5 balnearios que por sus nombres no irías

16 Ene 2015 Jennifer García Sin Comentarios

¿Te has dado la importancia que tiene el nombre de un establecimiento, de un objeto o de un producto para que nos decidamos a reservarlo o comprarlo? La marca es muy importante pero no siempre hay que dejarse llevar por ella y por sus nombres. He aquí algunos ejemplos de balnearios de gran calidad cuyo nombre no les hace justicia.

 

Charco de la Guarra (San Pablo de los Montes, Toledo)

Aunque actualmente ha cambiado el nombre a Baños del Robledillo, lo cierto es que por la zona de los Montes de Toledo, todo el mundo lo conoce con el nombre del Charco de la Guarra. Pero que el nombre no te engañe porque los beneficios de sus aguas

Cuentan los lugareños una historia que se remonta a muchos siglos en la que una guarra (cerda) prácticamente imposibilitada por los problemas de movilidad que tenía, cayó en una charca llena de fango, saliendo de ella con una ligera mejoría que su propietario notó. Este hecho se fue repitiendo en varias ocasiones hasta que el animal quedó prácticamente recuperado de todos sus problemas reumáticos. De ahí que en la zona de los Montes de Toledo, comenzaran a conocerse estas aguas como “el Charco la Guarra”. Aunque ahora ha cambiado su nombre al de Baños del Robledillo.

Aunque no hay documentos que lo prueben, lo cierto es que se cree que los romanos, antiguos pobladores de la zona, ya conocían las propiedades de esta agua.

Las charcas que hay en la actualidad, nada tienen que ver con el fango que había y al que cayó la cerda. Ahora las instalaciones se han adaptado, mejorando su accesibilidad y ofreciendo otros servicios como hidromasaje, circuito integral o tratamientos como los peloides naturales antioxidantes.

Puedes acercarte hasta el balneario y alojarte en alguna de las casas rurales de los Montes de Toledo.

Baños de la Guarra

Balneario de Fuente Amarga (Chiclana de la Frontera, Cádiz)

Nada tentador, ¿verdad? Pero todo tiene un porqué. En este caso cuenta la historia que un señor paseaba con su perro por el campo. El animal sufría una serie de problemas tipo erupciones en la piel que tenían al amo bastante preocupado. En sus largos paseos, el can se le solía escapar, y cuando volvía, lo hacía con el fango hasta las cejas. Al cabo de unas semanas, las erupciones se le curaron, lo que provocó la curiosidad del hombre, pues sospechaba que ese fango era el que curó al animal. Descubierto el lugar, la gente de la zona comenzó a acercarse hasta allí para aplicarse sobre sus problemas de piel el fango que habían encontrado.

El nombre de Fuente Amarga procede del peculiar olor que desprendían las aguas y que mantenían alejada a la gente de este lugar, hasta que se descubrieron sus propiedades y se construyó allá por el año 1803 el actual balneario.

Ahora todavía se sigue haciendo uso de esa agua e incluso de las bañeras antiguas que se construyeron en el inicio del balneario. Ahora en Fuente Amarga Se ofrecen tratamientos tan exclusivos como la chocolaterapia o la cerezaterapia.

¿Dónde dormir? Casas rurales en Chiclana de la Frontera

Fuenteamarga

Balneario de Villavieja (Villavieja, Castellón)

Vale, el nombre del balneario lleva el del pueblo, pero si no lo sabes, no es un lugar muy tentador al que ir. ¿Balneario de Villavieja? ¿Eso qué quiere decir? ¿Que solo van personas mayores? No por supuesto, cuando ya sabemos el porqué del nombre, se nos van todos los miedos. De hecho sus aguas minero-medicinales, que nacen a 40 grados de temperatura del propio balneario, reciben cada año miles de visitas por las propiedades curativas que se le atribuyen.

¿Buscas un lugar donde alojarte? Casas rurales en Villavieja

Balneario de Villavieja

Balneario Fuentepodrida (Requena, Valencia)

No es nada halagador este nombre. De hecho, no creo que a nadie nos gustara meternos en sus aguas. ¡A saber qué puede salir de allí! La razón de que lleve este nombre se debe a que el sabor de su agua recuerda al olor de los huevos podridos, un olor que se puede llegar a percibir desde lejos. Antiguamente se publicitaba ese balneario como el lugar perfecto para acabar con catarros gracias a sus aguas sulfurosas y balsámicas.

Desde el año 1910 se abre oficialmente como un Balneario de Fuentepodrida con habitaciones y baños, unas instalaciones que se han ido mejorando hasta ser considerado uno de los mejores de la región.

Casas rurales en Requena

Fuentepodrida

Balneario El Raposo (El Raposo, Badajoz)

Este es otro ejemplo de balneario que recoge el nombre del pueblo, pero que si no lo sabes, no es muy tentador para ir. La historia de su descubrimiento es muy similar a la del Charco de la Guarra. Allá por 1860, una cochinilla que tenía las articulaciones inflamadas desapareció de su piara. El propietario asustado por su ausencia, fue a buscarla por el pueblo y la encontró tumbada en las charcas del arroyo. Pensaba que estaba muerta, pero para su sorpresa, en cuanto lo vio se reincorporó, recuperando su movilidad. Desde entonces fue tal la importancia que se le dio a este hecho, que era frecuente ver a personas, con problemas en las articulaciones y los huesos en lo que ahora se ha convertido el Balneario El Raposo.

Balneario El Raposo

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar comentario" aceptas el aviso legal

Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso