Castellar Y Jimena De La Frontera

4 Jun 2014 Jennifer García Sin Comentarios

Desde Cádiz se parte por la N-340 bordeando la Costa de la Luz para, una vez sobrepasada Algeciras, desviarse por la C-3331 hacia Castellar de la Frontera. Una desviación de siete kilómetros conduce hasta dicha población. Y en esta misma ruta principal, tras recorrer 20 kilómetros, se accede a Jimena de la Frontera.

En medio de un paisaje de frondosos bosques, donde se rompe el tópico de la aridez y deforestación andaluzas, en los aledaños del Parque Natural de los Alcornocales, se localizan estas hermosas poblaciones gaditanas. Grandes fincas donde se explota el corcho de los alcornoques o las reses bravas de las mejores ganaderías, bordean el camino hasta llegar a estos pueblos blancos en cuyas fachadas de cal reverbera al sol.

Delimitando por el Este el que fuera antiguo reino nazarí, se encuentra el antiguo pueblo de Castellar, con trazado de fortaleza, el cual fue erigido por los Almohades en el siglo XIII. Su configuración medieval se ha conservado en su estado primigenio, con sus calles recoletas, sus torres y miradores, y los restos de su castillo, conjunto monumental que traslada a quien recorre el laberinto itinerario al Medievo..

En el interior de la fortaleza, de forma pentagonal, se apiñan las casas en una arquitectura inverosímil que rompió el diseño original de las viviendas adosadas al interior de la muralla para superponerse unas con otras creando callejas casi de carácter secreto, culminando muchas de ellas en pequeñas plazoletas llenas de encanto que los vecinos enriquecen con flores y verdor. El Alcázar es el edificio nobiliario de toda la fortificación y el más emblemático.

En las cercanías de Castellar de la Frontera, donde se encuentra la finca de la Almoraima, donde se construyó, en el siglo XVII, el convento de los padres mercedarios descalzos, en la actualidad convertido en hospedería y restaurante. La finca es una excelente muestra del bosque de la zona.

El castillo de Jimena de la Frontera, esta edificado sobre las ruinas del que existía con anterioridad, de origen romano. En su estructura, desde la que se divisa el mar, aún se contemplan el Arco del Reloj, su entrada principal; la torre del homenaje, bordeada con sus muros defensivos; el conjunto de aljives que proveían de agua al castillo y, por último, la torre albarrana, una atalaya de estructura cuadrada.

Alrededor se despliega su casco antiguo, considerado conjunto histórico-artístico, con sus trazado irregular y sus calles empedradas.. De sus edificios más antiguos quedan las ruinas de la iglesia de la Misericordia.

En el paraje conocido como Los Barracones se ha encontrado la cueva de Laja Alta, cuyas pinturas rupestres poseen una antigüedad de tres mil años y cuya singularidad radica en que representan escena marítimas.

Este se extiende a lo largo de más de ciento setenta mil hectáreas, desde Tarifa hasta Grazalema.

El Parque reúne una importante riqueza vegetal y faunística. Además de la especie más abundante, el alcornoque, proliferan el quejido, el acebuche…

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso