Ruta Por El Norte De La Isla

23 Sep 2014 Jennifer García Sin Comentarios

En esta excursión, después de haber rebasado Teguise, y pasado por Los Valles, uno se dirige hacia Haría, por la carretera GC 700, que en esta parte es sinuosa y alcanza bastante altura, pues los picos más elevados de la Isla están próximos, hasta llegar al mirador de Haría; al acercarnos a esta localidad sorprende la belleza del lugar, con sus casas blancas de una planta y terrazas planas, esparcidas por lo que se ha denominado el “Valle de las 10.000 Palmeras”, muy fértil, dotado de un agradable microclima y flora propia.

Fuente: Mike Beales

Fuente: Mike Beales

Rebasado este pueblo, se continua hasta el Mirador del Río, casi en el extremo norte de Lanzarote, a 479 metros de altura, desde donde se goza de unas de las vistas más espectaculares con la isla Graciosa enfrente y su puerto pesquero Caleta del Sebo, y entre medias el Río o brazo de mar que separa a ambas islas. El mirador, que consta de estacionamiento y una amplia superficie cubierta, es apenas visible desde lejos, tan bien integrado está en el paisaje, por lo que se lo considera como una de las principales obras de César Manrique. Se puede seguir hasta Orzola, en la costa, de donde salen embarcaciones hacia la Caleta del Sebo, para aquellas personas que quieran visitar la isla Graciosa y disfrutar de los fresquísimos pescados que sirven en las tabernas del puerto.

Desde Orzola se sigue por la carretera que bordea el mar y atraviesa el malpaís de la Corona, hasta llegar a los Jameos del Agua, otro lugar insólito transformado por César Manrique. Se trata de una caverna tubiforme de 225 metros de longitud, producida por el volcán La Corona, en cuya parte central existe una laguna donde viven unos cangrejos ciegos de la especie única “Munidopsis Polimorfa”, que constituyen una rareza biológica. La caverna, debidamente acondicionada e iluminada es uno de los principales atractivos de la isla, pues allí se ha formado un verdadero jardín botánico y posee auditorio para conciertos, sala de fiestas con capacidad para cerca de 1000 personas, restaurante y piscina exterior.

No lejos del anterior lugar, encontramos la Cueva de los Verdes, que tiene más de seis kilómetros de longitud, lo que la hace la más larga de todas las conocidas. En tiempos antiguos, cuando la isla era frecuentemente atacada por piratas, que trataban de hacer cautivos para venderlos como esclavos, las gentes de la isla buscaban refugio en esta cueva. Actualmente es otra atracción turística y está acondicionada para su visita y para la celebración de acontecimientos culturales. El regreso a Arrecife puede hacerse siguiendo la carretera que pasa por Arrieta y Guatiza.

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso