Conoce la cueva de Valporquero

2 Nov 2012 Beatriz Rodríguez Sin Comentarios

Junto a Valporquero de Torío, en el municipio de Vegacervera (León), se encuentra una interesante cueva, abierta al público desde 1996. El itinerario visitable, con una longitud de 1.300 metros, permite recorrer seis salas compuestas de distintas formaciones geológicas. Su complejidad va en aumento según avanzamos por el trayecto.

Cueva de Valporquera, León

La sala Pequeñas Maravillas cuenta con unas formaciones geológicas que se han ganado nombres propios por su semejanza a determinadas cosas (Virgen y Niño, Torre de Pisa, Órgano…).

La sala Gran Rotonda es la más grande de las seis, con más de 5.500 metros cuadrados de superficie, y tiene una forma circular. En época de lluvias, se encuentra atravesada por el río.

La sala Hadas tiene un mirador hacia una sima que recoge las aguas del río, a 15 metros; con las lluvias se forma una cascada hacia es parte, el ‘Curso de Aguas’, no visitable.

La sala Cementerio Estalactítico presenta estalagmitas en el suelo y estalactitas en el techo. Recibe este nombre por la disposición de las formaciones, bastante desordenada. Está parcialmente taponada, a causa de una serie de desprendimientos.

La sala Gran Vía destaca por sus 8 metros de ancho, pero, sobre todo, por sus 40 metros de alto. No cuenta con muchas formaciones geológicas, pero las existentes son impresionantes y podemos encontrar estalactitas de varios metros de largo. También sobresale la ‘columna solitaria’, que asciende hacia el techo, perdiéndose entre numerosas estalactitas.

La sala Maravillas es la que más formaciones (y más variedad de formaciones) posee. En el techo hay multitud de estalactitas, de distintos colores y tamaños, sobre fantásticos espeleotemas y un lago subterráneo.

La cueva de Valporquero se encuentra bajo el pueblo que le da nombre, a poco más de 1.300 metros de altitud. La parte visitable está acondicionada con luz y un camino que dispone de puentes y escaleras. Hay un nivel inferior, de 3.150 metros, por el que discurre una corriente de agua subterránea y al que solo pueden acceder espeleólogos y expertos.

El entorno de la cueva se ha habilitado para que los visitantes dispongan del mayor número de comodidades posible: fuente, merenderos, cafetería, parque infantil, etcétera. ¿Te animas?

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso