Iglesia de Santa Cruz

Iglesia de Santa Cruz

(0 Opiniones)

De estilo neoclásico, es un proyecto inacabado de José Álvarez, por sus proporciones, pureza de líneas clásicas y por las obras de arte que atesora, se considera como uno de los templos más atractivos de la ciudad.
El primer cuerpo de la torre corresponde al antiguo alminar de la mezquita mayor de Écija, que aquí estuvo establecida y los cuerpos superiores son renacentistas, cuya obra se podría atribuir a Hernán Ruiz II y donde se repiten detalles arquitectónicos de la Giralda de Sevilla, se corona con un ángel - veleta que porta la Cruz de Cristo.
En el sagrario se venera a Nuestra Señora del Valle, Patrona y Alcaldesa Perpetua de la ciudad, imagen gótica del siglo XIII, relacionada con la Escuela de Reims.
El Cristo de la Sangre fue tallado por Gaspar del Águila (s. XVI), entronizado en el magnífico retablo atribuido a Cristóbal de Guadix (s. XVII).
El retablo mayor es barroco del siglo XVIII, pleno de imágenes de la Orden de la Merced y presidiendo el conjunto la Virgen del Socorro, atribuida a Jerónimo Hernández. "El Resucitado", también está atribuido al citado escultor y Jesús Nazareno "Abrazo a la Cruz" a Pedro Roldán.
La Iglesia conserva una de las obras maestras de Villegas Marmolejo, la pintura sobre tabla de "Cristo Fuente de la Vida" (s.XVI), de inspiración flamenca.


De la extraordinaria colección de orfebrería destacamos a la custodia profesional de Francisco de Alfaro (s.XVI), así como numerosas obras del gran platero cordobés Damián de Castro (s.XVIII).
Pieza muy especial de la arqueología andaluza es el "sarcófago paleo-cristiano" del siglo V, con relieves escultóricos del Buen Pastor y escenas del Antiguo Testamento.
La planta inacabada de la iglesia, con los restos del arco mudéjar y del patio renacentista, configuran una visión romántica con espacios ajardinados de gran belleza.

- Iglesia parroquial de Santa María (s. XVIII)

Su poderosa torre recuerda en el cuerpo de campanas a la Giralda, aunque barroquizada a fuerza de azulejería romboidal y labores de cantería.
La portada, de estilo rococó y diseñada por Figueroa, está cobijada bajo un arco muy elevado, de un efecto impresionante, motivando una de lass entradas más originales del barroco andaluz del siglo XVIII, estando ennoblecida con puertas de caoba y clavos de bronce, dando paso a un "cancel" entre mudéjar y barroco, cilíndrico y cubierto con un cuarto de esfera de lacería.
La iglesia fue proyectada por Pedro de Silva en estilo neoclásico, que levantó en el crucero la cúpula más luminosa de todas las iglesias ecijanas.
De sus bienes muebles sobresalen: el retablo del altar mayor erguido como una columna tallada y dorada en rococó para sostener a "La Asunción", titular de la Parroquia y la pintura sobre tabla de la "Virgen de la Antigua", considerada como una de las obras maestras de Villegas Marmolejo.
La Capilla del Sagrario está decorada con pinturas al fresco y contiene un original retablo del siglo XVIII, levantado como arco de triunfo en honor del Stmo. Sacramento cuyo diseño es de gran personalidad. La lámpara y el sagrario de plata fueron realizados por el orfebre Cayetano González.
En el patio, se muestra una interesantísima colección arqueológica con piezas desde la Prehistoria al siglo XVIII. La más sobresaliente de la colección, es la cabeza de Germánico, mármol romano que se exhibe en el Archivo.
El tesoro artístico de esta Parroquia se complementa con magnífico mobiliario, espléndidos bordados y rica orfebrería.

Deja tu opinión sobre Iglesia de Santa Cruz

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal y la política de privacidad
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso