Turismo de naturaleza en Asturias

15 Jun 2010 Esther Villanueva Sin Comentarios

La frase  Paraíso natural le va como anillo al dedo a Asturias. De oriente a occidente, del interior a la costa, cualquier camino lleva a espacios protegidos por la biodiversidad que albergan. Picos de Europa, Somiedo, Redes y Oscos-Eo son algunos ejemplos.

El gran tesoro de los asturianos es su naturaleza, esa que atrae cada año a miles de viajeros. Porque desde el Cantábrico hasta el interior, de este a oeste, el Principado invita a hacer un recorrido por playas escondidas entre montañas, prados siempre verdes, gigantescos desfiladeros, espesos y misteriosos bosques…

Para no perderse ni un detalle, la ruta puede ir por el interior asturiano de oriente a occidente, para seguir después por la costa en sentido contrario. Así, el primer lugar que se visita es el Parque Nacional de Picos de Europa. Un espacio compartido también por Cantabria y Castilla y León, y reconocido por la UNESCO como Reserva de la Biosfera, por ser la mayor formación caliza de la Europa Atlántica y una de las mejores muestras de los ecosistemas ibéricos ligados al bosque atlántico.

En sus casi 65.000 hectáreas, el viajero puede hacer senderismo por bellos desfiladeros como el del Cares; escalar por picos como el Naranjo de Bulnes; o descansar a la orilla de lagos, como los de Covadonga.

Picos también alberga bosques de hayas y robles que, sin embargo, son protagonistas principales en las Reservas de la Biosfera de Redes y Somiedo, al igual que en la Reserva Natural Integral de Muniellos. Forestas que parecen de cuento pero que son realidad y un ejemplo de buena gestión, pues en ellos se ha sabido combinar el aprovechamiento tradicional de los recursos con la conservación del entorno y una adecuada atención al nuevo turismo rural.

Continuando el viaje por el sur de Asturias, en la frontera con Castilla y León, se encuentran el Parque Natural de Ponga y los LIC’s (Lugares de Interés Comunitario) de Peña Ubiña, La Mesa y Fuentes del Narcea y del Ibias. Este último es también Reserva de la Biosfera, al igual que la comarca de Oscos-Eo, que marca el límite con Galicia. Es en sus pueblos de pizarra, en sus ferrerías, en sus museos sobre los trabajos y formas de vida de antaño, donde el turismo rural ha animado la economía local y ha servido para la recuperación de tradiciones casi perdidas. Ejemplo de ello son Taramundi, Santa Eulalia y Villanueva de Oscos.

Aquí se encuentra, además, la Ría del Eo, considerada la principal área de Asturias para la invernada y paso migratorio de aves acuáticas. Un atractivo más para visitar la zona. Y desde ella, ir a recorrer la costa, esta vez de oeste a este.

Todo el litoral cuenta con excepcionales observatorios naturales para la avifauna, como las rías de Navia, Avilés y Villaviciosa. Pero también con playas de gran interés: por ejemplo, las de la Reserva Natural Parcial de Barayo y la pequeña de Gulpiyuri. Sin olvidarse de otros lugares que merecen una visita: las Cascadas de Oneta, las Hoces del Esva, el Paisaje Protegido de la Sierra del Sueve (en ella se encuentra la cueva de Tito Bustillos con pinturas del Paleolítico) o los Bufones de Santiuste y Arenillas, cuyo nombre se debe al sonido que produce el agua pulverizada que las mareas lanzan con fuerza a través de pequeñas cavidades.

Más información:

Información: Infoasturias. Tel. 902 300 202.

Alojamientos: Casas rurales de Asturias.

Tags:

Publicado en Ecologia y Naturaleza

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso