Doñana: Un privilegio para los sentidos

5 Feb 2010 clubrural Sin Comentarios

Localizado en la margen derecha de la desembocadura del Guadalquivir, es un mosaico de ecosistemas. La diversidad de ambientes da lugar a la riqueza ecológica que caracteriza al Parque Nacional de Doñana.

Es área de encuentro entre varios mundos biológicos: mediterráneo y atlántico, eurasiático y africano, fluvial, terrestre y marino.

Se distinguen tres grandes complejos ambientales: la marisma, las dunas vivas y las arenas estabilizadas o “cotos”. Esta variedad ha dado lugar a un complejo de medios de tipología diversa, sobre los que se asientan importantes poblaciones de aves y mamíferos, que constituyen una de las principales riquezas del Parque.

Dos elementos caracterizan a este paisaje marismeño. En primen lugar su grandiosa horizontalidad, únicamente quebrada por pequeñas elevaciones de planta alargada, conocidas localmente como “vetas” y “paciles”. La segunda característica es su aspecto cambiante, con un ritmo marcado por la rotación de las estaciones.

LA FLORA

Vegetación dominada por matorral mediterráneo en las zonas altas, -predominando el romero, tomillo, cantueso, jara y jaguarzo-, y de tipo atlántico en las depresiones, dándose el brezo y el tojo. Presencia del pino piñonero, alcornoque, lentisco, madroño.

El extremo meridional de este espacio protegido se halla ocupado por uno de los paisajes más espectaculares del mismo. Se trata de una sucesión de sistemas de dunas móviles, una impresionante barrera costera de dunas de 25 km de longitud, 5 de anchura y altura de 30 a 50 m, avanzando desde la playa al interior en frentes de hasta 2 km de anchura en los que la vegetación está prácticamente ausente.

Además del pino piñonero, hay ejemplares dispersos de enebros y sabinas. Densas formaciones de matorral que serán conocidas como “monte blanco”, cuando abundan las cistáceas y labiadas, o como “monte negro”, en el caso de vegetación arbustiva menos xerófila, con importante presencia de brezos.

Ocupando las zonas más internas se hallan las formaciones de pinares más extensas y compactas del Parque, conocidos como Pinares de las Marismillas.

LA FAUNA

Vegetación dominada por matorral mediterráneo en las zonas altas, -predominando el romero, tomillo, cantueso, jara y jaguarzo-, y de tipo atlántico en las depresiones, dándose el brezo y el tojo. Presencia del pino piñonero, alcornoque, lentisco, madroño.

El extremo meridional de este espacio protegido se halla ocupado por uno de los paisajes más espectaculares del mismo. Se trata de una sucesión de sistemas de dunas móviles, una impresionante barrera costera de dunas de 25 km de longitud, 5 de anchura y altura de 30 a 50 m, avanzando desde la playa al interior en frentes de hasta 2 km de anchura en los que la vegetación está prácticamente ausente.

Además del pino piñonero, hay ejemplares dispersos de enebros y sabinas. Densas formaciones de matorral que serán conocidas como “monte blanco”, cuando abundan las cistáceas y labiadas, o como “monte negro”, en el caso de vegetación arbustiva menos xerófila, con importante presencia de brezos.

Ocupando las zonas más internas se hallan las formaciones de pinares más extensas y compactas del Parque, conocidos como Pinares de las Marismillas.

Información de Interés

Provincia:  Huelva   Municipios:  Almonte, Hinojos
Provincia:  Sevilla   Municipios:  Aznalcázar, La Puebla del Río
Extensión:  54252 Hectáreas
Fecha de declaración:  28/10/1969

Casas rurales Huelva

Casas rurales Sevilla

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso