10 cosas que visitar si estás en Toledo

26 Mar 2021 Aroa Salazar Sin Comentarios

La ciudad de Toledo es ideal para disfrutar de una inolvidable escapada rural. Su patrimonio cultural y gastronómico son la razón de que miles de viajeros apuesten por este destino para visitarlo en cualquier época del año. Y es que esta ciudad tan especial esconde muchos lugares secretos de Toledo. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1986, Toledo es la viva imagen de una ciudad medieval conocida por sus tres culturas: musulmana, cristiana y judía. Además es uno de los destinos favoritos de las familias, así que esta lista también te servirá para ver Toledo con niños. Si vas a hacer una escapada rural a Toledo estas recomendaciones te servirán de mucha ayuda para no perderte los lugares de interés más importantes de la zona. Toma nota de los imprescindibles de Toledo.

Catedral de Santa María de Toledo

Foto: Freepik

También conocida como Catedral Primada de España, se trata de uno de los templos más importantes de nuestro país. Construida en el siglo XIII, la catedral de estilo gótico cuenta con tres fachadas: la principal, la puerta del reloj y la puerta de los leones. Si por fuera ya impresiona su grandiosidad (es la segunda catedral más grande de España por detrás de la catedral de Sevilla), por dentro te dejará sin palabras… Aquí se encuentra la custodia de Enrique de Arfe, considerada una de las joyas de orfebrería más importantes de la cristiandad.

Mirador del Valle del río Tajo


Foto: Freepik

Por su privilegiada ubicación, Toledo es perfecta para disfrutar de sus maravillosas vistas desde el Mirador del Valle. Al estar rodeada del río Tajo, la ciudad posee un paisaje excepcional donde destacan su casco histórico de estilo medieval, el Alcázar o el paisaje natural de sus alrededores, y todo ello bañado por el río. Lo mejor de todo es que da igual si eliges ver el amanecer o el atardecer, porque cualquier de ellos es igual de impresionante.

Puente de Alcántara y Puente de San Martín


Foto: Freepik

Al tratarse de una ciudad amurallada rodeada por el río Tajo la mejor forma de acceder a ella es a través de los dos puentes situados en los límites de Toledo: el puente de Alcántara y el puente de San Martín. En el caso del puente de Alcántara se trata de una construcción de cinco pilares y casi 60 metros de altura que todavía mantiene su estructura original. Pasar por estos puentes será como retroceder al pasado.

Alcázar de Toledo


Foto: Freepik

Sin duda se trata de uno de los edificios más emblemáticos de Toledo. El Alcázar de Toledo es una fortaleza medieval ubicada en la parte más alta de la ciudad. Construido en el siglo XVI, el alcázar proviene de la época romana y ha ido evolucionando hasta convertirse en la actual fortaleza. Si quieres visitar el interior es necesario adquirir una entrada. Pero te contamos un truquito… puedes subir al bar de la Biblioteca Castilla La Mancha para contemplar unas maravillosas vistas de la ciudad.

Pasear por el casco antiguo


Foto: Freepik

Una de sus zonas más concurridas y con más ambiente es la Plaza de Zocodover. Su nombre proviene de la época árabe. Se trata de una amplia plaza porticada con forma rectangular rodeada de edificios de arquitectura castellana. Sin duda es un auténtico placer pasear por el casco histórico de Toledo y descubrir las diferentes calles estrechas donde podrás ver multitud de cuchillerías y tiendas de artesanía local. Y es que Toledo posee una tradición antiquísima respecto a la creación de todo tipo de cuchillos, navajas, espadas y tijeras grabadas.

Probar su gastronomía

Foto: hogarmania.com

Toledo posee una rica gastronomía local donde la carne es la principal protagonista. De la misma manera que ocurre en otras ciudades de España, en Toledo también existe una interesante diversidad de platos típicos de Toledo liderada por las carcamusas. Se trata de un plato elaborado con carne magra de cerdo, chorizo, jamón, guisantes y pan. Pero también hay otros como la perdiz estofada, las migas, la sopa castellana, el arroz a la toledana, el estofado de ciervo, el cocido en tres vuelcos, el paté de perdiz o el venado con setas o peras. Como dulce no podemos olvidarnos del mazapán de Toledo que además posee la Indicación Geográfica Protegida.

Pasear por la judería

Foto: Freepik

Como ya hemos dicho antes, Toledo es conocida por sus tres culturas, las cuales han dejado huella entre sus calles. En el caso de la judía todavía se pueden ver restos de sus antepasados como la Sinagoga de Santa María la Blanca situada en el antiguo barrio de la judería. Aunque fue reconvertida en iglesia, todavía mantiene la arquitectura típica del estilo judío con paredes blancas y una bonita decoración artesanal en madera. En sus calles del casco antiguo también se pueden ver algunos azulejos de cerámica.

El circo romano

Foto: turismodeobservacion.com

En la Vega Baja se encuentran las antiguas ruinas del circo romano construido durante la segunda mitad del siglo I durante el mandato del emperador Octavio Augusto o el emperador Tiberio. Se cree que esta impresionante construcción podía albergar entre 15.000 y 30.000 espectadores que contemplaban orgullosos las carreras de caballos. Además, junto a esta construcción también se encuentra el teatro romano, que debido a que todavía se encuentra sin excavar no se han podido estudiar y valorar sus restos.

Calle Alfileritos

Foto: Freepik

Esta mítica calle de Toledo es una de las que goza de más ambiente y locales de restauración de la ciudad. Pero esta calle tan especial guarda consigo una leyenda muy interesante… Justo al principio de la calle se encuentra una pequeña hornacina que alberga la imagen de la Virgen y numerosos alfileres de diversos colores y tamaños. Se trata de las ofrendas de las jóvenes de Toledo a la Virgen María para conseguir pareja. La tradición cuenta que las jóvenes se acercaban hasta aquí para rezar una oración y pedir un deseo mientras se pinchaban el dedo con un alfiler para luego ofrecérselo a la virgen.

Puerta de la bisagra

Foto: Freepik

La Puerta de la Bisagra es otro de los vestigios del pasado de Toledo. Se trata de la puerta de entrada más importante de Toledo situada en las murallas que da acceso a la ciudad medieval. Posee dos torreones redondos a sus lados formando un pario entre ellos que alberga la estatua de Carlos V. Sobre la puerta se encuentra un gran escudo de la ‘Ciudad Imperial’ con la inconfundible águila bicéfala, además del frontón con la escultura del ángel custodio.

Deja un comentario

Acepto el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso