Tres días en Girona

8 Abr 2019 Cecilia Frutos Sin Comentarios

Se acerca la temporada de puentes y el buen tiempo, y a nosotros no se nos ocurre mejor plan que descubrir la preciosa provincia de Girona. Pueblos medievales, playas paradisiacas, arte, arquitectura y buena gastronomía. En tres días no podrás ver todo lo que ofrece este lugar, pero sí hacerte una idea de lo bonito que es. Te proponemos una ruta para una escapada rápida por Girona, ¿nos acompañas?

Día 1: Los pueblos más bonitos de la Costa Brava

Tosa de Mar

Comenzamos nuestro recorrido por la provincia de Girona en la preciosa localidad amurallada de Tosa de Mar. Este pueblo tiene un encanto especial y ha robado a muchos el corazón, incluso a estrellas de fama mundial como Ava Gadner quien se enamoró de este paisaje durante un rodaje.

Su casco histórico resguardado por las imponentes murallas que lo rodean es la zona con más encanto de la localidad, sin desmerecer las impresionantes calas que pertenecen a este municipio.

Un precioso y muy bien conservado castillo se alza imponente sobre el mar con el propósito, en su momento, de defender el pueblo frente a los piratas. La preciosa imagen del castillo desde la arena será probablemente la postal mental que te lleves como souvenir de este maravilloso lugar.

Pasea por las calles de la Vila Vella para empaparte de su encanto y descálzate para andar por la arena de sus playas.

 

Begur

Este es uno de los lugares más espectaculares de la Costa Brava. Está situado en pleno corazón de la comarca de Empordá y su casco histórico, sus acantilados y sus playas bañadas por el Mediterráneo te enamorarán.

Durante los meses de primavera y verano en Begur es muy probable que encuentres alguna fiesta popular en tu visita en las cuales se trata de conservar la cultura tradicional catalana a través de sardanas, la Feria Indiana, conciertos y representaciones de teatro.

Además de disfrutar del pueblo y su maravilloso entorno, es un lugar perfecto para deleitarte con los magníficos pescados frescos que allí capturan.

Entre Begur y Pals, nuestro próximo destino, encontraremos la Platja del Racó. Se trata de una playa grande de arena fina y desde la cual podremos observar las Islas Medas.

 

Pals

El pueblo gótico de Pals está muy bien conservado. Su historia se remonta al siglo IX aunque el castillo y la muralla datan de entre los siglos XI y XIII. Pasear dentro del recinto amurallado es transportarse a otra época mientras te pierdes entre sus casas de piedra.

 

Peratallada

Como su propio nombre indica se trata de un pueblo construido sobre la misma piedra. Este pueblo de cuento tiene muy poquitos habitantes durante el invierno y a pesar de la gran cantidad de turistas que recibe continuamente se puede respirar en él la tranquilidad.

Declarado Conjunto Histórico-artístico Peratallada es, sin duda, de uno de los pueblos con más encanto de la provincia de Girona. Es muy pequeño y nos dará tiempo de sobra a recorrer todos sus rincones, a observar con su detenimiento su magnífica iglesia románica y a recorrer toda la muralla.

Después de este día genial recorriendo los pueblos más bonitos de la Costa Brava llega el momento de descansar y qué mejor que hacerlo en una auténtica masía catalana tradicional.

 

Día2: La magia de los pueblos medievales y viaje al universo Dalí

Castellfollit de la Roca

Nuestro segundo día de ruta vamos a dedicarlo a los pueblos del interior de la provincia de Girona. Comenzaremos por Castellfollit de la Roca, uno de los pueblos más pequeños del país con una superficie que no llega al kilómetro cuadrado. Se encuentra situado en el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrocha y se asienta sobre un espectacular risco de 50 metros de altura que te hará sentir vértigo.

Si subes a la torre del campanario obtendrás una de las más espectaculares vistas del pueblo, sus tejados y su situación al borde del precipicio.

 

Besalú

Viajar al pasado es muy factible visitando el pueblo de Besalú, tras cruzar su muralla sentirás de repente que te encuentras en plena Edad Media. El dato histórico es que Besalú fue durante muchísimo tiempo un condado independiente hasta el año 1111 en el que su último conde murió sin descendencia y pasó a pertenecer al condado de Barcelona.

Su famosísimo puente es la postal más clásica de este pueblo. Aunque tenga aspecto medieval ha sido reconstruido en múltiples ocasiones, la última tras ser parcialmente derribado durante la guera civil.

En este pueblo convivieron cristianos y judíos durante siglos y esto se puede percibir en multitud de construcciones que en él se encuentran.

 

Figueres

Esta ciudad, capital de la comarca de Empodrá, es mundialmente conocida por ser la cuna de Salvador Dalí. Allí encontraremos el Teatro-Museo Dalí dedicado a este pintor y arquitecto surrealista.

Además, podremos encontrar en Figueres un gran patrimonio monumental compuesto por un castillo, murallas medievales y ejemplos de arquitectura clásica y modernista repartidos por la ciudad.

Descansa en una casa rural en la zona de Figueres tras este día repleto de cultura y viajes en el tiempo.

Día 3: Descubriendo Girona capital

Girona es una ciudad perfecta para perderte en ella. Dedicarle un día es lo más adecuado para pasearla con calma y disfrutar de cada rincón de su casco histórico. Nuestra recomendación es dejarte llevar y no ir con un planning muy determinado al visitar esta ciudad.

Aunque, sin duda, no te puedes perder la catedral. Se trata de una edificación que data del siglo XI y cuya nave gótica es la más ancha del mundo. Si eres fan de Juego de Tronos esta localización te sonará mucho ya que fue escenario de una de las escenas clave de la quinta temporada de la serie.

Se trata de uno de los símbolos de la ciudad y al ser más alta que los edificios de alrededor suele ser la protagonista de muchas de las panorámicas que puedes sacar en Girona.

La postal clásica de esta ciudad catalana se da desde uno de sus puentes, las clásicas casas de colores que están situadas en la ribera del río Onyar. Concretamente este es el Puente de Hierro que fue diseñado por Eiffel, es cerrado y de un peculiar color rojo intenso. A lo largo del río también encontraremos el Puente de Isabel II, que es el único puente de piedra de la ciudad y, por último, el puente de Gómez que tiene ese nombre por ser el del propietario de la casa que tuvieron que derribar para construirlo.

En Girona también podemos visitar la Casa Masó, obra maestra del Novecentismo del artista Rafael Masó, y los baños árabes. Estos se conocen así por su aspecto y su modo de funcionamiento a pesar de no ser realmente árabes. Se trata de una construcción de estilo románico que sigue la tradición romana y árabe de los baños y también es escenario de una de las escenas de la mundialmente conocida Juego de Tronos.

Desconecta y duerme la última noche en un entorno natural cerca de Girona capital en una preciosa y acogedora casa rural.

 

Tags: ,

Publicado en Destinos

Deja un comentario

Acepto el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso