¿Por qué apostar por el turismo experiencial en mi casa rural?

16 Sep 2021 Aroa Salazar Sin Comentarios

Ahora mismo el turismo rural se encuentra en una etapa de evolución potenciada por la pandemia y el auge que están teniendo nuestros pueblos. Es por eso que es el momento perfecto para innovar y adelantarte a las tendencias. Precisamente el turismo experiencial está ganando cada vez más adeptos.

Hasta ahora el turismo rural se ha basado en las visitas a los pueblos, parques naturales, monumentos o lugares de interés cultural de cada comarca. Desde luego, es una forma estupenda para conocer nuestro maravilloso país y disfrutar de la naturaleza, pero existe una forma diferente de hacerlo.

Se trata del turismo experiencial o turismo emocional, una nueva forma de disfrutar de nuestro viaje haciendo partícipes a tus huéspedes de la comunidad o el destino que van a visitar a través de diferentes actividades. Y es que cada vez son más los viajeros que no se conforman con reservar tan solo el alojamiento, si no que buscan una experiencia 360º con la que puedan adentrarse de lleno en el destino y conocer su cultura o tradiciones de primera mano. Se trata de ofrecer una alternativa turística que logre sorprender y enganchar a los viajeros. Al final, el recuerdo que nos queda de nuestros viajes son las emociones, por eso tenemos que apelar a ese sentimiento si queremos dejar huella.

¿Cómo diseñar una experiencia turística?

Lo más importante antes de elaborar tu propuesta es conocer cuáles son tus puntos fuertes y qué es lo que puedes ofrecer o si puedes colaborar con alguna persona o empresa local para crear esa experiencia. Debes tener en cuenta que cuanto más reducido es el grupo y más personalizada sea la experiencia el resultado será mejor. Es decir, esta segmentación te ayudará a conectar con los viajeros que más te interesan y a enfocar mejor tu negocio. Cuando tengas esto claro pasaremos al diseño de tu experiencia turística.

¿Qué consigo con el turismo emocional?

  • Diferenciación de la competencia: yaque ofreces un servicio más atractivo y personalizado, lo cual siempre llamará más la atención de los viajeros.
  • Microsegmentación de nuestro target: dirigirte a los viajeros que realmente te interesan y encajan con tu alojamiento y tu filosofía empresarial.
  • Dinamización de la economía local: gracias a las sinergias con otras empresas.
  • Mayor profesionalización: al ofrecer un servicio de mayor calidad.
  • Beneficios económicos: más calidad implica mayor precio, por lo que podrás crear unas tarifas con un margen ajustado a cada experiencia.
  • Interés local: tu propuesta también puede ser un atractivo para la población local y aumentar tu clientela.
  • Cubrir la temporada baja: ya que atraerás a otro tipo de viajeros fuera de temporada.
  • Mayor presencia online: además de tu posicionamiento como alojamiento turístico también te benficiarás del posicionamiento de las actividades que ofrezcas.

Ejemplos de turismo experiencial

  • ¿El alojamiento se encuentra en una villa marinera? Organiza una salida de pesca con marineros de la zona para conocer de primera mano su labor, ver cómo trabajan, ayudarles en alguna tarea y terminar la jornada con una degustación de las capturas en alta mar.
  • ¿En tu pueblo vivió algún escritor o personaje histórico de relevancia? Puedes crear un recorrido biográfico por los alrededores y terminar con un taller de escritura creativa.
  • ¿Conoces las recetas autóctonas de tu comarca? Ofrece un curso de cocina local con productos de la zona que los viajeros podrán degustar al finalizar el taller
  • ¿Tienes un jardín amplio o una sala polivalente? Aprovecha para contactar con personas que realicen cursos de yoga, pilates, charlas sobre temas variados, sesiones de coaching o retiros espirituales.
  • ¿Tu alojamiento se encuentra cerca de una zona empresarial o de una gran ciudad? Puedes organizar actividades de team building o reuniones de empresa.
  • ¿Admites mascotas? Entonces quizás puedas ofrecer alguna actividad para tus huéspedes y su amigo de cuatro patas.

Otras ideas pueden ser contratar una cata de vinos o cerveza artesanal, visitar una ecogranja, una quesería con degustación de quesos, realizar un taller de cerámica o vitralls, preparar una cesta de picnic con una ruta de senderismo o hacer un cine de verano

Ya conoces qué es el turismo experiencial y todo lo que puede ofrecerte. Ahora te toca a ti crear esa experiencia única. ¡Imaginación al poder!

Deja un comentario

Acepto facilitar mis datos para la gestión de comentarios


Información básica aquí y política de privacidad

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso