Casa Rural Petricor

(Fanlo, Huesca)
Compartir:
Tipo alquiler
Habitaciones
Precio desde
16
Persona/noche
Capacidad
11 plazas
Opiniones
10
(2 opiniones)

Servicios y Características

Ir con niñosAdmitimos Mascotas

Generales: Actividades para Niños, Admisión Animales de Compañía, Celebración de Eventos, Leña, Ropa de cama y baño, Sirven cenas, Sirven desayunos

En Habitaciones: Calefacción en Habitaciones

Situación: Acceso Asfaltado, Afueras del Casco Urbano, Cerca de Embalse, río, Cerca de Pistas de Esquí, Montaña

Idiomas: Español, Francés, Inglés

Interior: Baño/Aseo, Biblioteca, Calefacción, Comedor, Sala de Estar

Exterior: Aparcamiento, Huerto

Capacidad y distribución

Habitación Oeste
Habitación 2 plazas
Precio medio 45 Hab./Noche
Habitación Este
Habitación 2 plazas
Precio medio 55 Hab./Noche
Habitación Sur
Habitación 4 plazas + 3 extras
Precio medio 65 Hab./Noche

Información

Casa Rural Petricor es un alojamiento de turismo rural y al mismo tiempo una pequeña escuela de arte. Situada en Vió, al borde del Cañón de Añisclo, en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, os ofrece paisajes espectaculares, soledad y silencio, paseos por antiguos caminos de herradura y ratos de dibujo al aire libre.

Cuenta con un máximo de 9 plazas, y por su situación en el pueblo: en un extremo y abierta hacia la montaña, queda garantizada la tranquilidad.

Por dentro, un patio donde se reparten los diferentes espacios: al sur la cocina y el salón-comedor, al norte el taller de arte, en el centro la escalera, arriba están las habitaciones, todas abuhardilladas. Hay 3: dos de tamaño normal (dobles) al este y al oeste, y una muy grande al sur.

  • La habitación este, tiene cuarto de baño dentro y ese sillón donde gozar leyendo por la mañana.
  • La habitación oeste, con dos camas individuales y el cuarto de baño fuera, en el piso de abajo, es tranquilísima y con una luz preciosa al atardecer.
  • La sur, con más de 40 m. es la suite. Tiene cama de matrimonio y cama nido, así pueden dormir cuatro personas, ideal para familias. Tiene también sala de estar donde pueden ver una película o reunirse a leer y cuarto de baño dentro.

El comedor es un espacio con mucha luz, donde el material predominante es la madera. El mobiliario es de los años 60.

El exterior es de piedra (colocada sin apenas cemento), el porche (donde solemos desayunar en verano) no tiene piedra sino un mortero de barro y cal.

Qué hacer

Actividades

Barranquismo, recogida de setas, escalada, espeleología, montañismo, senderismo, trekking, cursos y talleres, fotografía, observación de fauna y flora.

Ofrezco, siempre que sea posible, cursos de dibujo y estampación y actividades para los niños en el taller. Para las actividades de montaña podéis contar conmigo para informaros, aconsejaros y, dado el caso, puedo ser vuestro guía.

Vió Y alrededores

Cañón de Añisclo a 1 km, Por delante de la puerta de Casa rural Petricor pasa el sendero GR-15.1 que desciende a la ermita de San Urbez, en pleno corazón de Añisclo. A tan sólo 5 minutos de la casa tenéis una espectacular y emblemática vista del Pirineo aragonés: el cañón se abre y al fondo aparece el Monte Perdido.

Cuevas interesantes a 1 km, tanto a la cueva del Molino de Aso, como a la de Manatuero se puede ir a pié desde la casa. Ambas son dignas de visitar. Podéis contar conmigo para serviros de guía.

Monte Perdido a 15 km, Vió es una de las aldeas mas cercanas al Monte Perdido, desde Casaruralpetricor hacemos rutas a éste y otros picos de la zona como el Marboré, Cilindro, Pta de las Olas , etc  Os aconsejaría tantos lugares…

Mas información: Qué ver en Fanlo

Actividades

  1. Naturaleza:
    • Avistamiento de Aves
    • Micología
    • Recolección plantas

  2. Multiaventura:
    • Bicicleta de Montaña BTT
    • Senderismo

  3. Ocio y Cultura:
    • Visitas Guiadas

Nuestros viajeros opinan

Estancia: 25/03/2016
Des que arribes a casa Petricor només et cal tancar els ulls, oblidar, escoltar, tocar... En casa Petricor (fent honor al seu nom), cal tancar els ulls, qualsevol detall ens fa sentir com si fórem gotes d'aigua retornant al seu origen: la terra. I d'aquesta alquímia en surt la casa i, segurament, Javier, d'una relació primitiva i fidel amb aquestes terres que coneix tan bé, que dibuixa, gratament, cada matí per als seus hostes, convertint-los també en gotes d'aigua que s'esgolen pel Cañón d'Añisclo, per la Vall de Vió, deixant-se fer.
Quan el sol cau, una aroma de llenya, de casa, t'acull. Un àpat, preparat amb carícies i jocs amb els ingredients, et reconforta i una càlida conversa entre desconegits confidents et fa caure en un somni només interromput per la llum del sol que et clica l'ullet al matí.

En marxar, només et queda esperar fins que una altra nuvolada et porte a Vió i torne a aparèixer l'aroma de Petricor.





Desde que llegas a casa Petricor solo has de cerrar los ojos, olvidar, escuchar, tocar... En casa Petricor (haciendo honor a su nombre) hay que cerrar los ojos, qualquier detalle nos hace sentir como si fuéramos gotas de agua volviendo a sus orígenes: la tierra. Y de esta alquimia nace la casa y, seguramente, Javier, de una relación primitiva y fiel con estas tierras que conoce tan bien, que dibuja, gratamente, cada mañana para sus sus huéspedes, convirtiéndolos también en gotas de agua que se deslizan por el Cañón de Añisclo, por el Valle de Vió, dejándose llevar.
Cuando el sol se pone, un aroma de leña, de casa, te acoge. Una cena, preparada con caricias y juegos con los ingredientes, te reconforta y una cálida conversación entre desconocidos confidentes te lleva a un sueño solo interrumpido por la luz del sol que te guiña el ojo cada mañana. Al partir, solo queda esperar a que otra borrasca te lleve a Vió i vuelva a aparecer el aroma a Petricor.
Tipo viaje: Parejas Publicada el: 25/03/2016 Ver valoración
Estancia: 16/08/2015
Este pasado agosto, mi pareja mi hijo y yo, estuvimos en casa de Javier en Vío. La verdad es que tuvimos un percance con el niño (se puso enfermo) y tuvimos que irnos antes de tiempo, pero sólo tenemos palabras de agradecimiento para Javier y de asombro por lo espectacular del lugar y de la casa. ¿Buscas montaña y desconexión? Este es tu lugar, into the wild! Además Javier hace unas cenas riquísimas con comida de su huerto o de sus animales. Nos quedamos con las ganas de probar algo de las clases de dibujo que él mismo imparte (es un artista!)...a ver la próxima vez.
Tipo viaje: Familias Publicada el: 21/08/2015 Ver valoración

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso