Las Merindades: historia, rutas y románico

18 Sep 2015 Jennifer García Sin Comentarios

Las Merindades, además de ser una comarca burgalesa formada por 27 municipios divididos en 360 núcleos de población, es una de las zonas de mayor belleza de Castilla y León. Reconocido es su arte románico, el valle del Ebro o el Ojo Guareña (un monumento natural que aunque ahora no le pongas “cara” estamos seguros que has visto alguna vez en tu vida).

 

Las Merindades

Santiago de Tudela (Burgos) Fuente: Lorenzo Martín Iglesias

Casas Rurales en Las Merindades »

La historia en Las Merindades

 

La historia está presente en cada rincón de Las Merindades. Las diferentes civilizaciones han ido dejando huella, haciendo de este lugar un escenario perfecto para dar un paseo por el pasado. Los restos arqueológicos prerromanos que todavía se conservan fueron los predecesores a la época romana. De ellos, hoy día todavía tenemos la villa agrícola de San Martín de Losa, las calzadas romanas o la explotación salinera de las Salinas de Rosio, entre otros. Pero antes de que esta civilización abandonara Las Merindades, todavía fueron capaces de construir la fortaleza de Tedeja, fundamental en la defensa frente a los bárbaros.

Su ubicación, a medio camino entre la meseta y el cantábrico propició el levantamiento de todo tipo de calzadas, convirtiéndose en lugar de descanso de los arrieros. Ya en la reconquista, muchos lugareños cántabros y vascos se asentaron en la zona repoblando lugares abandonados, de ahí que haya municipios que hoy día deban su nombre a sus “conquistadores”: Báscones, Basconcillos…

Aunque el siglo XX ha sido traumático en la pérdida de población, sí que estos cien años sirvieron para dar de nuevo la bienvenida a todos aquellos vecinos que emigraron a América y que a su regreso, construyeron casonas y palacetes muestra del incremento en su poder adquisitivo.

Un paseo por Ojo Guareña

san bernabe

Ermita de San Bernabé. Fuente: Oscar Zorrilla Alonso

Este conjunto de cuevas es hoy en día el mayor de la Península Ibérica, e incluso muchos se atreven a colocarlo entre los 10 más grandes de Europa. Formado por 18 cuevas, se extienden a lo largo de 100 kilómetros (89 de ellos conectados) en la provincia de Burgos. Están ubicadas en tres localidades: Espinosa de los Monteros, Merindad de Montija y Merindad de Sotoscueva y en 1996 fueron declaradas como Monumento Natural, por lo que ya puedes imaginar que es una visita imprescindible.

Entre las cuevas más importantes está la de San Bernabé, el único espacio habilitado para el turismo actualmente. Otras interesantes son la de Kaite, Palomera, Moro o La Torcona entre otras. Pero su importancia no radica tan solo en la belleza de su conjunto, sino también en la multitud de  utensilios encontrados en su interior, la mayoría de ellos empleados por el hombre en el Paleolítico así como restos de especies animales ya extinguidas que existieron en el pasado.

Rutas por Las Merindades

Además de extenderse por varios pueblos y pequeñas localidades, Las Merindades son sobre todo un espectáculo de la naturaleza. Por eso nuestra primera propuesta como ruta por la zona es la de la Senda Entre Desfiladeros. Partiendo de Quintanilla del Rebollar (en Merindad de Sotoscuevas) y con una extensión de 12 kilómetros, el itinerario además de ser fácil y cómodo, atraviesa los desfiladeros del arroyo de la Hoz mostrando las diferentes cuevas formadas por el agua que van asomando por encima del cauce. Esta ruta está perfectamente señalizada y puede hacer en aproximadamente 4 horas.

Otra propuesta es la del Ventanón. Partiendo de Cueva (perteneciente al término municipal de Merindad de Sotoscueva) en este recorrido nos esperan 10 kilómetros entre encinas y pequeñas poblaciones que todavía conservan la esencia y el espíritu de las de antaño. Precisamente, esta ruta se llama El Ventanón porque su trayecto atraviesa un puente de roca natural que es conocido en la zona por ese nombre. Perfectamente señalizada, es recomendable para cualquier temporada del año.

El patrimonio románico de Las Merindades


Otra de las características más famosas de esta zona de Burgos es su arte románico. Los ejemplos de representaciones arquitectónicas son varias en Las Merindades. Podríamos empezar por la Iglesia de San Pedro de Tejada en el Valle de Valdivielso. Enclavada en un paraje único, su construcción entra en perfecta armonía con el entorno, además de guardar en su interior una estructura románica, obra maestra de un arquitecto del que se desconoce su nombre.

Santa María de Siones. Fuente: La Rosa de los Vientos

Santa María de Siones. Fuente: La Rosa de los Vientos

Otro ejemplo de este románico religioso está en la Iglesia de Vallejo de Mena, en el Valle de Mena. Esta escuela es para los expertos, una de las más difíciles de estudiar. Rostros desconocidos o barcas de pescadores son algunas de las representaciones más comunes en este estilo, y precisamente esta iglesia es una expositora perfecta para verlas. Las historias en las pinturas de estos templos son infinitas. Otro caso es el de la Iglesia de Santa María de Siones, donde los caballeros templarios parecen ser los protagonistas de sus representaciones.

 

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso