Construido por los obispos de Toledo como castillo-fortaleza a lo lardo de los siglos XIII y XIV (en el ala oriental se conserva el Torreón de Tenorio de esa época), fue transformado en palacio por los obispos Fonseca y Tavera en el s. XVI (la fachada principal, obra de Alonso de Covarrubias, data de entonces. A finales del s. XIX fue objeto de una gran rehabilitación (el ala este pertenece a esos años) por parte del arquitecto-restaurador Don Manuel Laredo, quien se inspiró en los estilos Neo-gótico y Neo-mudéjar para llevarla a cabo.

Además de haber nacido en él la Infanta Catalina de Aragón y el Emperador Fernando de Alemania, aquí murió el rey Juan I de Castilla y se entrevistaron por primera vez Isabel la Católica y Cristóbal Colón seis años antes del descubrimiento de América.

Desgraciadamente, en agosto de 1.939 el edificio sufrió un pavoroso incendio en el que se perdieron todos los interiores, así como una gran cantidad de documentos, ya que en aquel momento era Archivo Central del Estado. El Torreón de Tenorio restaurado recientemente con gran acierto, se puede conocer en horario comercial, ya que es sede de la librería diocesana. El obispado de Alcalá, que se encarga de las obras de restauración, es el propietario del edificio en la actualidad.

Deja tu opinión sobre Palacio Arzobispal

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal y la política de privacidad
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso