Cómo convertir una pasión en negocio #COETUR

23 May 2018 clubrural Sin Comentarios

A la hora de emprender un negocio, es interesante hacerlo con las ideas claras. Que la ilusión no deje de lado el verdadero objetivo del negocio: atraer clientes.

Evarist March, Gerente de NaturalWalks inicia esta primera charla del V COETUR.

Desde hace muchos años, las instituciones públicos apoyan el emprendimiento.

Si alguien quiere vender un buen producto, es imprescindible que para ello se dispongan de buenos ingredientes. Y esto se extrapola al turismo rural y por ende,  a las casas rurales. ¿Cuál sería el ingrediente principal de una masía de piedra del siglo XVIII? La naturaleza, la relajación que transmite, el cuidado, el silencio. Muchas veces lo que vende el propietario del turismo rural es lo que hay dentro de la casa rural pero no lo que se ve desde dentro del alojamiento. ¿Qué puede ver el turista a través de la ventana? Naturaleza, animales, tradición… ¿Y lo más importante, cómo puedes diferenciarte de lo que ofrece tu vecino, que además ve lo mismo que tú?

Para ofrecer un buen servicio, hay que saber compaginar a la perfección muchos elementos. En primer lugar hay que ser buenos profesionales. ¿Y qué es ser un buen profesional? El que hace bien su trabajo, el que se informa constantemente, estar formado, saber de lo que está hablando y con lo que está trabajando, dedicación exclusiva…

Pero la combinación perfecta es: buenos productos, buenos clientes y buenos profesionales. El problema es que el cliente siempre va a estar pidiendo cosas nuevas, lo que conlleva a hacer nuevos productos por lo tanto esto obliga al profesional a renovarse de forma constante.

Hay variables muy interesantes:

  • la información. esta es una de las variables más importantes. Información actualizada y verídica, sobre todo facilitada por las instituciones.
  • la pasión: ganas, deseo, ilusión por emprender un negocio nuevo y además ser capaces de transmitírselo a los viajeros.
  • las habilidades: ¿es el propietario capaz de vender lo que tiene? ¿Puede asumir las variables que se presentan a diario?
  • los clientes: los buenos clientes según los asistentes son los que se portan bien, los que tienen educación, los que respetan tanto el entorno como la casa. De los clientes además el propietario aprende muchas.
  • las marcas, el nombre es fundamental: ¿qué vende cada destino, cada casa, cada pueblo?
  • las diferencias: de nada sirve vender lo que el vecino. En este caso los asociacionismo y la colaboración son clave para vender más y mejor. Cada uno puede especializarse en una parte diferente y venderlo de forma conjunta.

En las webs de alojamientos no aparece lo que verdaderamente vende el turismo rural: salud, descanso, tiempo, silencio, buena gastronomía… El propietario se centra en marcar correctamente las tarifas, las temporadas y el menú del alojamiento. Pero en realidad el viajero lo que busca son experiencias diferentes, por lo tanto quiere encontrarse con algo que no tienen a diario: la naturaleza.

“El turismo rural: el placer de ofrecer vida saludable”

El único turismo que crece es el ecoturismo, por lo que el viajero busca vino y está dispuesto a pagar más por ello. Hay que estar en ese punto en el que podamos cubrir las necesidades de los viajeros.

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso