Daroca fue fundada por los musulmanes en el siglo VII y desde entonces a lo largo de toda la Edad Media siempre cumplió una misión de frontera, misión defensiva, que le valió en 1363 el título de ciudad, que hoy obstenta , por su resistencia a los castellanos en la "Guerra de los dos Pedros". En 1248 nació la Comunidad de Aldeas de Daroca, que englobaba a más de 120 municipios, desde Cariñena hasta Singra y desde la frontera castellana hasta las tierras de Huesa del Común. En el siglo XVI debido al fuerte cambio económico-social experimentado en aquella época, Daroca vivió profundas transformaciones:una floreciente subclase de terratenientes que surgieron al amparo de las reformas agrarias, una subclase artesanal y comerciante que vivió el auge de sus negocios al amparo del aumento de la producción agraria, y una subclase eclesiástica que se acomodó a las nuevas estructuras de poder. Es en esta época cuando, merced a las posturas más conservacionistas del poder político y religioso, se expulsa a los judíos (1492), y se obliga a la conversión de los musulmanes (1525), expulsándolos definitivamente en 1610.
. En cuanto a la gastronomía podemos destacar una gran variedad, inmersa dentro de la tradición aragonesa. El bacalao preparado en sus más variadas formas y maneras, los alimentos autóctonos, extraídos de nuestra rica huerta, así como las carnes de nuestros animales ya sean guisadas, asadas o en adobo, son una auténtica delicia. No menos que los postres y dulces, entre los cuales son conocidísimas las rosquillas, dulces y turrones
Daroca cuenta con interesantes monumentos que le confieren un carácter muy especia, pudiendo destacar: Iglesia Colegial Iglesia de San Miguel Iglesia de San Juan y Santo Domingo.
A su vez son numerosas los palacios que podemos encontrar alrededor de la Calle Mayor: Casa Palaciega al lado de la puerta baja, de los Terrer de Valenzuela, de los Amor Cruz, de los Gil Bernabé, de los Celaya, Casa de la Comunidad y, también en su conjunto de fachadas, la del Convento de los Escolapios. Pero destacaremos dos sobre todos ellos: la Casa de los Luna, uno de los pocos ejemplos de palacio civil del siglo XV que nos queda en Aragón, y la Casa del Diablo Royo, en la que destaca su ventana geminada también del siglo XV.
En sus rincones escondidos en la ciudad, donde cada detalle del mobiliario urbano, de sus arquitecturas, sus forjas y maderas talladas, sus jardines, la luminosidad especial de una intensidad y color particular, confieren a Daroca un encanto especial.

Que visitar en Daroca

Convento de Escolapios
Convento De Escolapios
0 opiniones 0
Retascon
Retascon
Foto: Asenvi Panoramio
0 opiniones 0
Laguna De Gallocanta
Laguna De Gallocanta
Foto: scruti
0 opiniones 0
Campo De Daroca
Campo De Daroca
0 opiniones 0
Museo de la Colegial
Museo De La Colegial
Foto: santiul Panoramio
0 opiniones 0
Valdehorna
Valdehorna
0 opiniones 0
Nombrevilla
Nombrevilla
Foto: Josep F Panoramio
0 opiniones 0
Villanueva De Jiloca
Villanueva De Jiloca
Foto: zinaztli Panoramio
0 opiniones 0

Deja tu opinión sobre Daroca

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal
Las fotos de Logo Panoramio están bajo el copyright de sus autores
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso