Ojo Guareña

4 Abr 2014 Jennifer García Sin Comentarios

Desde Burgos, por la carretera de Santander hasta coger la C-629 en dirección a Villarcayo (por el puerto de La Mazorra). Pasado Villarcayo, desviarse por la BU-562 hacia Torme. En cornejo, proseguir en dirección a Villamartín hasta desviarse en el primer cruce hacia Cuerva. Desde Burgos se puede llegar también saliendo por la carretera de Santander, por el puerto del Páramo de Masa, hasta desviarse en Cilleruelo de Bezana hacia Soncillo, cogiendo la C-6318 en dirección a Bilbao.

guarena

Entre las sorpresas que depara el pródigo norte burgalés se encuentra una de tamaño descomunal: el complejo Kárstico de Ojo Guareña, un entramado de cuevas que se extienden bajo el suelo a lo largo de más de cien kilómetros. Es el mayor complejo kárstico y prehistórico de España y uno de los seis mayores del mundo. Los principales hacedores de tanto hoyo son los ríos Trema y Guareña. Especialmente el Guareña. Nace en las cercanas cumbres cantábricas y su vocación espeleológica, junto a la circunstancia de verter en un valle ciego, sin salida, como es el de San Bernabé, le lleva a colarse muy poco después por un fantástico ojo abierto sobre la caliza. Estas cavidades, con 18 entradas descubiertas, albergan también 25 yacimientos arqueológicos con restos que van desde el Paleolítico a la Edad Media, y entre los que no faltan importante conjuntos de pinturas y grabados rupestres, pero tampoco restos de cerámicas o armas.

Otras de las simas, la de la Palomera, conserva escenas de caza y símbolos mágicos raspados en sus paredes con algún instrumento afiliado.

Como es obvio, la labor erosiva de estos ríos no es de ayer. Su tenaz empeño se mantiene desde hace millones de años. Por esto abundan en el entorno cavidades y refugios excavados en la roca. Llegando a este enclave, incluido en la red de Espacios Naturales de Castilla y León como Monumento Natural, y declarado Monumento Histórico Artístico, desde la localidad de Cornejo, se desciende luego a pie por el camino que conduce hasta la explanada en la que se sitúan la entrada a la ermita de San Bernabé y, un poco antes, la llamada Sala del Ayuntamiento.

Junto a esta sala se sitúa la ermita rupestre de San Bernabé. Sus paredes son un gran mural realizado entre los siglos XVII y XVIII en el que se cuentan con detalle la vida, obra, once milagros y martirio de San Tirso.

Aunque muchas iglesias de los pueblos vecinos muestran rasgos románicos, el mejor románico de la merindad se encuentra en el pueblo de Butrera, a seis kilómetros de Cornejo.

Llegando desde Burgos por La Mazorra, Valdenoceda, en la de Valdivielso, brinda la hermosa torre gótica de los Velasco y su iglesia de San Miguel, levantada en el siglo XII a semejanza del , hermoso templo románico de San Pedro de Tejada. Pequeños botones de muestra de una comarca tan bella como imposible de abarcar en un solo vistazo.

Todo el Norte de la provincia de Burgos está formado por un complejo territorio repleto de valles, cañones, ríos caudalosos y altas montañas que, desde muy antiguo, se conoce como el de las Merindades. En la actualidad, 360 núcleos habitados que se agrupan en 26 Ayuntamientos.

Tags:

Publicado en Rutas y Escapadas

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso