y de menor tamaño. Todo el edificio presenta basamento con el que se pretende evitar el claro desnivel que existe entre la cabecera y el primer tramo con respecto al resto de la nave. La cubierta es a doble vertiente. En el interior la cubierta es de bóveda de cañón recorrida por tres arcos fajones apuntados, lo que proporciona al edificio una esbeltez protogótica.
San Juan de Markinez fue restaurada, tanto en su exterior como en el interior, en 1958 por la Diputación Foral de Álava. Estos bienes culturales de interés arquitectónico y artístico ponen de manifiesto la evolución de la religiosidad en una zona cristianizada de antiguo, donde de los testimonios prerrománicos se pasó al románico y al protogótico de notable belleza, en la Baja Edad Media.

El sustrato geológico de los alrededores de esta población está formado por toba arenisca, roca blanda a la que la erosión ha dotado de formas caprichosas. Desde la remota antigüedad los hombres han excavado cuevas en estos peñascos: en Marquínez existen 16, en los términos de Larrea, Peña del Castillo y Askana. El bajorrelieve de la Cueva de Santa Leocadia parece indicar que los eremitas que entre los SS. IX y XI llevaron a su apogeo la construcción y ocupación de estas grutas adaptaron a su nueva sensibilidad religiosa una costumbre previa. El uso de algunas como necrópolis no puede datarse con exactitud, por lo que estos enterramientos podrían ser precristianos, cristianos o ambos. Tras la paulatina desaparición de los ermitaños a partir del S. XII, en que comienzan a construirse las iglesias y ermitas románicas, estas cuevas se han utilizado como viviendas, bodegas y corrales.

MÁS INFORMACIÓN

Cómo llegar: hacia Albaina, tomamos la carretera A-126, para cruzarla y continuar por la que se halla enfrente, la A-3134 hasta llegar a Markinez.

Que visitar en Marquinez

Laño
Laño
Foto: EL INDIO Panoramio
0 opiniones 0
Faido
Faido
Foto: Isabel.S Panoramio
0 opiniones 0
Urturi
Urturi
Foto: Isabel.S Panoramio
0 opiniones 0

Deja tu opinión sobre Marquinez

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal
Las fotos de Logo Panoramio están bajo el copyright de sus autores
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso