La Casa de Piedra en Alcolea del Pinar

2 Oct 2015 Jennifer García 1 Comentario

Parece que la imaginación del hombre no tiene límites. Hemos visto que cualquier lugar puede ser un buen refugio donde construir una casa. Pero, ¿hacerlo en una piedra? Es decir, no nos referimos a mudarte al interior de una piedra, que es lo que viene siendo una cueva. No. Es tener una piedra (la típica) que hay en el pueblo y que estorba para hacer un camino (por ejemplo) y empezar a cavar y tallar en ella hasta lograr un auténtico hogar.

8788416497_8f5ddc9d61_z

No es el principio de una historia inventada. Es el principio de una historia de superación y de confianza en sí mismo.  En 1907, Lino Bueno, a sus 59 años solicitó al Ayuntamiento de Alcolea del Pinar (Guadalajara) que le adjudicaran el peñasco del pueblo para construir en él una casa para él y su familia. La aventura del buen hombre le pareció semejante locura al consistorio que no dudaron en concederle los derechos de la piedra, sin saber que finalmente alcanzaría su objetivo. Así pues, a comienzos de siglo, empezó a tallar el que posteriormente sería su hogar. Tras 8 años de trabajo, la piedra ya tenía cavado el suficiente espacio como para que él y su familia pudieran irse a vivir allí. Pero Lino era perfeccionista. No le valía con tener un espacio donde habitar, quería que fuera como una casa normal y corriente. Así es como empezó a hacer una segunda planta, habitaciones, escaleras y hasta balcones. El remate más sorprendente fueron las estanterías, los armarios y la chimenea. Toda una auténtica casa que nada tenía que envidiar a las de Alcolea.

8799037824_309441715f_z

Su labor terminó en 1928, tras más de 20 años de duro y constante trabajo. Pero a pesar de que el Ayuntamiento le dio permiso para la construcción de su casa, el consistorio no le otorgó la propiedad, por lo que esa casa dejaría de ser suya. Alfonso XIII y Primo de Rivera, atraídos por la historia que se escondía detrás de este humilde hogar, le concedieron la medalla del Mérito al Trabajo y lograron que el Ayuntamiento le otorgara la propiedad del pedrusco. Otros personajes de la realeza que se han dejado caer por la Casa de Piedra fueron el rey Juan Carlos y la reina Sofía.

Pero el humilde hombre fue más allá, e incluso pensó en dónde colocarían su cuerpo cuando muriera. Así pues diseñó una mesa donde quería que su féretro descansara el tiempo necesario hasta que el sacerdote oficiara su misa. Finalmente Lino dejó este mundo en 1935 con 87 años.

8788419253_de3bc3e7da_z

Después de su muerte, la casa sirvió a muchos vecinos de Alcolea como refugio de los ataques franquistas, y fue en esta época cuando el ejército italiano instaló por primera vez luz eléctrica en su interior.

A día de hoy la casa se encuentra habitada por los nietos de Lino, que no dudan en enseñársela a todos los curiosos que gracias al boca a boca han descubierto esta pequeña casa de Alcolea del Pinar. La visita es totalmente gratuita aunque todo el que quiera puede dejar un donativo al final del recorrido ya que los actuales inquilinos no reciben ningún tipo de ayuda económica para su mantenimiento.

¿Cuántos de vosotros la habéis visitado? ¿Qué os parece esta historia de superación y trabajo protagonizada por Lino?

Puedes organizar una escapada a Alcolea del Pinar y quedarte en las casas rurales de la zona.

Fuente de las fotos: El Primer Paso Blog

1 Comentario en “La Casa de Piedra en Alcolea del Pinar”

Manel

Visitamos esta curiosa casa de camino a Madrid (si mal no recuerdo), ya hace algunos años. Es sorprendente !!!!!! Efectivamente los nietos de su creador nos enseãron toda la casa y no quisieron cobrar nada, aunque dejamos una propina encima de la mesa. Vale la pena… Un saludo

21/07/2016 05:23

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso