¿Habitación número 13? Lo siento, no tenemos - Clubrural

¿Habitación número 13? Lo siento, no tenemos

25 Ene 2013 Beatriz Rodríguez 5 Comentarios

“Tengo ‘treclifobia’, ‘trisafoidea’… ¡Que me da miedo el 13!”. Es muy probable que conozcas a alguien que tenga una relación especial con este número, sin duda, uno de los más famosos. Para algunos, estas dos cifras llaman a la suerte, mientras que otros muestran la más absoluta indiferencia o cierta superstición. Pero, cuando se convierte en un temor irracional a todo lo vinculado con ese número, se dice que la persona en cuestión padece triscaidecafobia.

Imagina qué fuerza y arraigo tiene esta superstición, que ha conseguido incluso que muchos hoteles carezcan de piso 13 o de habitaciones terminadas en 13. Subes al ascensor, se cierran las puertas, piso 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12… ¡y 14! Curioso, ¿no crees? Algunos hoteles optan por mantener el piso, pero sin ofrecer habitaciones para los clientes. Se cree que esta práctica más o menos generalizada pretende ahorrar disgustos a los supersticiosos, aunque no deja de resultar llamativo que la mala fama del 13 haya alcanzado ese extremo.

¿Y el piso 13?

Pero no vayas a pensar que afecta exclusivamente al sector de la hostelería. También ocurre en edificios de viviendas particulares, hospitales, portales, asientos y filas de aerolíneas internacionales, Fórmula 1, autobuses (sí, sí, autobuses; si visitas Madrid, por ejemplo, no te será posible coger el autobús número 13, ya que no existe) y un largo etcétera.

Se dice que Winston Churchill abandonó un almuerzo exclusivo en Hong Kong al ver que eran 13 comensales. Quizás le hubiera venido bien conocer a los ‘Fourteeners’, un grupo constituido por nobles que acudían a eventos sociales como decimocuarto invitado cuando solo se contaba con 13 asistentes. Y no vamos a meternos en la relación de Richard Wagner con el número 13, porque daría para un texto aparte.

¿Y de dónde viene todo esto? Muchos se remontan a la Última Cena, a la que asistieron 13 invitados, para encontrar el porqué de semejante rechazo a esta cifra. Sin embargo, el historiador Donald Dossey se remite a un mito nórdico anterior, de características similares. Según este, 12 dioses fueron invitados a un banquete en el Valhalla, el cielo de la mitología nórdica, pero el espíritu de la pelea y el mal, Loki, entró sin haber sido invitado. La disputa que se produjo para expulsar a Loki tuvo como resultado la muerte de Balder, el favorito de los dioses.

Esta es una de las primeras referencias escritas vinculada a la mala fortuna del número 13. Desde Escandinavia, la superstición se difundió a través de Europa, en dirección sur. Y la cena más famosa de la historia reforzó notablemente la creencia, ya que Cristo y sus apóstoles sumaban 13 personas y, cuando aún no habían pasado 24 horas, Cristo fue crucificado. Todo esto sin meternos en leyendas nórdicas (que hablan de 13 espíritus del mal), el Apocalipsis (que dedica el capítulo 13 a hablar del Anticristo) o el Tarot (la carta de la muerte es la número 13). El pobre recibe por todos lados.

¿Y tú? ¿Te alojarías en la habitación 13 de un hotel? Tampoco vamos a ponernos especialmente exigentes, ¿no?

5 Comentarios en “¿Habitación número 13? Lo siento, no tenemos”

Encarni

Yo vivo en el número 13 de la calle y no tengo ningún problema. Es más, mis amigos recuersan perfectamente el número de mi casa jajaja

25/01/2013 14:34
hoteles de asturias

¿Podrías citar algún hotel en España que siga esta superstición?

26/01/2013 12:47

Gracias por tus comentarios Encarni. Además este año 2013 será complicado para las supersticiones.

28/01/2013 13:20

Uno de los hoteles por ejemplo el Gran Bali de Benidorm,… pero en España hay muchos con estas características. Saludos

28/01/2013 13:25
Ana

Hola! Hoy es martes 13. Día de la mala suerte. Hoy no he salido a la calle en todo el día porque el último martes trece me choqué con un árbol y estuve operada. Tengan cuidado!

13/09/2016 15:04

Deja un comentario

Acepto el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso