Chinchilla Y Almansa

1 Feb 2014 Jennifer García Sin Comentarios

Si se quiere abarcar con la vista, de un solo golpe, lo que ofrece esta zona de la provincia de Albacete, lo mejor es subir al castillo de Chinchilla, desde el que se contempla una panorámica impresionante de toda la llanura manchega, hasta la Roda. Situada sobre el cerro que domina el paisaje, de la ciudad destaca este castillo, de origen árabe, restaurado por Juan Pacheco, en el siglo XV. Se conservan restos de murallas, parte de ellas de la época árabe, y el foso excavado en la roca, de diez metros de ancho y seis de profundidad. Chinchilla pasó a ser cristiana en 1242. Urbanísticamente es una ciudad medieval, con un trazado complejo y bien conservado que invita al paseo. Merece la pena internarse por sus calles, entrar en los patios de las casona y pararse a contemplar las fachadas blasonadas, de los siglos XVI al XVIII. Muy interesante también son las casitas del barrio del Hondón, excavadas en la roca cerca de las murallas.

En la plaza Mayor está el Ayuntamiento, con una fachada del siglo XVI, que da a la Corredera.

Edificios notables también son; la iglesia de Santa María del Salvador, con una abigarrada mezcla de estilos, que van desde el gótico al barroco. La antigua iglesia del Salvador es ahora el edificio del Hospital de San Julián.En la zona externa del casco monumental, resaltan el convento de Santo Domingo, fundado en el siglo XIV y de estilo mudéjar, la Casa de la Tercia, la ermita de San Antón o las Cuevas del Agujero, del siglo XVI.También interesante el Museo de Cerámica La Peñuela, con muestras de cerámica y alfarería de toda España.

Almansa, ciudad fronteriza, podemos encontrarla a poco más de media hora de camino por la autovía N-430. Esta localidad manchega se asienta en lo que se conoce como el “corredor de Almansa”, considerado como uno de los diecisiete pasos naturales de la Península.

Fuente: Satrack

Fuente: Satrack

Almansa se hace cristiana en 1241. Alfonso X refuerza el poblamiento de la ciudad por motivos fronterizos y estratégicos, y con los años se convierte en el territorio más rico de la corona de Castilla.

Hasta mediados del XIX es una ciudad principalmente agrícola, pero la llegada del ferrocarril y de las primeras fábricas trae un importante desarrollo económico. como en Chinchilla, el castillo es lo que define el perfil de Almansa. Es de construcción árabe, convertido en fortaleza en el siglo XIV, con una torre del homenaje que se conserva perfectamente. en las faldas del castillo, la ciudad conserva su antigua trama medieval, con calles de nombres sugerentes, como la del Moro o la de la Luna.

La Capillica del Rosario da acceso a las calles Morería y Callejita, restos del antiguo barrio musulmán.

En la plaza de Santa María está la iglesia de la Asunción, con una portada renacentista y una torre barroca, y junto a ella la Casa Grande, del XVI. También son destacables el convento de las Agustinas, del XVII, el de San Francisco, el Ayuntamiento, neoclásico; y la ermita de San Blas, del XVIII, donde se acaba de instalar la Oficina de Turismo.

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso