El Románico De Ripolles

7 Jun 2014 Jennifer García Sin Comentarios

Desde Girona, por la C-150 en dirección a Banyoles y, a la altura de Basalú, hay que coger la N-260 que lleva directamente a Ripoll.

El Ripollès es una comarca definida por las cuencas de los ríos Ter y Freser. Entre u paisaje netamente pirenaico, sus dos principales vertientes, la Vall de Ribes y la Vall de Camprodón, confluyen en una población emblemática del Pirineo catalán: la ciudad de Ripoll. La población fue desarrollándose alrededor del monasterio de Santa María, fundado por el conde Guifré el Pelós en el año 879. Constituye la cuna de la cultura y de la identidad catalanas. Su impulso definitivo viene de la mano del abad Oliba, quien, a partir del siglo X, consolida las diversas fundaciones monásticas del Ripollès y atesora un inmenso patrimonio distribuido por todo el principado catalán. Los antiguos monasterios de Santa María de Ripoll, Sant joan de les Abadesses y San Pere de Camprodón están muy próximos entre sí y son ejemplos destacados del rico patrimonio románico del Ripollès.

Fuente: David Norman

Fuente: David Norman

El primer monasterio, Santa María de Ripoll, renace sobre las ruinas de la guerra y del abandono de finales del siglo pasado. Fue un maravilloso escenario para uno de los más famosos “scriptorium” de los primeros siglos del Medievo. Manuscritos portadores de la cultura clásica, de la poesía y las crónicas. Pacientes monjes cuya vista se consume a la luz de las velas. Y, tras años de trabajo, se consigue, por fin el objetivo en las artísticas Biblias de Ripoll, dos de las cuales, la del Vaticano y la de París, aún se conservan para deleite de los especialistas.

Quizá sea posible llegar a una correcta interpretación de las representaciones de la portada, donde las escenas de animales fantásticos o las alegorías del Bien y del Mal coexisten con los motivos iconográficos del Antiguo y del Nuevo testamento. Mientras tanto, hay que contentarse examinando la iglesia de planta basilical, la torre del campanario de siete pisos y el armonioso claustro, del cual nada menos que cuatro siglos, entre el XII y el XVI, perfilan los 112 arcos semicirculares de sus dos galerías superpuestas y donde todos los capiteles son distintos.

El segundo monasterio, el de Sant joan de les Abadesses, tiene nombre de mujer. Guifré de Pelós ordena su construcción en el 885, tras el nacimiento de su hija Emma. Años más tarde, Emma será la primera entre una lista de sies grandes abadesas conocidas. La acomodada femenina es presa de la codicia y acusada de conductas lujuriosas. Hay una interminable pugna entre monjes y canónigos para hacerse con el monasterio.

Este también sufre del mal contagioso del expolio y, como no, del abandono. Hoy resta para la contemplación la estructura consagrada en el año 1150, una elegante y original caónica agustiniana, así como el claustro gótico del siglo XV, y el maravilloso conjunto escultórico del Santíssim Misteri. Merece la pena contemplar desde el exterior la fina decoración de las arquerías absidiales y deambular por el interior del templo, donde también se descubre un maravilloso retablo de Santa María la Blanca, realizado en alabastro de la mano de artistas florentinos del siglo XIV. El impresionante legado artístico del monasterio se completa con las piezas exhibidas en el pequeño museo instalado en la antigua rectoría.

Del tercer monasterio sólo queda la iglesia de Sant Pere de Camprodón. El templo se levantó mediado el siglo XII bajo la influencia severa del Císter, Su mayor encanto reside en la usteridad desarrollada sobre los cimientos de una planta de cruz latina carente de adornos. El monasterio, a cuyo amparo surgió la población de Camprodón, estuvo íntimamente ligado a la disciplina cluniacense durante más de cuatrocientos años.

Como en tantos otros casos, la exclaustración de 1835 terminó con las dependencias monacales, reducidas a simples restos que fueron demolidos en 1932, cuando se consolidó la iglesia. Todavía se puede contemplar la hermosa portada construida con solemne austeridad o la cúpula levantada sobre el crucero, que sirve de base a su campanario.

Tags: ,

Publicado en Rutas y Escapadas

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso