Este otoño vamos a recoger setas

9 Oct 2012 Cristina Montero Sin Comentarios

Cada época del año se caracteriza por la recolección de una fruta o verdura diferente, ahora que acabamos de entrar en el otoño, la bajada de las temperaturas y el inicio de las tan deseadas lluvias, son los elementos que propician la aparición de hongos y setas.

Miles de especies son las que podemos encontrar por todo el territorio español, pero no todas ellas son aptas para consumirlas, por eso, sí nos aventuramos a recolectar algunos ejemplares para hacernos una tortilla o algún estofado, debemos ir con alguna persona conocedora del medio, que nos indique cuales coger y cuales no, ya que, si nos guiamos por la pinta que algunos ejemplares muestran, podemos confundirla y sufrir alguna intoxicación que incluso pueda provocar la muerte.

BeFunky_amanitas

Según el Ayuntamiento de Bilbao y su servicio de identificación de setas, de los 630 ejemplares que han analizado desde que ha comenzado la temporada, el 12% de los mismos eran tóxicos, por eso, sí somos inexpertos, debemos recurrir a expertos que nos aconsejen.

Uno de los lugares que aconsejamos sí queremos llenar nuestra cesta de setas es Soria. Entre los bosques y pinares sorianos podemos encontrar más de 150 especies de hongos.
Las zonas clásicas para encontrarlas son los Pinares Llanos, Burgo de Osma, Tierras Altas y Almazán. Más del 54% de la población soriana esta implicada en el sector micológico. En un buen año pueden llegar a recolectarse más de 17.000 toneladas de setas. Las especies que son comestibles y que podemos encontrar por esta zona son los níscalos, los migueles y las setas de cardo.

En Soria, podemos encontrar más de 200.000 hectáreas de bosque regulado y delimitado para desarrollar esta actividad, pero debemos tener en cuenta, que existen restricciones para los foráneos que acudan a la recolección, ya que el recolector local se ve afectado en su recogida. El Ayuntamiento ha dispuesto un número de permisos de recolección así como el pago de una pequeña cantidad económica por realizarlo.

Estas medidas resultan necesarias para la población soriana y no parecen un gran sacrificio a los que pagan por ellas, ya que los ejemplares que obtienen en su recogida son de tan excelente calidad, que merece la pena.

Degustar unos níscalos con patatas o salteados con jamón soriano o unos migueles al horno son recompensas que obtendremos por pasar un magnífico día rodeados de nuestra familia y por un bello paisaje natural.

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso