La Casa Vieja

(Corvera De Toranzo, Cantabria)
Compartir:
Tipo alquiler
Alquiler Integro
Precio medio
15
Persona/noche
Capacidad
7 plazas
Opiniones
-
Deja tu opinión

Servicios y Características

ChimeneaBarbacoaJardínCocinaTelevisión

Generales: Leña, Ropa de cama y baño

En Habitaciones: Calefacción en Habitaciones

Situación: Acceso Asfaltado, Acceso Señalizado, En el Casco Urbano

Idiomas: Español

Interior: Baño/Aseo, Chimenea, Cocina, Lavadora, Microondas, Televisión

Exterior: Aparcamiento, Barbacoa, Jardín/es

Capacidad y distribución

La Casa Vieja dispone de un total de 7 plazas distribuidas en 3 habitaciones y 1 cama supletoria

Habitaciones:

  • 1 Dobles
  • 1 Dobles de Matrimonio
  • 1 Triples

Información

En un singular pueblo de la comunidad cántabra, declarado Monumento Histórico-Artístico por sus llamativos edificios, se encuentran ubicados los apartamentos rurales La Casa Vieja.

Se trata de una antigua casa de piedra completamente rehabilitada compuesta por dos apartamentos individuales:

  • Alejandra: con dos dormitorios, porche cubierto y garaje.
  • Estefanía: con 3 dormitorios, gran terraza y aparcamiento.

Ambos cuentan con toda clase de comodidades para hacer una estancia agradable.

Qué hacer

Dar un buen paseo en bicicleta acompañado por los más pequeños de la casa es un gran plan para el tiempo de ocio. Estar en contacto con el medio ambiente, sentir la sensación de libertad y descubrir pueblos, ciudades e incluso montañas es posible en Cantabria pese a que la complicada orografía del terreno. A continuación proponemos cinco rutas diferentes y fáciles para disfrutar de la familia y el deporte. ¿Os atrevéis?

Vía Verde Puente Viesgo-Ontaneda

Las Vías Verdes son aquellas antiguas vías de ferrocarrill que actualmente están en desuso y se han readaptado para ciclistas y viandantes. Tomar la salida en Puente Viesgo, junto al Balneario, y llegar hasta el Parque de Alceda, en Ontaneda, es un buen reto para los \'peques\'. En total, 20 kilómetros que se pueden recorrer en dos horas y media o tres, a ritmo lento para que el cansancio no impida completar la ruta. El trazado es prácticamente plano, aunque resultará mucho más cómodo el regreso al descender los metros de altitud ascendidos.

Al principio el asfalto es rojo y después cambia a negro. Está perfectamente señalizado y perderse es casi imposible. Hay que cruzar alguna carretera, aunque la zona está poco transitada por lo que el peligro es prácticamente inexistente. Por el camino se puede disfrutar de la antigua estación de tren de Puente Viesgo, que está rehabilitada, una vieja locomatora o un punte de madera que cruza el río Pas en el parque de Corrobárceno. Otros puntos de interés son el Monte del Castillo, un monasterio franciscano o un viejo acueducto que en su época llevaba agua hasta Santander. Para finalizar, antes del regreso, el Parque de Alceda es un buen lugar para descansar, sentarse y recuperar fuerzas.

Carril bici Barros-Suances

Si los 'peques' se han quedado con ganas de dar más pedales, el plan para el siguiente fin de semana puede ser la ruta que une Barros y Suances. Se trata de uno de los carriles bicis más transitados de la región. Veinte kilómetros de recorrido que se hacen muy llevaderos porque son en descenso, aunque poco pronunciado.

Punto de llegada en Suances de la ruta Luis Palomeque

Es una buena forma de que los niños conozcan el río Besaya, que hace de vertebrador de la comarca de Los Corrales de Buelna. Encontrar la salida es muy fácil. Parte del polígono industrial de Barros, donde no hay problemas de aparcamiento para dejar los coches, y se dirige hacia Riocorvo atravesando Las Caldas, localidad conocida por sus beneficiosas aguas termales. Pero esta senda ciclable está llena de atractivos, ya que permite disfrutar de los municipios por los que transcurre. Cartes, el Parque de la Viesca, la iglesia de Torres, Ganzo, el barrio de Riaño en Dualez, Viveda, el barrio San Martín de Hinojedo, el muelle de los Cantos son otros de los puntos de interés. La bonita desembocadura de la ría de San Martín es una de las postales más bonitas del recorrido. Una vez en Suances, se puede dar por finalizado el recorrido o, si las fuerzas de los más pequeños acompañana, hacer el camino de vuelta, algo más duro puesto que ahora las cuestas hay que subirlas.

Carril bici de Santander

Conocer la capital de Cantabria dando pedales es posible. Una buena manera para aquellas familias que no quieran coger el coche para desplazarse a otros puntos de la región o para los de fuera que quieran conocer la ciudad. Existen disintos tramos para recorrer. Una buena idea es partir del parque de Las Llamas, que se puede recorrer montado en bici, para después bordear los Campos de Sport de El Sardinero donde juega el Racing. La senda va bordeando la costa, permitiendo disfutar de bonitas imágenes de las playas hasta llegar al paseo de la Reina Victoria donde la estampa de la bahía abraza al ciclista hasta los Jardines de Pereda, punto final del trayecto.

Conocer Santander en bici es posible. Andrés Fernández

A mitad de camino, se puede coger una bifurcación en los Jardines de Piquío. Aquí el carril bici atraviesa la avenida de los Castros y termina en la avenida del Deporte, en La Albericia. También la avenida del Faro cuenta con un par de kilómetros de carril bici.

Carril bici del Aeropuerto de Parayas

Los aviones llaman la atención de los más pequeños. Contemplar como las aeronaves aterrizan y despegan del Aeropuerto de Parayas es posible a la vez que se da pedales en familia. En lugar de sentarse y esperar, lo mejor es dar un paseo de bici en el carril bici que rodea el aeródromo cántabro.

Son 7,5 kilómetros de un recorrido circular, así que se puede escoger el lugar que uno quiera como punto de partida. Se puede comenzar desde el puerto deportivo Marina del Cantábrico en dirección al polígono industrial de Raos. Como el aeropuerto se construyó sobre una marisma, se puede observar una pequeña zona recuperada que aún se conserva. Contemplar la torre de control y la pista de aterrizaje es posible desde mucho de los puntos del recorrido.

Ruta por el Monte Tejas

Los más aventureros quizás se habrán quedado con ganas de emociones más fuertes. Desde pequeños muchos niños tiene bicicletas de montaña por lo que pueden acompañar a sus padres en alguna salida. El problema es que la orografía cántabra apenas concede descansos y recorridos planos. La ruta propuesta para iniciarse discurre por el monte Tejas, en San Felices de Buelna, una buena opción para comenzar con las ruedas \'gordas\'.

Entrada a la cueva Hornos de la Peña, por donde discurre la ruta. Jorge Rodríguez

Además, si los 'peques' se cansan en las cuestas se pueden sentar y disfrutar del impresionante bosque de robles y hayas. Hay que tener en cuenta que tanto el nivel físico como técnico es más elevado que en las anteriores rutas, por lo que habrá que tener en cuenta la edad de los niños antes de decidirse a ir. La salida está en la localidad de Tarriba, muy cerca de las cuevas prehistóricas de Hornos de la Peña, por las que discurre el camino. El trayecto, que es circular y termina de nuevo en Tarriba, corresponde al PR S47.

Mas información: Qué ver en Corvera De Toranzo

Actividades

  1. Multiaventura:
    • Bicicleta de Montaña BTT
    • Senderismo

  2. Ocio y Cultura:
    • Visitas Guiadas

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso