Si nos atenemos a la fecha que aparece en el muro de la iglesia parroquial de Morás, fue construida en el año 1162. Es, efectivamente, un ejemplo más del románico rural , frecuente en esta zona.

El techo es a dos aguas sin bóveda interior. Apoya los aleros del ábside y del muro sur (ya que la pared del norte es moderna) en numerosos canecillos, algunos ornamentados con cabezas de cuadrúpedos y humanas.

Destaca entre ellos uno en el que se aprecia un tronco humano con tonel del que parece estar bebiendo. En los laterales del ábside se desarrollan dos grandes arcos semicirculares y en el testero se notan claramente las huellas de una ventana románica.

La capilla mayor está cubierta con bóveda de cantería apuntada y sostenida por dos arcos fajones ojivales sobre gruesas semicolumnas adosadas con capiteles vegetales. La fachada, con alta espadaña, y la sacristía son añadidos posteriores.

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso