El embrujo del relieve. Los caprichos del agua

7 Abr 2011 clubrural Sin Comentarios

Agua y piedra se unen de modo casi arrogante para conformar en el Alto Asón una comarca de fuerte carácter y personalizada paisajística.

El paisaje creado por la naturaleza en los últimos dos millones de años pasa por ser, sin duda uno de los más relevantes e insólitos de toda la cordillera cantábrica. A ello contribuyen por encima de todo, dos factores: el sustrato calcáreo, muy poroso, muy soluble ante el ataque erosivo del agua acidulada, y la coexistencia de agentes de modelado de diversa índole y competencia en la última  etapa del cuaternario, con fases glaciares, kársticas y fluviokársticas.

El embrujo del relieve

El clima y la acción humana sobre el territorio han terminado por perfilar la estética de un extraordinario mosaico de paisajes: alta montaña rocosa, laderas forestales, fondos de valle más o menos amplios, rellanos de prado y pastizal, estrechas hoces…todo ello en el marco que definen los grandes macizos de Alto Asón y Hornijo y una red hidrográfica muy activa, que articula el territorio a partir de la acción modeladora de las arterias principales: el Asón y el Gándara.

La imponente cascada de Cailagua supone, más allá de su significado estético como uno de los paisajes relevantes de Cantabria, el punto de partida del vertiginoso camino que el río Asón emprende hacia el mar. Su principal cedente, el río Gándara, comienza su andadura a pocos metros del Asón, tras la morrena frontal del glaciar de Bustalveinte, que hace de divisoria para ambos valles. Tras dejar atrás Arredondo y Ruesga el primero y el Valle de Soba el segundo, reúnen sus aguas en Ramales de la Victoria, para proseguir camino de forma conjunta aguas abajo, hacia Rasines y Ampuero.

El Asón es uno de los mejores ríos salmoneras de la región, reclamo de un turismo ictiológico que trasciende fronteras. La riqueza de salmónidos en el Asón y en sus afluentes Silencio y Ruahermosa une al interés ecológico una importante demanda deportiva que llena cada primavera de pescadores las riberas del valle en busca de las mejores capturas en los cotos de Batuerto, Las Vertederas o Las Perezosas.

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso