Los albergues juveniles luchan contra la alegalidad

2 Ene 2008 clubrural 2 Comentarios

Los albergues juveniles tienen cerca de un siglo de tradición en Europa y más de 40 años en España. Sin embargo, son muchas las comunidades autónomas en las que este tipo de establecimientos se mueven en la alegalidad. La Asociación Española de Albergues Juveniles (AEAJ) se queja de los perjuicios que les causa esta situación y explica las ventajas del conocido como turismo de mochileros.

La AEAJ cuenta con 16 asociados que según el presidente del colectivo, Jaime Herrero, suponen el 80% de la oferta española tal y como ellos la conciben. “El problema de nuestro sector es que muchos establecimientos se llaman albergues y no lo son. Son pensiones reconvertidas u hostales que han puesto literas, que no cumplen ningún tipo de normativa”, explica. La AEAJ se queja de que hay mucho intrusismo que está dando muy mala imagen al conjunto del segmento.

Esta situación viene motivada porque en muchas comunidades no hay una normativa específica que regule estas instalaciones, ni siquiera las de carácter público. Sólo algunas regiones, como Cataluña, Galicia, País Vasco o La Rioja cuentan con ella; Barcelona incluso desde hace 35 años. “Las competencias en materia de Juventud están transferidas, cada comunidad tiene su capacidad normativa y a partir de ahí hay más o menos interés político de hacerlo”, afirma el presidente de la AEAJ. Y es que son alojamientos con finalidad turística, pero tienden a depender del área de Juventud. Aunque no siempre está claro. Allí donde no hay regulación específica, quien quiera abrir un albergue juvenil debe adaptarse a la legislación que más se ajuste a su proyecto, algo que genera problemas, advierte Herrero, porque por ejemplo, “para la Comunidad de Madrid un albergue es un hostal y para el Ayuntamiento es una residencia de estudiantes”.
Establecimientos de calidad

Para la AEAJ, la normativa en cuestión debe establecer principalmente que el edificio sea independiente, con un acceso propio, así como los metros que tiene que haber entre las literas. “El cliente tiene que estar cómodo en la habitación y para eso tiene que ser amplia. Creemos que lo óptimo es que haya entre 3 y 3,5 metros por litera”, señala el vicepresidente de la asociación, Emilio Villar. En cuanto al número de baños, consideran que una buena cifra es uno completo por cada ocho huéspedes. Por otro lado, debe contemplarse un metro cuadrado de zonas comunes por cada plaza. Esto sin olvidar que tenga salida de emergencia y sistemas contra incendios, además de carecer de barreras arquitectónicas. “Algunos puntos son discutibles con la Administración pero lo que no es de recibo es que haya establecimientos con ochenta camas y dos baños”, lamenta el presidente.

El albergue que ellos defienden no es un sitio descuidado, sucio, de beneficencia, sino un alojamiento de calidad dirigido a un tipo de turista determinado. Un turista de entre 18 y 35 años, que viaja dos meses al año y que fácilmente se pasa 15 días en España. Gasta menos dinero en dormir y en el viaje pero lo que se ahorra por esos conceptos lo invierte en el destino. “Son personas con mucho dinero pero que prefiere compartir habitación porque les va a permitir conocer gente y divertirse”, resalta el vicepresidente.

Publicado en Noticias

2 Comentarios en “Los albergues juveniles luchan contra la alegalidad”

Desde mi punto de vista estoy de acuerdo con esta persona que habla sobre el tema de los albergues, deberían de regularlo en todas partes porque como dice el, muchas personas son mochileros y prefieren alojarse en albergues para no gastar tanto y sobre todo los jóvenes que tienen menos recursos económicos, por lo mismo que lo deberían de regular a nivel nacional y con unas condiciones mínimas de confort para el huésped.

03/10/2009 21:24
Marga

Estoy de acuerdo con el hecho de que deberían regular los albergues. Pienso que es otro tipo de turismo, evidentemente dedicado más a los jóvenes, que prefieren pasar su estancia pernoctando en sitios en los que puedan compartir esa experiencia con gente que suele estar en la misma situación. Tiene ese algo de aventurero, el dormir bajo el mismo techo y a pocos metros de personas totalmente desconocidas, pero en mi opinión, apasionante, contando también que bastante más económico. Cuando seamos adultos y con familia, ya tendremos tiempo de hacer otro tipo de turimo, mientras tanto, VIVAN LOS ALBERGUES! de todas formas no entiendo muy bien el porqué en algunas comunidades si están regulados y en otras no, si alguien lo explica…

05/10/2009 23:01

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso