La Endiablada De Almonacid Del Marquesado

3 Feb 2014 Jennifer García Sin Comentarios

Desde Cuenca, por la N-400 en dirección a Tarancón. A la altura de naharros, coger el desvío por la CM-3009 hasta Almonacid del Marquesado. Otra opción consiste en optar por la N-420 hasta Villaescusa de Haro y desde allí, siguiendo el itinerario de la CM-3009, arribar a Fuentelespino de Haro, Villarejo de Fuentes y, finalmente, a Almonacid del Marquesado.

Según cuenta la leyenda, un labrador encontró oculta, mientras trabajaba los campos, una imagen de San Blas. El hallazgo tuvo lugar entre los pueblos de Almonacid y Puebla de Almenara y ambas localidades reclamaron el santo. Como ninguna quería ceder, resolvieron colocarlo sobre un borrico (otras versiones hablan de un carro de bueyes) y ver para dónde lo llevaba éste. El animal se dirigió hacia Almonacid y desde aquel momento, San Blas fue su patrón.

La Endiablada

Fuente: Wikipedia

En cuanto a por qué llevan cencerros durante la procesión, que se celebra todos los años en su honor y en el de la Virgen, eso es harina de otro costal. Dicen los de Almonacid que el hecho está relacionado con la Purificación de María. La Virgen habría tenido que acudir al templo a purificarse, y para que no pasara vergüenza, los pastores hicieron sonar sus cencerros durante el trayecto. La fiesta propiamente dicha se celebra el día 2 de febrero. En la tarde, en la iglesia, se finge lavar la cara del santo con anís y se le “seca”. El motivo es que, al parecer, fue con anís con lo que el labrador de la leyenda, que debía ser bastante borrachín, le limpió la cara al santo cuando se lo encontró en el campo, lleno de tierra.

En los alrededores de Almonacid, encontramos el municipio de Segóbriga. La ciudad romana de Segóbriga está a tres kilómetros de Saelices, a orillas del río Cigüela. Es una importante zona arqueológica ibero-romana. Cuenta con teatro, anfiteatro, termas, tumbas y un museo en el que se exponen algunas de las piezas halladas en las excavaciones, así como duplicados en yeso de las estatuas más importantes. Museo de las ruinas de Segóbriga.

Son dignos de mención los restos del antiguo castillo de Saelices, la ermita del Cerro, del siglo XVI, la iglesia de San Pedro (XVI-XVII), que conserva en el ábside un gran retablo barroco, así como la casa palacio de Martínez Falero, del siglo XVII, típico exponente de las casonas nobles de los pueblos de La Mancha.

Por la N-III hacia Tarancón, a la altura de Villarubio parte una carretera local hasta Uclés. Su principal atractivo es el conjunto formado por el castillo y el monasterio prioral de Santiago, enclave religioso-defensivo de origen medieval, con restos de murallas romanas y visigodas. El castillo es una construcción de los siglos XI y XII sobre una antigua iglesia gótica, es de planta cuadrada con un patio central y claustro de dos cuerpos, comunicados por una monumental escalera. En el exterior destaca su portada principal, de estilo churrigueresco, y en el interior, la sacristía plateresca y el refectorio. La iglesia es de una sola nave, de planta de cruz latina con capillas laterales y un ábside ocupado por un gran retablo.

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso