6 consejos para la recogida de la aceituna

26 Feb 2014 Jennifer García 1 Comentario

Para la mayoría ya ha pasado el periodo de aceituna, pero los más rezagados todavía tienen por delante algunos días de esta laboriosa tarea que comienza entre los meses de diciembre y enero y que puede perdurar en el tiempo hasta bien entrado marzo, o como se dice en los pueblos hasta que la cooperativa cierre. En España son muchas las zonas donde se recoge la aceituna en estas fechas: La Guardia (Toledo), Cazorla (Jaén) o el Priego de Córdoba (Córdoba)

 De aceituna

Ir de aceituna parece fácil, ¡pero no lo es! Es duro, cansado, se pasa frío, puede haber lesiones permanentes u ocasionales, da agujetas…y así sucesivamente. Hoy vamos a darte unos consejos para que dentro de la dureza, lo lleves lo mejor posible.

1.       Abrígate.

No hace falta ir mono o mona a las olivas. Para estar de aceituna lo importante es ir bien abrigado. Coge todos los “pingos” que tengas por casa que no uses y que sean gorditos. Sudaderas, jerséis, bufandas, gorros, guantes…todo será poco. Yo soy de las que también opta por el pijama debajo de los pantalones. Además de cómodo es calentito…

2.       Protégete

A veces la aceituna es peligrosa. Estás tú tan tranquila dando palos a la oliva cuando de repente, la ves venir. Una aceituna desde lo más alto del árbol avanza hacia ti a toda velocidad. Intentas evitarlo, pero para cuando vas a esquivarla, ya ha impactado en la cara. Con suerte lo hará en el pómulo o en la frente. Sin suerte, en el ojo, y tendrás que parar unos minutos porque serás incapaz de ver nada. Por eso deberías ponerte unas gafas para evitar momentos como este. 

3.       Sé astuto.

Lo más probable es que siempre vayas con algún familiar dispuesto a dar más palos que tú. Ponte a su derecha. Si giráis en sentido a las agujas del reloj, irás pasando por las zonas a las que él ya ha pegado palos y probablemente ya no queden aceitunas colgando de las ramas. Golpea la oliva para que vean que haces algo, aunque en realidad ya apenas quedan aceitunas en ella. Harás el paripé a las mil maravillas y nadie podrá decirte que no estás trabajando.

4.       Suelos.

Dicen que es lo más duro, aunque yo sinceramente lo prefiero. Se hacen sobre todo cuando hay más aceitunas caídas que colgando del árbol. Las ráfagas de viento y el peso del propio alimento pueden provocar su desprendimiento, por lo que es necesario recogerlas para lograr una mayor cosecha. Mi consejo: coge un cubo, siéntate en el suelo y dedícate a almacenar todas las de tu alcance. Cuando no haya más, muévete, y repite otra vez el mismo proceso. Para mí es mejor estar sentado que dando palos…

5.       Nunca te pongas de santo.

El santo es el que se sube al tronco para recoger todas aquellas aceitunas que con las varas es imposible hacer caer. Si eres tú el elegido para hacerlo, ten en cuenta que algún palazo te vas a llevar (casi todos involuntarios, aunque siempre suele haber alguno en broma que sí es adrede).

Paella post aceituna

 6.       Después de la tormenta viene la calma

En mi familia solemos terminar la temporada de aceituna con una más que envidiable comilona. Cuando acabamos con la última aceituna, cocinamos con leña en el campo una exquisita perola de arroz con liebre (la liebre cazada por mis tíos, eso sí) a lo que le sigue una estupenda barbacoa con morcillas, choricitos y chuletas. ¡No hay mejor final que este!

En realidad ir de aceituna es bastante duro, pero siempre se pasa bien, compartiendo buenos momentos con amigos, pero sobre todo con la familia. Si nunca habéis ido, os lo recomiendo. Se pasa mucho frío, pero también muchos ratos de risas y anécdotas.

Tags: ,

Publicado en Algo Especial

1 Comentario en “6 consejos para la recogida de la aceituna”

Rubén

quizá podrías dar algún contacto para trabajar en la oliva este último mes, o bien, empezar con la poda.

01/03/2014 02:29

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso