Turismo rural desde las alturas

5 Jun 2015 Jennifer García Sin Comentarios

Dependiendo de cómo te planifiques tu escapada de fin de semana a un destino rural, puedes tener como resultado un fin de semana intenso o más relajado (eso ya va en gusto del viajero). Con lo que queremos decir es que el turismo rural no tiene por qué ser dar paseos al lado del río o ver a los animales en su hábitat natural. También hay otras posibilidades más intensas que pueden poner tu adrenalina al límite. Son sobre todo las actividades que implican altitud las que ofrecen este tipo de experiencias: volar o dar un paseo por las nubes es una opción muy interesante para esas personas que no se conforman con un plan “de tranqui”. Por eso aquí te vamos a proponer algunas opciones para que las tengas en cuenta en una de esas escapadas que tienes pensado hacer.

Volar en globo

Hay muchas empresas dedicadas a esto debido a que la demanda cada vez es mayor. Obviamente, las vistas que tengas desde el aire, serán bonitas en cualquier parte: ver la naturaleza y la ciudad en un solo golpe de vista es tan solo posible desde un globo (o en general desde el aire). Cualquier lugar de España te va a sorprender desde las alturas, pero puestos a recomendar, qué mejor forma que emprender esta aventura que en Asturias. Si ya te ha conquistado en alguna ocasión desde la tierra, imagina cómo será desde el cielo. Esa mezcla de montañas con el mar de fondo debe ser una combinación maravillosa para descubrir otra Asturias diferente, otro rincón desconocido. Además, saben que la demanda del viajero puede ser dispar, por lo que muchas de sus empresas ofrecen vuelos tanto para parejas como individuales o incluso solo para niños.

Quien ha probado ya esta experiencia no duda en recomendarla. Viajar en globo es una de las formas de transporte más antiguas. Obviamente las infraestructuras se han modernizado, ofreciendo todo tipo de servicios, pero lo que es en sí la experiencia, no es nada novedosa. Desde 1782 se llevan practicando estos viajes, aunque como curiosidad, los primeros pasajeros de un globo aerostático no fueron personas, sino un pato y una oveja.

Gijón, Oviedo y Llanes son algunas de las ciudades asturianas que ofrecen estas experiencias. Si tienes pensado pasar unos días en ellas, contempla la posibilidad de conocerlas desde el aire, seguro que es una aventura inolvidable. ¿Tienes ya pensado dónde dormir? Aquí tienes algunas opciones: casas rurales en Gijón, Oviedo y Llanes.

Globo en Gijón

Fuente: M a n u e l

Parapente

Dicen los expertos que en España se encuentra uno de los mejores lugares para practicar parapente. ¿Y cuál es? El Valle de Benasque, en Huesca. Por las condiciones climáticas y los desniveles del terreno, se convierte en uno de los lugares que todo amante de este deporte quiere visitar para disfrutar no solo de esa sensación de vuelo que permite, sino también de las fantásticas vistas que se pueden ver desde las alturas. Si tienes a alguien cerca que lo ha practicado, pregúntale, la mayoría de ellos dicen que lo volverían a repetir. Las palabras, para describir las sensaciones mientras están en el aire suelen ser coincidentes entre los aficionados: paz, tranquilidad y total libertad para sentirte como un pájaro en los cielos.

A pesar de que muchos de los que lo practican son ya aficionados, lo cierto es que cada vez hay más gente que se inicia en este deporte. Pero no todo el mundo puede hacerlo, hay ciertas condiciones que son indispensables cumplir: medir menos de 2 metros, pesar menos de 110 kilos y ser mayor de 16 años. Antes de practicar el vuelo es interesante comentar al monitor que nos asesora, algunos datos tales como si hemos donado sangre en el último tiempo o practicado submarinismo.

Si te va atrayendo la idea de practicar este deporte, puedes empezar a preparar la escapada. Un fin de semana de este verano coge a las personas que quieran cometer esta locura contigo e iros a Huesca, seguro que es una experiencia que no olvidáis.

Podéis reservar casas rurales en Benasque en cualquier temporada del año.

 Ala delta

Otro deporte para locos. Probablemente este sea de los tres que mencionamos, el que mejor permita sentirse como un pájaro en libertad. Acompañado tan solo del ala delta el despegue se hace a poca velocidad, por lo que permite que sea el propio “piloto” el que decida en qué momento “echa a volar”. Tan solo como consejo se recomienda abrigarse y llevar unas zapatillas resistentes que protejan a los tobillos a la hora del aterrizaje.

En cuanto a los lugares más recomendados para hacer ala delta, la mayoría de ellos se encuentran en el sur. El primero de ellos está en el extremo oriental de la Alpujarra, en Almería. Allí se encuentra la Estación de Vuelo Libre de El Zarzalón, en Berja, donde gracias a las condiciones climatológicas se puede practicar este deporte en diferentes modalidades y a lo largo de todos los meses del año.

También en Andalucía se encuentra la Estación de Vuelo Libre de El Bosque, en esta ocasión en el Parque Natural de Grazalema. Además de recibir aficionados durante todas las temporadas y procedentes de cualquier lugar del país, se celebra un torneo en Semana Santa que ya ha cumplido las dos décadas.

Si entre tus propósitos está hacer alguna vez ala delta, no sé a qué esperas, aprovecha las vacaciones de verano y experimenta nuevas sensaciones. Aprovecha y descubre dos pueblos que te sorprenderán: Berja y El Bosque.

Fuente: Andalucía.org

Fuente: Andalucía.org

Tags:

Publicado en Destinos

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso